Borrar
Pedro Sánchez, durante su declaración institucional. EfE

Sánchez pide que no haya «impunidad» ante el desafío ruso y avisa del impacto económico en España

Promete defender la legalidad internacional y urge a Putin a poner fin a las hostilidades para encontrar una solución diplomática al conflicto

Jueves, 24 de febrero 2022, 09:25

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«Se abren dos caminos: el de la paz y la legalidad internacional o el de la fuerza ilegítima que aboca al desorden mundial y a la inseguridad. La elección es dura, pero sencilla». Pedro Sánchez fue categórico este jueves en su condena al ataque militar de Rusia a Ucrania, «una violación del derecho internacional y contra la soberanía e integridad territorial» que, a juicio del presidente del Gobierno, «no debe quedar impune». El jefe del Ejecutivo urgió a Vladímir Putin a poner fin a las hostilidades y, en consonancia con el resto de líderes europeos, volvió a defender las vías estrictamente diplomáticas para resolver el conflicto.

El estallido de la guerra obligó al Gobierno a cambiar por completo su agenda. Forzó la rápida cancelación de la Conferencia de Presidentes prevista para el viernes en La Palma y la convocatoria urgente del Consejo de Seguridad Nacional, el principal órgano asesor en esta materia. En una reunión presidida por el Rey Felipe VI en el Palacio de la Zarzuela, Sánchez, seis ministros y otros destacados miembros del Ejecutivo analizaron la respuesta a la operación militar de Moscú unas horas antes de que el presidente asistiera al Consejo Europeo extraordinario en Bruselas.

En una comparecencia sin preguntas en la escalinata de La Moncloa, el mandatario socialista tachó de «inaceptables» las maniobras ordenadas por Putin en territorio ucraniano. «Una potencia nuclear ha violado la legalidad internacional y ha iniciado la invasión de un país vecino, al tiempo que ha amenazado con represalias a cualquier otra nación que le socorra», relató. Sánchez alertó de un conflicto que va mucho más allá de los dos países involucrados y que «tendrá consecuencias de gran alcance». En el caso de España, avisó del impacto económico que generará en plena recuperación pospandemia y que el Gobierno se compromete a «mitigar», sobre todo en el mercado energético.

Tres fueron las peticiones que trasladó a Putin: la primera, la más evidente, el fin inmediato de la operación militar emprendida durante la madrugada; la segunda, que revoque el reconocimiento de la independencia de los territorios separatistas, Donetsk y Lugansk; y la tercera, que «cumpla sus compromisos con el derecho internacional» y regrese a las vías diplomáticas. «España defenderá la legalidad internacional y se desvivirá por el restablecimiento de la paz», agregó.

El presidente del Gobierno también se comprometió a reforzar la ayuda al país atacado. Su embajada en España ya lo había solicitado el miércoles con una petición muy elocuente: «Las declaraciones no protegen de las balas». Sánchez prometió recursos económicos y sanitarios para la población. Además, informó de que un centenar de españoles residentes en Ucrania ya han regresado. A primera hora de la tarde de este jueves, según el registro de la embajada, quedaban unas 320 personas con las que se permanecía en contacto para su posible evacuación de la zona.

Apoyos políticos

Al jefe del Ejecutivo le tocará dar explicaciones la semana que viene ante el Congreso. Él mismo solicitó una comparecencia que la Junta de Portavoces, reunida tras el pleno del jueves, estableció para el próximo miércoles a las 9.00 de la mañana. Por lo pronto, pudo hablar con el todavía líder de la oposición, Pablo Casado, para informarle de los detalles. El propio presidente del PP reveló la llamada, en la que le trasladó el apoyo de su partido en la respuesta coordinada con la UE y la OTAN.

El mandatario socialista también recabó el apoyo de su socio de coalición. Si hace semanas la creciente tensión entre Ucrania y Rusia generó evidentes grietas entre las dos patas del Gobierno, la invasión dio paso a una posición unitaria. Unidas Podemos y sus ministros mostraron su repulsa a la «intolerable agresión» por parte de Moscú y respaldaron la posición de Sánchez y la UE ante la crisis. Igualmente, aliados parlamentarios como ERC, PNV, EH Bildu y Más País secundaron los mensajes de rechazo a la operación militar, si bien el republicano Gabriel Rufián extendió sus críticas a la OTAN y pidió no involucrarse en «acciones bélicas».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios