El exmandatario Lula da Silva y el presidente Bolsonaro se enfrentarán el domingo en las urnas. / AFP

Seguidores bolsonaristas boicotean un acto del partido de Lula en Río de Janeiro

El sabotaje ha tenido lugar el día en que las encuestas apuntan a un aumento de los apoyos al líder del Partido de los Trabajadores

DIANA MARTÍNEZ

La tensión se palpa en el ambiente a escasos días de celebrarse la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Brasil, que tendrá lugar este domingo. En los últimos días las encuestas situaban a los candidatos (el presidente, Jair Bolsonaro, y el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva) en un empate técnico. Y en estos comicios, como en la guerra, todo vale para lograr el poder. En un clima de creciente tensión, un grupo de seguidores bolsonaristas intentaron boicotear un acto del Partido de los Trabajadores en Niterói, la región metropolitana de Río de Janeiro, tirando huevos a la comitiva.

Los representantes políticos, encabezados por la senadora Simone Tebet y el alcalde de la localidad, Axel Grael, fueron increpados también por algunos vecinos que les insultaron desde las ventanas de sus hogares. Cuando se acercaron a la palestra fueron recibidos con huevos, aunque ninguno de ellos llegó a impactarles, según medios locales.

A pesar del desagradable recibimiento, Tebet puso su otra mejilla y continuó sus planes en la ciudad. Durante su discurso, quien fue la tercera opción entre los ciudadanos en la primera vuelta señaló que, si bien tiene sus «diferencias» con Lula, comparte con él su afán de poner a las personas «en primer lugar», a diferencia de Bolsonaro, a quien responsabilizó de las muertes durante la pandemia del Covid-19. «Lula permitió que el pueblo negro y pobre acudiera a la universidad. Bolsonaro quiere comprar armas. Sí, estoy con Lula», remarcó.

50% de votos

El sabotaje tuvo lugar el mismo día en que los últimos sondeos sufrían un cambio favorable al líder izquierdista, que logra un 50% de intención de votos frente al 43% que obtiene su rival. Así, con este cambio de paradigma ( las encuestas de los días previos situaban a los candidatos en un empate técnico), los principales institutos demoscópicos coinciden en que Lula ganará en las elecciones del domingo. Algunos especifican que tendrán una diferencia de entre 4 y 5 puntos.

De cumplirse los resultados vaticinados, Bolsonaro mantendría los mismos votos que logró en la primera vuelta el pasado día 2 (43,2%), mientras que Lula obtendría casi dos puntos más que entonces (48,4%). El líder izquierdista aprovechó la ocasión para instar a su rival a que acepte la decisión final de las urnas. «Espero que si gano, Bolsonaro tenga un momento de cordura y me llame para aceptar el resultado», declaró Lula, quien relató que él perdió tres comicios y en cada ocasión se fue a casa. «No seguí insultando», dijo en relación a Bolsonaro.