El líder de la autoproclamada Región Popular de Donetsk, Denis Pushilin (izquierda), y el secretario del Consejo General del partido Rusia Unida, Andrey Turchak, este martes en Donetsk. / ALEXANDER ERMOCHENKO / REUTERS

Putin fracasa al buscar apoyo internacional en las consultas de adhesión en los territorios ocupados

Los líderes separatistas han solicitado formalmente su anexión a Moscú

IÑIGO FERNÁNDEZ DE LUCIO

La comunidad internacional en bloque ha rechazado de nuevo este miércoles las consultas «ilegales» celebradas a lo largo de la última semana en cuatro regiones ucranianas ocupadas por las tropas del Kremlin para adherirse a Rusia. España, Francia, Austria, Canadá, Serbia... Todos ellos coincidieron en negar legitimidad al resultado de los referendos en Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporiyia, donde el 'sí' a la adhesión a la Federación Rusa rozó el 100%. Los líderes separatistas de estas regiones, que suponen aproximadamente el 15% del territorio ucraniano, han solicitado ya formalmente la anexión a Moscú.

No obstante, Kiev ha denunciado presiones por parte de las tropas rusas para que los vecinos respaldaran la anexión, así como numerosas irregularidades. Incluso la ONU ha certificado que los militares llevaron las urnas casa por casa para asegurarse un resultado favorable.

«España condena enérgicamente los simulacros ilegales de votación organizados en Ucrania», señaló, por ejemplo, el Ministerio de Asuntos Exteriores. El Gobierno recalcó que «no concede ninguna credibilidad ni legitimidad a los resultados ficticios anunciados por las fuerzas de ocupación» y manifestó su rechazo tajante de «cualquier acción o decisión que pueda ser tomada por las autoridades rusas tendentes a la anexión ilegal de dichos territorios».

También la UE condenó «de la forma más dura posible» los «falsos resultados» de los referendos«ilegales» en los territorios ucranianos ocupados por Rusia. «Esto, unido a las amenazas nucleares de Putin, supone una escalada en el conflicto y haremos que el Kremlin pague por ello», destacó la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Críticas de Erdogan

No obstante, quizá la voz más relevante en mostrarse contraria a las consultas fue la del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. Lo hizo, además, después de hablar por teléfono con su homólogo ucraniano, Volodímir Zelenski. Erdogan lamentó que los referendos complican los esfuerzos diplomáticos para poner fin al conflicto, en el que Ankara lleva meses intentando mediar entre Moscú y Kiev.

Precisamente Erdogan ha sido el único mandatario que ha logrado sentar en una misma mesa a delegaciones de los dos países enfrentados. Suyo fue, en buena medida, el éxito en el desbloqueo para la exportación de cereal ucraniano, vital para paliar la situación de hambruna en diversos países, especialmente en el cuerno de África. El líder turco también ha aplaudido otras acciones, como el intercambio de prisioneros, y se ha ofrecido a interceder para eliminar los posibles riesgos derivados de la central nuclear de Zaporiyia, controlada por las tropas rusas desde principios de marzo.

La Presidencia ucraniana aseguró que Ankara no reconocerá los resultados de las consultas, «ilegales» a ojos de Kiev y de los gobiernos occidentales. El objetivo, advirtió Zelenski, es la anexión a Rusia de territorios que a día de hoy están «ocupados».