Los hoteles canarios seguirán cerrados a partir del 11 de mayo

Sin conectividad aérea, no hay desescalada posible en el sector turístico canario. La inmensa mayoría de los hoteles del archipiélago permanecerán cerrados a partir del próximo 11 de mayo pese a que el Gobierno permitirá a partir de esta fecha la reapertura con condiciones de los establecimientos turísticos en toda España, según el plan de desescalada presentado ayer por el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez.

José Miguel Pérez
JOSÉ MIGUEL PÉREZ

El presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo (FEHT) de Las Palmas, José María Mañaricua, considera que «mientras continúe cerrado el espacio aéreo europeo, persistirá el cierre turístico por fuerza mayor, sobre todo en islas alejadas como las del archipiélago canario». En este territorio, pronostica «la reapertura hotelera no será viable hasta que no se recuperen los movimientos de turistas internacionales, y los de la península», ya que el mercado local no sería suficiente para garantizar unas ocupaciones mínimas.

En esta escenario, prevé, «el 95% de los hoteles no podrán reiniciar la actividad». «Solo abrirá una pequeña parte de los complejos de apartamentos que tengan cocina, y de un tamaño no superior a las 20 ó 30 unidades alojativas, y algunos hoteles, sobre todo urbanos, los suficientes para atender la demanda turística local», explica.

Mañaricua vaticina que «en el mejor de los escenarios, los hoteles podrían volver a una relativa normalidad a partir de octubre», con el inicio de la temporada alta turística en Canarias, siempre y cuando, recalca, «se reanude la conectividad aérea y se consensúen las condiciones de seguridad sanitaria en las que abrirán los establecimientos».

Pero todo dependerá, añade, «de cómo avance la lucha contra la pandemia, y de que no se produzcan rebrotes, lo que obligaría a retroceder». De ahí que el representante de los hoteleros insista en pedir al Gobierno que decrete «la prórroga de los expedientes de regulación temporales de empleo (ERTE) por fuerza mayor hasta final de año», una medida «indispensable para proteger el empleo y las empresas más allá del estado de alarma».

El presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), Jorge Marichal, coincide en la valoración: «Si no hay libre circulación, no sirven de nada protocolos de actuación y aforos al 30% por seguridad; simplemente, no podremos abrir».

La Confederación hotelera critica que las aperturas de los establecimientos sin que se aborden protocolos únicos, ampliaciones de los ERTE, test masivos y medidas financieras de apoyo son «un brindis al sol».

Según resalta la patronal de hoteleros, los empresarios del sector consideran que el documento anunciado el martes por el presidente, Pedro Sánchez, no da respuestas al turismo y la hostelería, que aporta al PIB nacional un 14% y más de 120.000 millones de euros anuales.

La patronal ha asegurado que el plan de desescalada «no resuelve en absoluto» el cómo proceder a la hora de reabrir negocios de alojamiento turístico, que no cuentan aún con medidas previas fundamentales como el protocolo único nacional, validado por Europa.

Los hoteles y los alojamientos turísticos españoles podrán abrir, aunque con condiciones, a partir del 11 de mayo, según prevé el proceso de desescalada aprobado en el último Consejo de Ministros.

Esta es la fecha en la que se estima que empiece la Fase 1, o Fase inicial, de la desescalada. Solo las islas de Formentera (Baleares) y El Hierro, La Gomera y La Graciosa (Canarias) podrán adelantarse, ya que su fase 1 comenzará el próximo 4 de mayo.

El presidente del Gobierno explicó que en cada espacio territorial definido, en principio la provincia, se permitirá el inicio parcial de ciertas actividades «siempre y cuando los contagios se mantengan bajo control».

Entre estas actividades estaría la apertura del pequeño comercio bajo condiciones estrictas de seguridad, y en restauración la apertura de terrazas con limitaciones de ocupación del 30%.

En esta fase, Sánchez anunció que en hostelería se permitirá la apertura de hoteles y también de alojamientos turísticos, excluyendo zonas comunes y también con determinadas restricciones, «que serán planteadas en una orden por parte del Ministerio de Sanidad».

El presidente del Gobierno indicó que la apertura de playas se incluirá en la Fase 3 de plan de desescalada.

Las restricciones se levantarán en las provincias e islas que tengan la epidemia controlada. Esto se medirá a través de una serie de indicadores de evolución del virus, que marcarán la evolución de la desescalada y estarán disponibles para que ciudadanos y medios de comunicación los consulten.