Clavijo avisa de que peligran obras viarias al pasar sus fondos al superávit

08/04/2019

La decisión del Estado de computar como superávit los fondos que debe a Canarias por las sentencias del convenio de carreteras pone en riesgo la ejecución de obras como la cuarta fase de la circunvalación de Las Palmas de Gran Canaria o la vía de La Aldea, ha advertido el presidente Fernando Clavijo.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, el presidente anunció que este martes reunirá a su Consejo Asesor y a los portavoces parlamentarios para evaluar las acciones a emprender ante lo que considera «un castigo injusto a los canarios».

Clavijo ha considerado que el pueblo canario, que ha aceptado las reglas del equilibrio presupuestario y ha asumido recortes pese a vivir en la comunidad menos endeudada por habitante de España, «no se merece» lo que la Administración central está haciendo al obligar al Gobierno que preside a «devolver a los bancos» dinero que debía destinarse a cubrir necesidades básicas de las islas.

El presidente ha precisado que, mientras que la Administración regional estima en 300 millones de euros el superávit generado por la comunidad autónoma en 2018, «no porque no se haya ejecutado el presupuesto, sino porque los ingresos han ido a más y la regla de gasto impide gastarlos», el Estado lo cifra en 947 millones.

Sentencias e intereses

El Ministerio de Hacienda eleva el superávit canario porque computa como tal los 146 millones transferidos a finales de 2018 con partidas de ese ejercicio que se ejecutaban en 2019 y otros 500 millones, más intereses, de las sentencias por los incumplimientos del convenio de carreteras dictadas por el Tribunal Supremo, que estipuló que se adeuda a Canarias por este concepto 945 millones.

«El Estado no nos reconoce esos 945 millones de euros, sino las obras que nosotros hicimos con dinero propio más los intereses y lo deja en 500 millones, dando por oficial que les quita 445 millones de euros a los canarios de sus infraestructuras», ha aseverado.

Fernando Clavijo ha criticado que el Gobierno de Pedro Sánchez no ha dado a Canarias ni un solo informe de la Abogacía del Estado que avale este proceder, tal y como ha solicitado la Administración regional.

El presidente canario ha advertido de que esta forma de computar el superávit de las islas tendrá consecuencias, como el hecho de que no se puedan crear los 18.000 empleos que se podrían promover con esos 947 millones de superávit.

Obras que no se podrán ejecutar

Además de las previsibles «tensiones de liquidez», otro «problema» para Canarias relacionado con este proceder «unilateral del Estado» será que «las obras viarias que no se ejecutaron en su momento no se van a poder ejecutar» con partidas del convenio de carreteras, ya que el nuevo incluye otros proyectos diferentes, ha avisado Clavijo.

El presidente ha precisado, no obstante, que esas obras de carreteras del convenio anterior, entre las que también se incluyen el anillo insular de Tenerife, el denominado eje norte-sur y la circunvalación de La Palma, sí se podrían acometer con fondos propios de la comunidad canaria.

«Esa posibilidad siempre existe, pero no es una posibilidad que nosotros queramos explorar porque significa tener que devolver un dinero a los bancos y quitarlo de otro servicio, a lo mejor más prioritario», ha referido.

Impedir el atropello

Aunque no ha querido adelantar las medidas que pueda acordar este martres con su Consejo Asesor y con los portavoces parlamentarios, Clavijo ha asegurado que el Gobierno que preside «va a articular todos los medios políticos, jurídicos y mediáticos para impedir que se siga atropellando a este pueblo simple y llanamente porque no le rendimos pleitesía al Gobierno de España y reclamamos lo que está en la Ley de Presupuestos de 2018».

A su juicio, «no es que sea grave, es que es absolutamente injusto con el pueblo canario que se le trate de hurtar los recursos económicos que se generan en esta tierra para, quizás, a lo mejor, desviarlo a otras comunidades autónomas como Cataluña o Valencia, que no han cumplido con ninguno de los criterios» de estabilidad presupuestaria.

Clavijo sostiene que el Gobierno de Pedro Sánchez está utilizando además la regla de gasto para que el superávit que generan las comunidades autónomas más saneadas sirva para «enjuagar» la cifra de déficit global del Estado.