El mercado inmobiliario detecta un frenazo en la demanda isleña

07/06/2019

La venta de viviendas empezó a desacelerarse en 2018 y en el primer trimestre registra una caída interanual del 6%. Los expertos lo achacan a la incertidumbre por la situación económica

La demanda inmobiliaria de Canarias se afloja. Así lo detectan los agentes inmobiliarios de las islas y se confirma con los datos oficiales de compraventa, tanto los registradores de la propiedad como del Ministerio de Fomento. La menor demanda se empezó a detectar a mediados de 2018 y se confirma en el primer trimestre de 2019.

Según los datos oficiales, en el primer trimestre de este año se realizaron en las islas un total de 6.118 compraventas, lo que supone un 5,6% menos que un año antes. A nivel nacional, las operaciones siguieron al alza, con 138.422 compraventas en el primer trimestre y un crecimiento del 2,2%. Pese al repunte este fue menos intenso que en los trimestres precedentes.

«Los compradores están frenando sus compras posiblemente ante el escenario que se dibuja de crisis en los próximos meses. La incertidumbre provoca que muchos decidan esperar antes de comprar», indica el agente de Venportucasa Inmobiliaria y miembro de la asociación de profesionales inmobiliarios Club Noteges, José Saavedra, quien ya había advertido hace meses del nuevo ciclo.

A nivel nacional y según el Club Noteges se da esa curva a la baja de la demanda desde marzo de 2018 y sigue este año. La menor actividad se nota también en las tasaciones. Según el Ministerio de Fomento, en el primer trimestre de este año las tasaciones sobre viviendas -herramienta que utilizan las entidades financieras para fijar el valor de las hipotecas- sumaron en Canarias 5.197, casi mil menos que las 6.116 que se contabilizaron en los primeros tres meses de 2018.

El valor de esas tasaciones sí ha aumentado, en concreto un 1,9% en tasa trimestral y un 5% en la anual, hasta situarse en los 1.512,5 euros. Sin embargo, este incremento no está ligado a un mayor tirón del mercado sino a una mayor tasación al fin de hacer más atractivo el mercado, elevando el nivel de financiación.

Por tipologías de vivienda, baja la libre un 11,2%, con 5.649 compraventas; la nueva un 25%, con solo 326 operaciones en el primer trimestre y la de segunda mano, un 10%, con 5.323 compraventas. Solo suben las ventas de vivienda protegida, un 300%. Hasta marzo se realizaron 469 compraventas frente a las 117 de igual período de 2018.