Así fue la declaración de Ana María Pérez ante el fiscal Anticorrupción

CANARIAS7 ofrece los extractos más interesantes de la comparecencia de la directora general de Recursos Económicos del SCS ante el fiscal Anticorrupción

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

CANARIAS7 ofrece un extracto de los momentos más destacados de la comparecencia de la directora general de Recursos Económicos del SCS, Ana María Pérez, ante el fiscal Anticorrupción Javier Ródenas.

«Conrado me ordenó que hiciéramos el trámite con RR7»

Vídeo.

- Javier Ródenas: ¿Recuerda cómo se gestó la adjudicación de ese contrato?

- Ana María Pérez: La dirección general de Recursos Económicos empezó a contactar con los proveedores habituales para adquirir material que en ese momento era muy escaso. Hablamos con las empresas a ver qué material nos podían ofrecer y el poco que había lo íbamos adquiriendo a través de contratos de emergencia. Pero no era suficiente, los sanitarios demandaban más material y el Gobierno creó el Comité de expertos para la gestión de la crisis y en el mismo, tengo entendido, había una subdelegación encargada de conseguir proveedores para la adquisición de material de protección. Había una serie de personas que tenían esas funciones y un miembro era el que se ponía en contacto con nosotros para comunicarnos que había conseguido una empresa con la que había llegado a un acuerdo y que le tramitáramos nosotros las condiciones. Nos mandó la oferta, el NIF y la información para que nuestro departamento tramitara el expediente, el pago y el seguimiento del material.

- Es decir, la decisión de la adjudicación de un determinado material a un empresario no era suya, sino venía impuesta de esa subdelegación que ya había cerrado el acuerdo.

- A Recursos Económicos nos llegaba la oferta vía Whatsapp o por correo ya cerrada.

- ¿No tenía poder de desvincularse de ese acuerdo o podía rechazar la proposición?

- No, no podíamos rechazarla, era una decisión que venía impuesta por ese comité.

- En el caso de RR7, ¿quién le traslada esa oferta?

- Conrado Domínguez. No era en ese momento director de SCS, sino un representante de ese comité.

- ¿Cómo le llegó la primera noticia?

- Fue por un WhatsApp que me envió Conrado Domínguez con una oferta en un documento adjunto. La oferta y la tarjeta de identificación fiscal de la empresa y me ordenó que hiciéramos el trámite para el abono de estas cantidades.

- ¿Usted tenía competencia para indagar sobre la solvencia mínima de este empresario o se tenía aquietar a lo que le indicó Conrado?

- Normalmente cuando nos llegaba el mensaje, todas estas cosas están negociadas, miradas y estudiadas. Recursos Económicos no entraba en eso.

«Eran cuatro millones, no es que se acordaran dos pagos»

Vídeo.

- Javier Ródenas: Como todos los contratos, este tenía dos prestaciones. La Administración se compromete a hacer el pago de cuatro millones de euros y a cambio percibe el suministro de ese producto sanitario. ¿Cuáles son las condiciones en cuanto al plazo, al tiempo, modo de hacer los pagos y demás?

- Ana María Pérez: En esta declaración de emergencia se estableció que se abonara el 100% y sin garantía. En el procedimiento habitual que se seguía en estos contratos de emergencia, se abonó en muchos casos el 100%. Con RR7 llegó la oferta por cuatro millones, pero en ese momento no había crédito disponible para el abono íntegro y debíamos de tramitar un suplemento de crédito con cargo a la dirección general de Planificación y Presupuestos. Como no teníamos el dinero, se planteó la posibilidad de pagar un primero 50% y cuando tuviéramos el total, abonar el 50% restante. No es que se acordaran dos pagos.

- Pero usted es consciente que durante los meses de marzo y abril que se tramitaron procedimientos de emergencia, el proceder que se siguió era el que no se pagaba el total hasta que no hubiera una conformidad con el albarán sellado del hospital de destino de ese material.

- Hubo casos en los que sí, pero no en todos los casos.

