Los talleres de coches temen que el plan estatal destruya empleo

15/11/2018

La patronal canaria advierte de que la prohibición de la venta de vehículos de gasolina y diesel a partir de 2040 provocará el cierre de negocios en las islas, «incapaces» de adaptarse al cambio

Las organizaciones empresariales temen que la prohibición a partir del año 2040 de la matriculación de turismos y vehículos comerciales ligeros que emitan dióxido de carbono que plantea el Gobierno provoque la desaparición de «miles de puestos de trabajo» en España.

Uno de los sectores más afectados por la medida –que implica además que los coches de gasolina y diesel, e incluso los híbridos no podrán circular a partir de 2050–, será el de las empresas dedicadas a reparar y mantener estos vehículos, obligados a reinventarse para redirigir sus servicios a los coches eléctricos.

El presidente de la Asociación de Empresarios de Talleres de Reparación de Vehículos de la Provincia de Las Palmas (Atare), Antonio Miranda, alerta de que el margen de tiempo de estos negocios para adaptarse a un cambio tan «radical es insuficiente»: «La administración no ofrece planes para reciclar a los profesionales; y la formación profesional sigue siendo la hermana pobre de la educación, con lo que será muy difícil contar con una mano de obra lo suficientemente cualificada para afrontar el nuevo escenario».

Miranda recalca además que los talleres que quieran sobrevivir estarán obligados a realizar una «importante inversión económica», y se verán inmersos en «un complicado proceso administrativo para poder seguir desarrollando su trabajo». Unos obstáculos, vaticina, que «muchos negocios no podrán superar» y que, por tanto, se verán «abocados al cierre».

La asociación calcula que en Canarias se contabilizan unos 2.000 talleres dedicados a la reparación de automóviles (unos 1.000 en cada provincia), que suman unos 8.000 puestos de trabajo directo.

La Asociación Nacional de Importadores de Automóviles, Camiones, Autobuses y Motocicletas (Aniacam) también consideró ayer que las medidas que prevé el proyecto de Ley del Cambio Climático y Transición Energética del Gobierno conllevarán un «retroceso importante» tanto para el PIB en España como para el empleo.

Canarias contaba en 2017 con un parque de algo menos de 1,1 millones de turismos, de los cuales solo 285 eran eléctricos, por lo que representan solo el 0,03% del total, según los datos de la Dirección General de Tráfico.