Interior de la Bolsa de Madrid. / efe

El Ibex aguanta con pérdidas del 2,8% el ataque de pánico por Ucrania

El selectivo, que se hundió un 4% en los momentos más tensos de la sesión, cae a 8.198 puntos

Clara Alba
CLARA ALBA

Pánico vendedor en las bolsas mundiales. Los inversores huyen de los activos de riesgo ante la decisión de Rusia de lanzar un ataque a gran escala sobre Ucrania. La Bolsa de Moscú, que suspendió sus operaciones en todos sus índices a primera hora, recuperaba la negociación con desplomes de más del 33% en el selectivo Moex, mientras que el RTS, denominado en dólares, ha llegado a perder más de un 40%.

En Europa los números rojos también han sido contundentes, aunque se han suavizado de forma notable respecto al inicio de la sesión, cuando las caídas superaron el 4% en la mayoría de los indicadores. En España, el Ibex-35 se deja finalmente al cierre un 2,86% hasta los 8.198 puntos en su segunda peor sesión del año. Sin embargo, el golpe podría haber sido peor con números rojos que rondaron el 4% en la apertura de la sesión.

Los valores financieros se sitúan entre los más tocados por la crisis geopolítica desatada, con caídas de más del 7,5% para Banco Santander, que pierde los 3 euros por acción y del 7% para Banco Sabadell, con su gráfica en 0,77 euros.

Aunque la exposición del sector a Rusia es limitada, el nuevo escenario abre la puerta a que el Banco Central Europeo (BCE) tenga que dar marcha atrás en su decisión de acelerar la retirada de estímulos para evitar males mayores en la recuperación económica.

«El principal problema no es tanto la guerra, sino el impacto que este conflicto pueda tener en el mercado de la energía y, por tanto, en la inflación», explica Juan J. Fernández-Figares, analista de Link Securities. «Esta variable puede terminar llevando a los mercados a tener que afrontar un escenario de bajo crecimiento y alta inflación y entendemos que el margen de maniobra de los bancos centrales ante este escenario es muy limitado. Eso es lo que realmente nos preocupa», insiste el experto.

Este nuevo obstáculo para el crecimiento se suma, además, a la lógica rotación de activos que puede darse en estos momentos de máxima incertidumbre. Sobre todo en unos valores, los bancos, en los que la toma de beneficios puede ser toda una tentación tras varios meses con un excelente comportamiento en Bolsa.

Dentro del selectivo, apenas cinco valores han aguantado en positivo, con subidas destacadas del 12% para Indra y de más del 10% para valores renovables como Simens Gamesa o Solaria.

Pero no ha sido suficiente. La ola de ventas ha sorprendido con fuertes recortes a otros grandes valores como Arcelor Mittal o Acerinox, que se dejan un 6,5% en la jornada, o IAG, que pierde un 5,92%.

El panorama no ha sido mejor en el resto de parqués. Con caídas del entorno del 4% en Milán, Londres y París. Especial atención ha recibido el mercado alemán, principal socio comercial europeo con Rusia, con pérdidas del 3,96% para el índice DAX.

El crudo, en máximos

En el mercado de materias primas, más sensible a la tensión geopolítica, el nerviosismo se deja notar con mayor intensidad, con los precios del crudo disparados más de un 6%. El barril de tipo Brent ha superado ya los 102 dólares, por primera vez desde 2014, mientras que el West Texas estadounidense supera también los 100 dólares.

Los precios del gas también se mueven al alza, con un repunte del entorno del 5%, mientras que el oro, activo refugio por excelencia, sube un 1,5%.

La búsqueda de activos considerados como más seguros también lleva a los inversores a comprar deuda de las principales economías, provocando la caída de la rentabilidad de los bonos (que se mueve de manera inversa al precio. Por ejemplo, el interés del bund (bono alemán a diez años) cae cerca de un 1% hasta el 0,22%.

«A tenor del movimiento visto en la apertura europea, el riesgo Ucrania no estaba descontado», indica Javier Molina, portavoz de la plataforma de inversión en multiactivos eToro en España.

Las criptomonedas de mayor capitalización, bitcóin y ethereum, también se desploman ante la huída de los activos de riesgo, con pérdidas el 10% tras el inicio de los ataques de Rusia a Ucrania. En concreto, el bitcóin cae el 9,7% a punto de perder los 35.094 dólares, mientras que el ethereum caía el 13,78% hasta los 2.345 dólares.