- Pero en los correos que usted manda del 12 al 18 de mayo, se deduce que es así el proceder. De hecho, existen correos de los proveedores en los que les dice que tienen que esperar para cobrar el 50% restante...

- También se actuó así, hubo supuestos en los que no se pagó el 100%.

- La norma general entonces era esperar al sello conformado.

- Era lo más prudente.

«Me dijeron que no hiciera el segundo pago. Es cierto»

Vídeo.

- Javier Ródenas: Si el plazo máximo para ejecutar un contrato es de seis meses, ¿a este señor por qué se le abona el primer importe en agosto y celebra una reunión en fechas anteriores al segundo pago con jefas de servicio para ver si tramitaba el resto del dinero?

- Ana María Pérez: Es cierto que yo lo comenté con ellas, puede ser que haya sido yo la que les convocara en el despacho para hablar de este asunto.

- ¿Es cierto que en esa reunión le propusieron que era recomendable después del tiempo transcurrido sin garantías de que entregaran las mascarillas, que declarara resuelto el contrato?

- Sí, esas fueron sus opiniones.

- ¿Le dijeron que era una empresa fantasma? ¿Pirata?

- No recuerdo las palabras. […] Su intención era la de manifestarse en el sentido de que no hiciera el segundo pago. Es cierto.

- Siendo así que usted recibe un mensaje de Domínguez, que no tiene en cinco meses noticias de RR7 sobre la posibilidad de acometer ese suministro y que dos jefas de contratación le recomiendan a usted que esperara a la llegada del material para ver si era apto y luego pagarlo, ¿por qué abonó el total? ¿Recibió alguna orden de la persona que le dijo de contratar a RR7?

- Vamos a ver, esta no es una situación en la que se abonara el 50% y luego el restante. No la podemos aplicar aquí porque es un abono de cuatro millones que se solicitó por anticipado y no se pudo hacer porque no había dinero. Había que esperar a que el crédito se incorporara.

- Era un proceso automático, desde que hubiera crédito, ¿se abonaba lo restante? ¿Entonces para qué celebró esa reunión?

- Era de forma automática, así se entendía, así era el expediente y así se montó. […] No sé, también tengo mis dudas, me gusta consultarlo con la gente y escuchar sus opiniones.

- Pero si es un proceso automático como dice usted, ¿cuál era la duda? ¿Salió de la misma tras la reunión si la recomendación fue en sentido contrario a lo que usted recomendó?

- Ante esa duda, me fui a hablar con los servicios jurídicos de Sanidad, a la secretaria general técnica Ana María Delgado. Fue una reunión presencial porque yo la llamé para hablar de ese tema. Es que los argumentos que me ofrecían estas jefas de servicios no eran legales para yo ponerlos en una resolución denegando el pago. Entonces, solicité una reunión con tres personas y estudiamos el caso. Por parte de los servicios jurídicos, me informaron que no veían argumentos para rechazar el pago del segundo 50% que era un fraccionamiento por inexistencia de crédito. Lo vieron así y que procediera al abono del resto, pero me recomendaban que hubiera un informe de Programas Asistenciales que indicara la necesidad y urgencia de continuar con este proceso de adquisición. Se lo trasladé al director de servicio que en esa época ya era Conrado, hablaron con la directora de Programas Asistenciales y emitieron ese informe justificando la necesidad de este tipo de material. En ese documento pone que teníamos que terminar esa adjudicación de mascarillas 3M.

«Me estoy enterando por usted que son mascarillas diferentes»

Vídeo.

- Javier Ródenas: Recuerda que la necesidad de adquirir mascarillas FFP3 era porque el stock estaba en situación crítica y por eso rechaza ofertas de proveedores habituales del SCS por mascarillas FFP2. Usted incluso cifró la necesidad de adquirir ese producto en 100.000 unidades. ¿Sabía que las N95 no eran FFP3 sino FFP2?

- Ana María Pérez: No. Si le digo la verdad, entré en contacto con estos tipos de mascarillas a raíz de este estado de emergencia y sabía ella diferencia entre la quirúrgicas, FFP2, FFP3... Ahora ya, entre N95 con N99, me pierdo.

