Los reyes Felipe VI y Letizia junto a los eméritos en el funeral./AFP

Los reyes Felipe VI y Letizia junto a los eméritos en el funeral. / AFP

Felipe VI se reencuentra en público con su padre en el funeral por Isabel II

El protocolo durante el funeral ha sentado juntos al Rey, a don Juan Carlos, a doña Letizia y a doña Sofía

DAVID GUADILLA

Dos años después de la última imagen, Felipe VI y el rey emérito han vuelto a aparecer juntos en un acto público. El protocolo diseñado por la Casa Real británica durante el funeral de Isabel II ha dejado una fotografía para la historia al colocar en la abadía de Westminster al Rey, doña Letizia, don Juan Carlos y doña Sofía en el mismo banco. Los cuatro han estado sentados en segunda fila, en la zona reservada para las principales casas reales de Europa. A la derecha de la reina emérita han estado los reyes de Noruega, Harald V y Sonia. Delante Margarita de Dinamarca y su hijo Federico; los reyes de Suecia Carlos Gustavo y Silvia; y los de los Países Bajos, Guillermo y Máxima, así como la anterior reina, la princesa Beatriz. En la bancada de detrás se han ubicado los reyes de Bélgica Felipe y Matilde; los grandes duques de Luxemburgo, Enrique y María Teresa; así como Alberto de Mónaco y Charlenne.

La última vez que se pudo ver una imagen de Felipe VI junto a su padre fue en el funeral de la infanta Pilar en enero de 2020 en El Escorial. Desde entonces, solo se ha producido otro encuentro, y fue de carácter privado. Fue el pasado mes de mayo, cuando don Juan Carlos regresó de forma temporal de Abu Dabi para presenciar una regatas en Sansenxo. Después de pasar por la localidad gallega, el rey emérito y Felipe VI se encontraron en La Zarzuela aunque de forma discreta. Un viaje que evidenció las tiranteces existentes entre padre e hijo.

Los dos estuvieron el domingo en la recepción oficial que se organizó en el palacio de Buckingham para más de 500 invitados. Acudieron por separado y, aunque al parecer mantuvieron un encuentro «cordial», no se pudieron captar imágenes. El Rey fue acompañado de la Reina Letizia y del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares; y don Juan Carlos, de doña Sofía. Mientras Felipe VI había aterrizado en Londres en un vuelo de la Fuerza Aérea procedente de Madrid, el rey emérito lo hacía en uno comercial directamente desde Abu Dabi.

Aunque en un primer momento se especulaba con la posibilidad de que padre e hijo se sentasen en lugares diferentes para evitar una imagen que en Zarzuela no acababa de convencer, al final han compartido bancada. Los miembros de la diferentes casa reales que habían sido invitados al sepelio se han concentrado a primera hora de la mañana en el Royal Chelsea Hospital, desde donde han sido trasladados en autobús a la abadía. Para evitar polémicas, Albares ha dejado claro que la representación oficial la ejerce Felipe VI.

El Rey y su madre acudirán también, y por invitación expresa de Carlos III, al servicio religioso de carácter privado que tendrá lugar esta tarde en el Castillo de Windsor. Una ceremonia a la que doña Letizia tiene muy complicado acudir dado que tenía cerrado un viaje a Nueva York para participar en diversos actos de Naciones Unidas. Tampoco acude el rey emérito, que ha declinado la invitación.