Franco: «No había nada para prohibir el 8M»

El delegado del Gobierno en la Comunidad de Madrid, José Manuel Franco, ha asegurado este miércoles ante la jueza que «no había ningún elemento» que le llevase a «prohibir» la manifestación del Día de la Mujer, del pasado 8 de marzo, cuando se celebraron también otros eventos en la capital. «No puedo ser responsable del 8M», ha dicho Franco ante los periodistas al salir de los juzgados madrileños, donde ha declarado durante hora y media como imputado por un delito de prevaricación al no prohibir la manifestación del 8 de marzo.

MATEO BALÍN / MADRID

Si pudiera dar marcha atrás José Manuel Franco repitiría, paso por paso, lo que ocurrió los días previos al 8-M. Eso fue lo que le vino a decir a la titular del Juzgado de Instrucción 51 de Madrid, Carmen Rodríguez-Medel. El delegado del Gobierno en Madrid ha declarado este miércoles como imputado ante la juez que investiga la celebración de los actos autorizados por Franco cuando la amenaza del coronavirus ya era una realidad en nuestro país.

« He querido dejar claro, a mi juicio, que la actuación -de los días previos al 8 de marzo- ha sido con arreglo a la ley y a las noticias que se iban teniendo por parte de los expertos», ha dicho Franco a la salida del juzgado, donde aprovechó la presencia de los periodistas para hacer un alegato de las medidas económicas que ha puesto en marcha el Gobierno para proteger a los más vulnerables. «Sinceramente, lamento que hoy no podamos estar hablando de la salida de la crisis, estar hablando en positivo del tema de los ERTE o del ingreso mínimo... Que tengamos que estar hablando de este tema. Me ha tocado esto y, en fin, a colaborar con la justicia».

El delegado del Gobierno ha dicho que «no puedo considerarme responsable del 8-M, n o había ningún elemento que llevase a prohibir el ejercicio de un derecho fundamental. No había ningún elemento para prohibir el 8-M. Y no está acreditado que el 8-M haya causado más infecciones.. . Se hizo lo que en aquel momento marcaba la ley y nos decían los expertos sanitarios».

En desacuerdo con el informe

Sobre la polémica suscitada por el informe de la Guardia Civil que acabó con la destitución de Pérez de los Cobos, José Manuel Franco ha preferido optar por la prudencia: «Me gusta ser cauto», dijo, «me reservo mi opinión, pero tengo mi opinión». Al respecto, ha añadido que «tengo un gran respeto a la Guardia Civil como institución, como a la Justicia, y espero que se haga justicia. Pero desde el respeto a la Guardia Civil como institución, no estoy de acuerdo con el informe».

Tras Franco estaban llamados a declarar como testigos el secretario general de la delegación, Fernando Talavera; el jefe del gabinete del Delegado del Gobierno, Luis María Sanz; y el director de la Unidad de Seguridad Ciudadana, José Luis Correas Díaz.

La magistrada había rechazado este martes los recursos de la Abogacía y de la Fiscalía que pedían anular la investigación al afirmar que la tramitación de los procedimientos penales no ha sido suspendida durante el estado de alarma y no ha habido dilaciones. «No puede prosperar la alegación de que todo es nulo porque la jurisdicción penal estaba paralizada», sostiene en el auto en el que desestima la impugnación de tres providencias de 21 de abril, 21 de mayo y 25 de mayo de este año en las que, entre otros asuntos, rechaza la alegación de nulidad de las actuaciones, la paralización de las mismas y la indefensión del delegado del Gobierno en Madrid