Complejo nuclear de Zaporiyia, del que Moscú tomó el control a principios de marzo. / ALEXANDER ERMOCHENKO / REUTERS

La OTAN reclama una inspección «urgente» de la central nuclear de Zaporiyia

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, insta a los residentes en zonas ocupadas a alejarse de las bases rusas

IÑIGO FERNÁNDEZ DE LUCIO | A. G.

La OTAN considera «urgente» que el organismo de control nuclear de la ONU realice una inspección de la planta ucraniana de Zaporiyia, que se halla bajo control militar de Rusia, afirmó el miércoles el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg.

«Resulta urgente autorizar una inspección por parte del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) y garantizar la retirada de todas las fuerzas rusas» del lugar, declaró Stoltenberg en una conferencia de prensa en Bruselas.

Por su parte, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, pidió este miércoles a los ciudadanos que habitan en los «territorios ocupados» por las tropas rusas que se alejen de las instalaciones militares controladas por Moscú. Lo hizo apenas un día después de que se registrase un nuevo ataque contra objetivos militares del Kremlin en la península de Crimea, el tercero en un mes.

«Por favor, no se acerque a las instalaciones militares del Ejército ruso y todos esos lugares donde almacenan municiones y equipos, donde tienen su cuartel general», pidió Zelenski durante su alocución diaria. «Tengan mucho cuidado», exigió a los residentes ucranianos en Crimea, el Donbás y Jarkóv.

Las tropas de Kiev han afinado su puntería en las últimas fechas y han llevado a cabo ataques contra instalaciones militares rusas que hasta ahora parecía que estaban fuera de su alcance. Es el caso de la península de Crimea. Tres ataques en el último mes han activado las alertas en Moscú, que ve cómo su retaguardia ha quedado expuesta al sistema lanzamisiles Himars, que son las siglas en inglés del 'Sistema de cohetes de artillería de alta movilidad'.

Su radio puede llegar hasta los 300 kilómetros y la novedad es que son muy precisos. De fabricación estadounidense, Washington está suministrando a Kiev este potente armamento que ha permitido a las tropas ucranianas alcanzar el pasado 9 de agosto una base aérea y destruir al menos 17 aviones enemigos. El ataque no ha sido reivindicado oficialmente, pero fuentes militares ucranianas citadas por 'The New York Times' atribuyeron el ataque a una unidad de élite.

El martes, un arsenal de munición del Ejército ruso también fue alcanzado en Maískoye, en Crimea. Moscú lo atribuye a un sabotaje, pero todo indica a un cambio de paradigma e la guerra. En este contexto, la petición de Zelenski invita a pensar en que este tipo de ataques contra la retaguardia rusa continuarán en las próximas semanas.

Ataque en Jersón

Por otro lado, en Jersón, región estratégica del sur que conecta con Crimea, Kiev lleva a cabo en las últimas semanas una feroz contraofensiva para recuperar el territorio perdido. Ayer mismo el Estado Mayor ucraniano informó a través de su canal de Telegram de un bombardeo contra una base rusa. El ataque se saldó con las instalaciones y vehículos destruidos. Según Kiev, doce soldados rusos perdieron la vida en el ataque.