Borrar
Imagen de archivo de turistas disfrutando de las playas de Gran Canaria durante la pasada Semana Santa. Juan Carlos Alonso
La implementación de una ecotasa no supondrá la pérdida de turistas en Canarias

La implementación de una ecotasa no supondrá la pérdida de turistas en Canarias

Según un artículo elaborado por dos doctorandos de la ULPGC, primero se tendría que estudiar la finalidad de la tasa medioambiental

Sara Toj

Las Palmas de Gran Canaria

Domingo, 5 de mayo 2024, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

De acuerdo con un cuestionario realizado en 2021, la mayoría de los turistas que llegan a Canarias respondieron que la posible implementación de una tasa turística no sería motivo para dejar de visitar las islas. Es una reflexión aportada por Juana María Alonso Déniz y Moisés Navarro Sánchez, dos investigadores predoctorales del Departamento de Análisis Económico Aplicado de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC). Los expertos han realizado un artículo divulgativo en base a los datos de la Encuesta sobre Gasto Turístico publicada en 2023 por el Instituto Canario de Estadística (Istac) y diversos artículos de investigación. Conforme a datos de 2023, menos de la mitad de los turistas encuestados, un 40%, no estaría dispuesto a gastar más en su viaje para reducir su huella de carbono.

Frente a este porcentaje, en el texto que han realizado los expertos, que nació tras las movilizaciones del 20A en las que miles de personas salieron a la calle para pedir un cambio en el modelo turístico y que demandaban, entre otras cuestiones, la implementación de una ecotasa, reflejan con datos de 2023 del ISTAC que un 29,6% de los turistas sí estaría dispuesto a aumentar su gasto para proteger el medioambiente, pero creen que el gasto adicional no debería superar un 10%. Además, el 35,7% de los visitantes declara no tener en cuenta la sostenibilidad a la hora de viajar.

Por otro lado, el texto refleja que los turistas valoraron en promedio un 6.71 y un 6.65, en 2022 y 2021, la masificación de las zonas turísticas en las islas en una escala del 0 al 10, siendo 0 «nada importante» y 10 «muy importante».

Los doctorandos también recopilan en su artículo los datos de turistas que no estarían dispuestos a pagar por reducir su huella de carbono por islas. La Palma muestra la menor proporción de respuestas negativas, con un 31,7%, mientras que en Gran Canaria la proporción se eleva hasta un 43%, siendo el peor registro de Canarias, según datos de 2023 del ISTAC.

Los investigadores ponen como ejemplo Cataluña, Baleares, Lisboa y Oporto, lugares donde los visitantes pagan una cuantía por noche de alojamiento. Así, apuntan que en 2017 en Baleares, a pesar de que ya se había implantado la ecotasa, el número de turistas incrementó, resaltando la ineficacia para reducir el número de turistas en las islas. También reflejan el caso de Maldivas, en el que el 39% de su Producto Interior Bruto proviene del turismo. En este caso, se estima que un aumento del 10% del impuesto turístico reduce el número de visitantes en un 5,4%. En el caso concreto de Canarias, los autores del informe opinan que «es difícil anticipar que pasaría, todo depende de cómo se haga». Alonso y Navarro defienden que, en cualquier caso, «debe primar por encima de todo proteger los recursos medioambientales y el turismo».

Buscar el fin

Los expertos en economía del turismo, transporte y medioambiente exponen que para empezar a hablar de la posibilidad de que se instaure una ecotasa en las islas se tiene que tener en cuenta el fin al que se va a dedicar la recaudación obtenida con este impuesto.

Así, concluyen que si dicho importe se dedica únicamente a generar más riqueza, con un importe de 1 a 2 euros bastaría para que fuera operativo. No obstante, si su fin es el de proteger el medioambiente y conservar los espacios naturales de las islas, se tendría que estudiar el impacto que existe en cada uno de ellos para determinar cuál es la cuantía adecuada. Todo ello, debido a que cada isla tiene su propia realidad y sus propias características. «No es lo mismo lo que ofrece Gran Canaria o Lanzarote, en ellas se ofrecen experiencias totalmente distintas», explica la doctoranda Juana María Alonso. Por tanto, ambos defienden que no se podría hablar de una «tasa única para Canarias».

Los doctorandos detallan que se tendría que buscar una «ecotasa óptima», basada en determinar «cuál es la demanda óptima de turismo» en las islas, esto es, qué volumen de turistas estarían Canarias y sus recursos naturales dispuestos a admitir. También se debe tener en consideración si los visitantes estarían dispuestos a incrementar el precio de su visita o no.

En cualquier caso, dicha ecotasa tendría que cobrarse «a toda la población por igual», ya que, aunque una persona sea residente en Canarias, al visitar un espacio natural, como puede ser el Roque Nublo, también estaría disfrutando de ese bien público y, por lo tanto, «estaría contribuyendo a su degradación», explican los expertos.

Otra alternativa para ayudar a conservar la riqueza natural de las islas podría ser «limitar las visitas y no cobrar ningún tipo de tasa», comenta Moisés Navarro. En este caso, los doctorandos exponen el ejemplo de algunos lugares, como el Centro de Interpretación de Risco Caído, en Artenara, donde la visita es completamente gratuita, pero se tienen que reservar las entradas a través de la web. Por tanto, se estaría poniendo un límite a las visitas basado en la capacidad de personas que puede soportar dicho recinto.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios