El mercado inmobiliario afloja

10/12/2018

Tras cinco años de crecimiento ininterrumpido y un repunte medio anual del 9% la venta de viviendas echará el freno en 2019. El sector seguirá al alza aunque el tirón será más moderado debido en parte al agotamiento de la demanda que estuvo contenida durante la crisis y que ya salió a comprar. Los precios también contendrán su subida el próximo ejercicio.

Silvia Fernández las palmas de gran canaria

El mercado inmobiliario de Canarias ha vivido en este 2018 un año de esplendor. Tras cinco años de crecimiento ininterrumpido, con un repunte medio anual del 9% desde 2013, las cifras de ventas están ya en niveles de 2008. En los últimos cinco años se han vendido de media en el archipiélago entre 16.000 y 24.000 viviendas, a una media de entre 1.500 y 2.000 mensuales.

El buen ciclo, calificado por algunos expertos incluso como un nuevo boom, está, sin embargo, próximo a su fin. Para 2019 los agentes inmobiliarios y diversas consultoras prevén un enfriamiento del mercado inmobiliario en todo el Estado y también, en Canarias. Y no solo hablamos de vivienda de segunda mano, sino también nueva. Así, esta misma semana Euroconstruct, grupo independiente de análisis del sector de la construcción e integrado por 19 países europeos, advertía de que la construcción de viviendas se desacelerará en 2019 y pasará a tener un crecimiento del 3,5% frente al 11% de este año. El encarecimiento del crédito y el final del ciclo de oportunidad inversora, son dos de las razones que argumente para explicar el frenazo que dará el sector en 2019.

El agente de Venportucasa Inmobiliaria y miembro de la asociación de profesionales inmobiliarios Club Noteges y de la Asociación de Inmobiliarias de Canarias (Acegi), José Saavedra, comparte esa desaceleración del mercado en Canarias en 2019 por varias razones, entre ellas el agotamiento de la demanda que estuvo contenida en los años de crisis y ya «salió» a comprar vivienda «de forma casi voraz» en los últimos dos años. Según explica, la propia estructura poblacional, con menos personas en edad de comprar, las modificaciones previstas en la normativa hipotecaria y que endurecerán las condiciones para un préstamo -como la reducción del porcentaje de crédito del 80% al 60%, la desaceleración de la economía, la pérdida de turistas y el aumento de paro, influirán en el menor ritmo de las compras.

La demanda de viviendas para el alquiler vacacional y que ha influido de forma decisiva en la buena marcha del sector en los últimos dos años -ha acaparado el 30% de las ventas- también da síntomas de agotamiento en un destino que en 2018 ha perdido 500.000 turistas y que seguirá a la baja en 2019. «Los inversores locales han visto o creído ver un filón que parece que no es tal y que puede que con la nueva regulación en puertas tampoco lo sea tanto», indica Saavedra.

Esa desaceleración en el sector vendrá acompañada con toda probabilidad por una contención en los precios, que han repuntado, solo durante este año, casi un 20%. «Habrá un frenazo en la subida de precios, más que probable a partir del otoño de 2019», dice.

Normalización

Para este agente inmobiliario, miembro de Acegi y Noteges, en estos últimos cinco años ha habido un «proceso de normalización» del mercado inmobiliario tras la profunda crisis, que ha vuelto a situar el número de viviendas vendidas en Las Palmas en las 13.500 anuales (previsión para el cierre de este año». «En 2006 al mes se vendían en la provincia 1.833 viviendas al mes, lo que suponían 22.00 al año. Desde ahí comenzamos a descender hasta 2012, cuando se toco suelo, con 635 al mes y 7.620 anuales. Ahora volvemos a las 13.500, mismo dato de 2008», concluye.

El mercado inmobiliario de Canarias ha vivido en este 2018 un año de esplendor. Tras cinco años de crecimiento ininterrumpido, con un repunte medio anual del 9% desde 2013, las cifras de ventas están ya en niveles de 2008. En los últimos cinco años se han vendido de media en el archipiélago entre 16.000 y 24.000 viviendas, a una media de entre 1.500 y 2.000 mensuales.

El buen ciclo, calificado por algunos expertos incluso como un nuevo boom, está, sin embargo, próximo a su fin. Para 2019 los agentes inmobiliarios y diversas consultoras prevén un enfriamiento del mercado inmobiliario en todo el Estado y también, en Canarias. Y no solo hablamos de vivienda de segunda mano, sino también nueva. Así, esta misma semana Euroconstruct, grupo independiente de análisis del sector de la construcción e integrado por 19 países europeos, advertía de que la construcción de viviendas se desacelerará en 2019 y pasará a tener un crecimiento del 3,5% frente al 11% de este año. El encarecimiento del crédito y el final del ciclo de oportunidad inversora, son dos de las razones que argumente para explicar el frenazo que dará el sector en 2019.

El agente de Venportucasa Inmobiliaria y miembro de la asociación de profesionales inmobiliarios Club Noteges y de la Asociación de Inmobiliarias de Canarias (Acegi), José Saavedra, comparte esa desaceleración del mercado en Canarias en 2019 por varias razones, entre ellas el agotamiento de la demanda que estuvo contenida en los años de crisis y ya «salió» a comprar vivienda «de forma casi voraz» en los últimos dos años. Según explica, la propia estructura poblacional, con menos personas en edad de comprar, las modificaciones previstas en la normativa hipotecaria y que endurecerán las condiciones para un préstamo -como la reducción del porcentaje de crédito del 80% al 60%, la desaceleración de la economía, la pérdida de turistas y el aumento de paro, influirán en el menor ritmo de las compras.

La demanda de viviendas para el alquiler vacacional y que ha influido de forma decisiva en la buena marcha del sector en los últimos dos años -ha acaparado el 30% de las ventas- también da síntomas de agotamiento en un destino que en 2018 ha perdido 500.000 turistas y que seguirá a la baja en 2019. «Los inversores locales han visto o creído ver un filón que parece que no es tal y que puede que con la nueva regulación en puertas tampoco lo sea tanto», indica Saavedra.

Esa desaceleración en el sector vendrá acompañada con toda probabilidad por una contención en los precios, que han repuntado, solo durante este año, casi un 20%. «Habrá un frenazo en la subida de precios, más que probable a partir del otoño de 2019», dice.

Normalización

Para este agente inmobiliario, miembro de Acegi y Noteges, en estos últimos cinco años ha habido un «proceso de normalización» del mercado inmobiliario tras la profunda crisis, que ha vuelto a situar el número de viviendas vendidas en Las Palmas en las 13.500 anuales (previsión para el cierre de este año». «En 2006 al mes se vendían en la provincia 1.833 viviendas al mes, lo que suponían 22.00 al año. Desde ahí comenzamos a descender hasta 2012, cuando se toco suelo, con 635 al mes y 7.620 anuales. Ahora volvemos a las 13.500, mismo dato de 2008», concluye.