En el camino hacia el cambio

18/07/2019

Los diez consejeros tomaron posesión de sus cargos en presencia del presidente del Gobierno, que les requirió abordar el reto de abrir una nueva etapa. Pidió «comprensión» a las familias que acudieron al acto dado que serán las «grandes sacrificadas» por la intensidad de la actividad pública

El destino quiso que el nuevo Gobierno de Canarias asumiera ayer la «responsabilidad de caminar hacia el cambio» el 18 de julio, fecha vinculada con el alzamiento nacional (1936) y el comienzo de la Guerra Civil española que «lleva consigo años de oscuridad y totalitarismo», como volvió a rememorar el presidente, Ángel Víctor Torres.

Pero el nuevo inquilino de la sede ubicada en la Avenida José Manuel Guimerá de Santa Cruz de Tenerife optó por considerar el día como el de la apertura de una «nueva etapa» a la que le esperan «retos no fáciles» para los que insistió en pedir la colaboración de «agentes sociales, organizaciones no gubernamentales y colectivos varios».

Torres hizo estas reflexiones ante una sala que volvió a quedar bastante justa para albergar a las autoridades invitadas y los familiares de los nuevos consejeros. Entre los primeros, destacó la presencia otra vez del expresidente del Gobierno, Paulino Rivero, quien en esta ocasión no se vio obligado a lidiar con su sucesor en el cargo -Fernando Clavijo- . La compañía de la exconsejera de Políticas Sociales, Cristina Valido, resultó serle mucho más amable.

Después de que la ausencia del Partido Popular (PP) en la toma de posesión de Ángel Víctor Torres, llamara la atención, ayer se dejó ver su presidente, Asier Antona.

También repitió el presidente de la patronal tinerfeña y en esta ocasión se sumó el secretario de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE) de Las Palmas, José Cristóbal García; de esta organización no estuvo nadie el día en que Torres prometió el cargo.

Sacrificadas. En cuanto a las familias, el presidente les advirtió que serán las «grandes sacrificadas» por exigencia de la actividad pública y por ello, les pidió de antemano «comprensión».

Sin embargo, ayer disfrutaron de ver cómo cada uno de los responsables del Ejecutivo prometían sus cargos, alguna por «imperativo legal» en el caso de la responsable de Derechos Sociales, Noemí Santana, cuando se trató de jurar lealtad al rey. Román Rodríguez tuvo que recitar su promesa dos veces, en su doble condición de vicepresidente y consejero de Hacienda, y Carolina Darias recitó el juramento de memoria.

  • 1

    ¿Apoyas el acuerdo alcanzado entre el PSOE y Unidas Podemos para formar un Gobierno progresista de coalición?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados