La jueza archiva la causa del 8M al no ver indicios de delito contra Franco

Concluye que «no tuvo un conocimiento cierto, objetivo y técnico del riesgo que para la salud de las personas entrañaba la realización de manifestaciones y concentraciones»

MATEO BALÍN /MADRID

Fin del camino, al menos por ahora, de la llamada causa del 8-M. La juez de Madrid Carmen Rodríguez-Medel ha decretado este viernes el sobreseimiento provisional del procedimiento penal abierto a finales de marzo al delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, por un delito de prevaricación por desantender supuestamente las recomendaciones sanitarias.

En auto hecho público este viernes, solo un día después de que una quincena de testigos pasaran por el juzgado, la magistrada titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid ha considerado que, tras la práctica de las diligencias de investigación acordadas en la causa, «no hay indicios suficientes de actuar delictivo» en los hechos atribuidos a Franco, a la sazón líder de los socialistas madrileños.

De todas las diligencias de investigación practicadas, añade el auto, se concluye que el investigado, entre el 5 y el 14 de marzo del presente año, «no tuvo un conocimiento cierto, objetivo y técnico del riesgo que para la salud de las personas entrañaba la realización de manifestaciones y concentraciones», como la del Día del Mujer o el congreso de Vox en Madrid.

La resolución señala también que el investigado «no recibió comunicación o instrucción sanitaria sobre este particular y tampoco la recabó de oficio de ninguna autoridad competente en el ámbito sanitario». Finalmente, el auto establece también que «ninguna persona física o jurídica, pública o privada, instó del delegado del Gobierno en Madrid que prohibiera o restringiera de alguna forma la celebración de concentraciones o manifestaciones por razón de la Covid-19».

La magistrada, no obstante, deniega el sobreseimiento libre solicitado por la Abogacía del Estado, que ha defendido a Franco. Este auto puede ser recurrido en reforma, ante el propio órgano judicial, y/o en apelación, ante la Audiencia Provincial de Madrid.

Hace solo tres días la juez rechazó archivar la causa, tal y como le pidieron la Abogacía y la Fiscalía Provincial, y prefirió esperar a escuchar las declaraciones testificales de ayer, que corroboraron la versión de Franco de que no tuvieron una «percepción» del riesgo gasta el lunes 9 de marzo y que la Delegación no les presionó para desconvocar las concetraciones autorizadas tras esa fecha.