EP/VÍDEO: E. P.

El Gobierno limita el gas a costa de los beneficios extra de las eléctricas

La medida reducirá el precio medio de la luz de 210 a 130 euros el megavatio hora durante un año y entrará en vigor en unas dos semanas

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

Aprobada la excepción ibérica del gas. El Consejo de Ministros dio este viernes luz verde en una reunión extraordinaria a la medida que limitará el precio de referencia del gas en 48,8 euros el megavatio hora. La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, detalló que la medida supondrá reducir el precio promedio de la electricidad de los 210 euros/MWh que ha marcado este primer trimestre, a 130, es decir, casi un 40%. «Es una reducción que notarán todos los consumidores en sus facturas, que no tienen nada que hacer para verse beneficiados», explicó. Así, el precio de la luz en el mercado mayorista bajará más de un 30%, lo que se reflejará directamente en la factura de los consumidores.

Este límite tendrá vigencia doce meses, cubriendo el próximo invierno y garantizando un precio medio de la luz mucho más reducido que los extremos a los que ha llegado, como los 203 euros/MWh de media que alcanzó este viernes. El precio del gas tendrá un tope de 40 euros/MWh los primeros seis meses (este viernes marcó 79 euros) y después irá subiendo progresivamente hasta llegar a los 48,8 euros de media este año.

La medida se publicará hoy en el BOE y a la Comisión Europea le llevará unos días estudiar y validar formalmente el texto, por lo que su entrada en vigor podría retrasarse «unos diez días o dos semanas», precisó Ribera. Además, llevará aparejada una reforma del diseño de la tarifa regulada por exigencia de Bruselas, que se tendrá que hacer a principios del año que viene. De esta forma, la rebaja de la factura no se comenzará a notar como mínimo hasta mediados del mes de junio y los más de 11 millones de usuarios del mercado regulado (PVPC) acumularán un año con facturas disparadas.

Los primeros que percibirán esta rebaja serán los usuarios del regulado, pero los del mercado libre también se beneficiarán «progresivamente» a medida que vayan renovando sus contratos con las eléctricas. Así, Ribera concretó que el tope del gas supondrá la «mejora inmediata» de la factura del 37% de los consumidores domésticos y el 70% de los industriales.

¿Y quién pagará esta medida? Se financiará a costa de reducir los beneficios extraordinarios de las compañías eléctricas. «El efecto más inmediato es que la única electricidad que se va a pagar al precio del gas es la generada usando gas natural, eliminando así el efecto contagio al resto de tecnologías que hacía pagar a precio de gas lo que costaba mucho menos», explicó la ministra, que aseguró que lo «importante es que esta crisis no lo paguen los de siempre».

Contra las eléctricas

Ribera señaló que el ajuste se podrá hacer gracias a que hay un volumen «relevante» de beneficios de las eléctricas que dejarán de pagarse por parte de todos los consumidores. E hizo hincapié en que la medida no supondrá que las eléctricas entren en pérdidas, ni mucho menos, al tiempo que criticó que no hayan tenido un «comportamiento más acorde a la situación que estamos viviendo» y hayan lanzado ofertas «más ajustadas» a las necesidades de los españoles.

La ministra no cuantificó el daño en las cuentas de las eléctricas y destacó que «habitualmente este tipo de situaciones se ha saldado con una mayor aportación de los Presupuestos Generales», por lo que esta decisión «protegerá a los consumidores domésticos e industriales», reduciendo los beneficios extra de las eléctricas «para que nos beneficiemos todos».

En este contexto, ante las palabras de Ignacio Galán, presidente de Iberdrola, que llamó «tontos» a los usuarios acogidos al mercado regulado, Ribera reconoció sentir un «profundo bochorno» y le recordó que históricamente los consumidores con tarifa regulada han obtenido un mayor ahorro que los del libre.

De hecho, la medida volverá a poner la tarifa regulada «muy por debajo» de las del libre, confirmaron desde la asociación de consumidores Facua, que consideraron «insuficiente» la medida porque la factura seguirá siendo «desproporcionalmente alta».

El pasado mes de abril la factura de la luz del usuario medio llegó a los 125 euros, un 53% por encima de los 81,50 euros del mismo mes del año pasado, según sus cálculos. Aún así es un 30% menos respecto a marzo.