La luz, disparada por el alza del gas en plena invasión de Ucrania

Alcanza los 240 euros/MWh, una referencia que no se veía desde hace un mes, con el gas subiendo un 30% y los combustibles en su octava semana consecutiva récord

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

La guerra energética que subyace de la intervención militar de Rusia en Ucrania ya tiene sus primeros efectos prácticos: el precio de las materias primas vinculadas a la energía se ha disparado desde primera hora de la mañana, fundamentalmente en el caso del gas, uno de los focos que también explican este conflicto. Su cotización repuntó finalmente un 40% hasta los 125 euros/MWh. Pero en algún momento de la jornada subió un 60% hasta los 140 euros/MWh.

El precio del gas ya venía mostrando síntomas de explotar a medida que crecía la tensión entre Rusia y Ucrania. De hecho, su cotización se encontraba en el entorno de los 70 euros/MWh a principios de esta semana. Aún no ha alcanzado el récord de 160 euros/MWh previo a la Navidad, pero si la guerra persiste, los futuros anticipan que los precios se mantendrán por encima de los 100 euros a medio plazo.

Este alza tiene una repercusión directa en otro bien clave, el precio de la luz. En el caso de España, la producción de los ciclos combinados -las centrales que usan gas para generar electricidad- representa en lo que va de año casi un 25% de toda la demanda de España. Incluso por encima de lo que producen las nucleares o las eólicas, según los últimos datos de Red Eléctrica. Para hoy mismo, el coste de generación ha vuelto a situarse por encima de los 240 euros/MWh, un precio que no se veía desde mediados de enero.

Cuanto más subas el gas, más lo hará la factura de la luz bien de forma directa a quienes tienen contratada la tarifa regulada (10 millones de hogares) o bien de forma indirecta a quienes tengan un contrato libre (unos 16 millones). La ministra de la Transición Ecológica, Teresa Ribera, indicó este jueves que está «garantizado» el suministro de energía, pero al mismo tiempo alertó del encarecimiento de los precios. Por ello, volvió a pedir a la UE herramientas «nuevas y poderosas» para hacer frente a esta escalada.

También se encuentra disparada la cotización del petróleo. El barril de Brent se encuentra sobre los 100 dólares, un 5% más que el cierre de este miércoles. Esta cotización sigue teniendo su repercusión en los surtidores, donde los precios no paran de subir.

Con el crudo a 100 dolares de forma constante, «la economía de la zona euro podría crecer un cuarto de punto menos este año», según explica el responsable de inversión de UBS en España, Roberto Scholtes. «Serían unas cuatro décimas a España», indica. En cualquier caso, descarta una recesión económica.

El precio de la gasolina y del diésel ha conquistado esta semana nuevos récords históricos para ambos carburantes al encadenar su octava subida consecutiva. En el caso del diésel, acumula ya un encarecimiento del 9,8% en lo que va año, mientras que en el de la gasolina es del 7,57%.

El precio medio del litro de gasolina se ha situado en los 1,591 euros, sumado así su cuarto récord histórico seguido, tras encarecerse un 1,01% con respecto a la pasada semana, según datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea. Por su parte, el precio medio del litro de gasóleo se ha situado esta semana en los 1,479 euros, remontando un 1,16% frente a hace siete días y estableciendo así su segundo máximo histórico consecutivo.

Materias primas en tensión

El conflicto del Este de Europa también está impactando en otras materias primas como el precio de los cereales, que están marcando récord este jueves. En el caso del trigo ha repuntado hasta su máximo de 344 euros por tonelada. La cotización del trigo y del maíz (Ucrania es el cuarto productor mundial) siguen escalando desde la apertura de los mercados. También el aluminio ha marcado récord, así como el paladio. En este sentido, los expertos recuerdan que Rusia juega un papel clave en buena parte de estos metales y otras materias primas, y que a los propios suministros mundiales.

Con todos estos elementos, los analistas anticipan ya un nuevo repunte de la inflación. La Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas) ha elevado un punto su previsión para la inflación media española este año, hasta el 5,6%, por el conflicto bélico, y ha advertido de que si los precios observados actualmente se perpetúan, el Índice de Precios al Consumo (IPC) llegaría a situarse en el 6,5%, casi dos puntos más que en la estimación calculada antes de que comenzara esta guerra en el Este de Europa.