La arista

El PSOE busca una alternativa a Torres

25/03/2018

Cuando el pasado día 15 el secretario general de los socialistas canarios, Ángel Víctor Torres, abandonaba la calle Ferraz, después de entrevistarse con Pedro Sánchez, éste comentaba airado a sus allegados: ¡Qué me importan a mí los órganos dependientes del Parlamento de Canarias! ¿Por qué no resuelven esto allí?, preguntaba. Días antes, en el despacho habitual con su equipo, ya había expresado su preocupación por el rumbo del Partido Socialista Canario, las decisiones adoptadas en los últimos meses y la fractura interna que estaba sufriendo el partido en Canarias. En la misma reunión preparatoria, se comentó el intento de Fernando Clavijo de acercarse a distintos miembros representativos del partido en las islas y a nivel nacional después de traicionar, de nuevo, a los canarios pactando con el PP.

En Ferraz, se comenta, y no sin razón que quien necesita constantemente fotos de apoyo de la Ejecutiva regional, de los presidentes del partido en las islas y del propio Pedro Sánchez sólo está mostrando la gran debilidad en la que se encuentra, más que un signo de fortaleza. Quien tiene fuerza interna y liderazgo consolidado no necesita ir a Madrid para salir en la foto.

La preocupación en Ferraz con Canarias va en aumento, y, a estas alturas, consideran “fallida” la elección de Ángel Víctor Torres como secretario general y la política que puso en marcha para abandonar el camino trazado con el anterior equipo poniéndose en manos de los nacionalistas sin advertir los riesgos políticos y la capacidad de traición y humillación que, históricamente, ha ejercido CC con los socialistas. De hecho, miembros destacados del partido hablan ya con la corriente opositora a Torres y tratan de aunar voluntades con la intención de evitar que se presente a las primarias para la candidatura a la presidencia del gobierno.

Los errores de Ángel Víctor Torres en esta breve etapa han concitado el rechazo de una gran mayoría del partido. El último episodio, la bronca con CC y el plante a los órganos de control del Parlamento, a cuenta de la salida de Luis Ibarra del Puerto de Las Palmas de Gran Canaria y la entrada del PP en esa plaza, esto ha recrudecido los reproches al secretario general. ¿Por qué defiende así a Luis Ibarra y no ha dicho una palabra ante las humillaciones que sufrió Jesús Morera, Ornella Chacón o la propia Patricia Hernández a manos de Fernando Clavijo?

«Los errores de Torres han abierto la posibilidad de que cuaje una candidatura alternativa»

Los reproches también se extienden a las negociaciones con CC y PP de los representantes de los órganos de control del parlamento, al desprecio a militantes solventes para ocupar la plaza del Diputado del Común o la pérdida de poder en órganos, como la Audiencia de Cuentas, desde las que los representantes de CC machacan, un día sí y otro también, a los alcaldes socialistas. A esos fracasos se une el del acuerdo para la RTVC, pactado, exclusivamente, para garantizarse un trato ventajoso en los medios de la llamada “acorazada mediática” para presentarse a las primarias a la presidencia del gobierno. Un acuerdo del que lo ha bajado Clavijo y sus socios una vez no ha podido cumplir con el pacto.

Los errores de Torres han abierto la posibilidad de que cuaje una candidatura alternativa. Sectores importantes que apoyaron a Torres, como el de Gustavo Matos en Tenerife, o el de Gabriel Corujo en Gran Canaria, se confiesan decepcionados y se mueven para buscar alternativas. La mayoría opositora en Tenerife se ha hecho con las riendas del partido, salvo en La Laguna, donde sigue mandando el sector más afín a Torres. Eso sí, esa agrupación local está sumida en continuas crisis de prestigio con escándalos como el de las expresiones machistas de Zebenzuí, la incorporación de militantes, de forma anómala, o la condena a su secretario local por asaltar el Parlamento de Canarias.

«Torres suma a su ventaja que en Ferraz no tienen nada claro el apoyo a Patricia Hernández»

La gran baza de la que presume en estos momentos Ángel Víctor Torres, es Gran Canaria. Va diciendo, a quien lo quiera escuchar, que cuenta con el apoyo de Sebastián Franquis al que se suma incondicionalmente Fuerteventura, Lanzarote y La Palma. No hay dudas del apoyo de estas tres islas, y de sus líderes, precisamente los que gobiernan con CC en diversas instituciones, y desde las que los nacionalistas ejercen presión y mantienen atado a Torres. Gran Canaria tiene, ahora mismo, el poder de dejar caer a Torres. Franquis y los suyos no le perdonan que jugara a dos bandas, a la del alcalde, Augusto Brito, y a la de Franquis, en las sucesivas primarias para elegir a los líderes de la insular y de la local capitalina. De hecho, Franquis y sus hombres hablan, de forma fluída, con el sector de Patricia Hernández, que se perfila como la única con capacidad para ganar las próximas elecciones en julio de 2019.

Torres suma a su ventaja que en Ferraz no tienen nada claro el apoyo a Patricia Hernández. Fue la mujer que representó a Susana Díaz en las primarias, y eso se recuerda mucho en Madrid cuando se habla de Canarias, en los despachos anexos al de Pedro Sánchez. En la capital buscan una alternativa, pero a quien se lo proponen no quiere, y tampoco ninguno de los tocados tienen los recursos ni apoyos suficientes para hacer frente a la exvicepresidenta. Patricia Hernández perdió las primarias para la Secretaría General, pero reforzó sus apoyos con el sector del partido que dejó tirado Juan Fernando López Aguilar; revalidó su posición en Tenerife, auténtico bastión de la resistencia a Torres y a Clavijo, y al frente de la local de Santa Cruz. Su popularidad en todas las islas, y los apoyos que concita, serán determinantes para que Ferraz bendiga esta posible candidatura, que, tengo la impresión, se presentará a las primarias, con o sin el visto bueno de Madrid.