- Pero si se justifica el desembolso de cuatro millones con la necesidad de abastecer el stock de FFP3 que usted cifra en 100.000 unidades, el objeto por el que se contrata a RR7 no es este material.

- Son 3M.

- Pero eso es una marca, no es una mascarillas FFP3.

- Pero son 3M. Me estoy enterando ahora por usted que son unas mascarillas diferentes. Yo tenía entendido, por lo que me habían trasladado, que las 3M tenían la máxima calidad y estaban catalogadas como FFP3.

- ¿Todas? ¿Usted no sabe que 3M vende en su amplio catálogo mascarillas de todo tipo?

Volvemos al principio, ¿cómo se gestó esto? Fueron los miembros del comité los que valoraron unas mascarillas y lo trasladaron a los técnicos para que les dieran el visto bueno. Cuando llegaron a Recursos Económicos, ya lo hicieron con el visto bueno y lo único que hicimos no fue cuestionar la calidad de la mascarilla, sino tramitamos un expediente administrativo con la información que nos dan. Es lo único que tenemos que hacer. La parte correspondiente a verificar la calidad de la mascarillas corresponde al Comité.

- ¿A qué precio compran las mascarillas?

- Cuatro euros cada una.

«No sé quién es Lucas Cruz ni los demás intermediarios»

Vídeo.

- Javier Ródenas: ¿Tuvo alguna indicación u orden de Conrado Domínguez en el segundo pago?

- Ana María Pérez: Sí, que había que culminar el abono del segundo 50%. Que había que culminar el proceso y eso recogió el informe de la dirección general de Servicios Asistenciales. Eso era lo que había que hacer, culminar el proceso.

- Porque entendieron que la falta del cumplimiento era porque no tenían el dinero suficiente...

- Era porque no tenían la totalidad del crédito, si hubieran tenido los cuatro millones de euros, hubiesen podido adquirir el material.

- ¿Tampoco supo que existían comisionistas?

- No, tampoco lo sabía.

- ¿Conrado nunca le contó que existían más personas que iban a obtener beneficios de esos cuatro millones de euros?

- No.

- ¿Cuándo tuvo conocimiento de la existencia de Ihsan Al Sabbagh?

- No sé quién es.

- ¿Y con Lucas Cruz?

- Ni idea, no sé quien es Lucas Cruz.

- ¿Entonces con quién único se comunicó fue con Rayco? ¿Nunca lo hizo con Samuel Machín, Lucas Cruz o Ihsan Al Sabbagh?

- No sé quiénes son.

«La renegociación la llevó personalmente el director del SCS»

Vídeo.

- Javier Ródenas: ¿Recuerda cómo se gestó la modificación del objeto del contrato? ¿Qué relación tuvo con Rayco desde marzo de 2021 cuando se destruyeron las 3M hasta junio cuando se presentó la modificación?

- Ana María Pérez: Ninguna.

- Si usted no tenía relación con Rayco y oficial y formalmente lo único que está haciendo es pedirle el reintegro de los cuatro millones, ¿quién se lo pide?

- No, nosotros no tenemos ni idea, eso tuvo que ser algún contacto particular que tuvo que tener RR7 con el director del servicio Conrado Domínguez. Nosotros continuamos con el expediente de reintegro y esto fue un intercambio entre la empresa y Conrado, eso entiendo.

- ¿Usted hace alguna gestión en relación a esa modificación o es algo que hizo personalmente el señor Conrado?

- Es algo que llevó personalmente el director del SCS.

- ¿Sabe usted si se puede modificar de forma sustancial un contrato?

- ¿Por qué no? Se está manteniendo el precio y creo también que la característica de la mascarilla. Lo único es que cambia es la cantidad a 1,2 millones. No conozco en detalle cómo ocurrió esto, pero a simple vista solo cambia el modelo de mascarilla y, por ese motivo, el importe unitario a un millón doscientas. ¿Cómo se valoró? Ni idea. Eso fue una conversación a título particular entre el director y la empresa, ahí la dirección general de Recursos Económicos no intervino.