Imagen del cielo de Gran Canaria el pasado diciembre. / FRANK A. RODRÍGUEZ (ASTROEDUCA.COM)

Canarias no albergará la sede de la Agencia Espacial ni la de Inteligencia Artificial

La sede de la agencia espacial estará en Sevilla, y la de la inteligencia artificial, en La Coruña, según ha anunciado la portavoz del Gobierno central, Isabel Rodríguez, tras el Consejo de Ministros

DÁNAE PÉREZ Las Palmas de Gran Canaria EFE

'Plot twist', así se podría definir la decisión del Consejo de Ministros, «por unanimidad», de ubicar la sede de la Agencia Espacial Española (AEE) en Sevilla. Lo cierto es que Canarias había presentado una candidatura «potente e ilusionante», en palabras del catedrático de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), José Francisco López Feliciano, pero la propuesta de la capital andaluza parece haberse ajustado mejor a los requisitos exigidos.

Canarias se queda, así, con las manos vacías, pues tampoco albergará la sede de la Agencia de Supervisión e Inteligencia Artificial, que irá a parar a Galicia, concretamente a A Coruña. Ambas determinaciones han sido anunciadas por la portavoz del Gobierno español, Isabel Rodríguez, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, que se reunió en la mañana de este lunes.

Tanto la AEE como la Agencia de Supervisión e Inteligencia Artificial forman parte de los organismos públicos de nueva creación, que el Gobierno de España busca repartir por todo el territorio, con el fin de «desconcentrar» los organismos autónomos.

Un total de 14 comunidades autónomas presentaron sus candidaturas para acoger estas agencias. Rodríguez felicitó a todos los aspirantes -calificó todas las propuestas como «de primer nivel»-, a los ayuntamientos y gobiernos autonómicos por su implicación, aunque también celebró el entusiasmo mostrado en el ámbito privado, con la participación de 1.300 entidades -empresas, universidades y centros de investigación, entre ellas-. Sevilla recibió el respaldo de 298 entidades y A Coruña de 92.

En lo que respecta a la AEE, se presentaron las localidades canarias de Las Palmas de Gran Canaria, Agüimes y San Bartolomé de Tirajana, por Gran Canaria; Puerto del Rosario por Fuerteventura; y la isla de Tenerife. El Gobierno canario, por su parte, priorizó la candidatura de la isla redonda.

Gran Canaria se queda sin 3.000 empleos

Lo cierto es que la Sociedad de Promoción Económica de Gran Canaria (Spegc) había dibujado diferentes escenarios posibles, de haberse instalado la sede de la AEE en la isla. Uno de ellos, incluía la creación de 3.000 empleos en cinco años, algo que ya no será posible.

A su vez, se esperaba que diferentes agencias y empresas espaciales hubieran aterrizado en la ínsula, tanto por las sinergias que se crearían como por las ventajas fiscales del archipiélago.

Cabe destacar que la AEE recibirá una financiación superior a los 4.000 millones de euros, debido a que una de sus misiones consiste en poner en marcha el PERTE (Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica) aeroespacial, un nuevo instrumento de colaboración público privada.

La decisión llega en plena 'lluvia' de bólidos

La decisión se ha adoptado en un momento en el que el cielo de Canarias es protagonista absoluto, debido a diferentes avistamientos de bólidos. Incluso, el pasado miércoles cayó el primer meteorito en el archipiélago, que pudo ser sentido por parte de la población grancanaria y que se cree impactó en el mar, a la altura de la costa norte de la isla redonda.

Esa misma noche, se divisaron dos bólidos más en el cielo de Lanzarote y ayer, domingo 4 de diciembre, en Tenerife. De hecho, Ramón López, considerado el caza bólidos de las islas, asegura que graba entre diez y 12 episodios como este al año.

Procedimiento de selección

Por otro lado, la portavoz del Gobierno de España hizo alusión al proceso de selección de las sedes, que estuvo coordinado por el Ministerio de Política Territorial, aunque también «jugaron un papel importante» los ministerios de adscripción de cada organismo: el Ministerio de Ciencia y de Defensa, en cuanto a la AEE, y el de Economía, respecto a la Agencia de Supervisión e Inteligencia Artificial.

Sobre la elección de Sevilla como sede de la Agencia Espacial Española, Rodríguez destacó que cuenta con «especiales conexiones nacionales e internacionales», algo que «demandaban los profesionales». También, el entorno empresarial y de investigación relacionado con el ámbito aeroespacial que existe en la ciudad de híspalis.

Por otro lado, puso de relieve que esta determinación «contribuirá a reforzar la capacidad de la región sur para atraer talento, inversiones y crear fondos de crecimiento social y económico».

Otro aspecto valorado fue el edificio donde se ubicará la sede, que requería de una pronta puesta en marcha. Cumple, de este modo, con la condición de entrar en funcionamiento lo antes posible. Además, se trata de una construcción singular que está equipada y dispone de anexos que pueden ser utilizados en posibles ampliaciones.

En este sentido, el Cabildo de Gran Canaria había propuesto como principal opción, para acoger la AEE, la Casa Fuentes, ubicada en Ciudad Jardín. Asimismo, había señalado como puntos fuertes de su candidatura la presencia del Centro Espacial de Canarias (INTA); su participación en importantes misiones espaciales y satelitales; las capacidades de los centros e institutos de investigación adscritos a la ULPGC; el marco financiero y fiscal; y su capital humano.

De A Coruña, por su parte, Rodríguez resaltó que cuenta con un «importante ecosistema universitario» que forma e investiga sobre inteligencia artificial. También, con uno económico y empresarial con sistemas hubs de innovación digital que generan el 10% del empleo gallego.

Otras de las cuestiones mejor valoradas de la candidatura gallega fueron las medidas para «facilitar la movilidad de los trabajadores», con ayudas para las familias y de vivienda para los empleados desplazados. En este sentido, la portavoz del Ejecutivo apuntó que España se convierte, así, en el primer país de la Unión Europea en tener una agencia de estas características, «anteponiéndose a la entrada en vigor del futuro reglamento europeo, que establece la necesidad de que todos los estados miembros cuenten con una autoridad supervisora en esta materia».