Pedro Andueza: «La rectificación del Gobierno está incompleta»

01/04/2020

Preside y vicepreside varias asociaciones, todas ellas empresariales entre las que se encuentra la que congrega a los autónomos, el eslabón «más débil» del tejido empresarial, según señala. A Pedro Andueza no le satisface retrasar el pago de cotizaciones e impuestos; asegura que no están los autónomos para pagar sus obligaciones endeudándose sino a través de su trabajo.

— ¿Qué les parece las nuevas medidas aprobadas en este último Consejo de Ministros dirigidas a los autónomos?

— Por parte de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) Canarias, es una rectificación incompleta, a falta de ver los detalles que se publicarán en el Boletín Oficial del Estado, sí es cierto que no son suficientes como para afirmar que el Gobierno del Estado está ayudando a los autónomos.

— ¿En qué se ha quedado corto?

— Por ejemplo, en cuanto a las ayudas directas económicas, que involucran solo a un millón de los más de tres millones que hay de autónomos en este país. Sin ir más lejos, frente a esas grandes ayudas que anunciaban, a 3,8 millones de autónomos se les pasó ayer la cuota de la Seguridad Social con independencia de lo que hayan facturado. Ademas, las ayudas a los autónomos les exige haber perdido más de un 75% de facturación y les produce un agujero tremendo. Lo que nos gustaría es que el porcentaje se situara en el 30%, como ha hecho otros gobiernos, como el de Dinamarca. También echamos en falta ayudas directas a los alquileres o hipotecas que tienen los autónomos.

— ¿En vez de una moratoria?

— La moratoria es pan para hoy y hambre para mañana. Lo que están diciendo es que se retrasa esa deuda y asumimos nueva deuda porque, si no se es capaz de obtener ingresos por cese de actividad, cómo vamos a ser capaces de hacer frente a este tipo de pagos.

— ¿Le parece que las respuestas en materia laboral también decididas por el Gobierno central son insuficientes o no?

— Dentro de los 120.000 autónomos que hay en Canarias alrededor de 30.000 son jóvenes empresarios -menores de 41 años-. Las distintas patronales coincidimos en que no son buenas medidas para proteger el empleo. Los jóvenes empresarios en Canarias estamos muy preocupados por la situación del empleo que nos vamos a encontrar una vez que acabe la crisis sanitaria.

— Muchos autónomos y pequeñas empresas dicen no poder ir a un ERTE como medida de protección de empleo...

— La flexibilización de los ERTE es fundamental porque se trata de una medida para proteger el empleo. Hay que recordar que esos ERTE obligan a mantener los puestos de trabajo seis meses después y estamos ante una situación desconocida, por lo tanto puede ser una medida que provoque la total desaparición de la empresa y por lo tanto, de todos los puestos de trabajo. Llamamos al análisis correcto de las medidas que se toman porque no funcionan para todo el mundo por igual. En el caso de los autónomos que no tienen personal a su cargo, la realidad es bien distinta y estas medidas no ayudan a la subsistencia

— ¿Cuáles serían las alternativas?

— Hay un paquete de medidas fundamental para que se pare la hemorragia, por ejemplo, para los autónomos, cotizaciones cero mientras dure el estado de alarma. Es importante el acceso ágil y rápido de los avales del Estado, a pesar de que tampoco es una medida para todo el tejido productivo, como los autónomos que no están en sus previsiones endeudarse para pagar las cotizaciones. Para la mediana y pequeña empresa sí le puede resultar más adecuado, aunque a día de hoy, todavía no ha conseguido llegar a las empresas canarias.

— Habla de los autónomos, pero ¿en qué situación se quedan los falsos autónomos?

— La verdad es que desconozco el número de falsos autónomos. Nosotros no representamos a aquél que va en contra de las leyes, pero sí es cierto que estamos en contra de cualquier situación de indefensión en la que se encuentren las personas. Pero sin duda consideramos que medidas como el cese del pago de las cotizaciones es importante. Las medidas del Gobierno están referidas a los autónomos que no puedan a cerrar su actividad, tienen que acreditar que han perdido el 75% de sus ingresos y haber pagado su cuota. Hay autónomos que, a día de hoy, todavía no saben cómo van a pagar la cuota final de este mes y si no la pagan, no tienen derecho al cese de actividad y por tanto, a la prestación de 660 euros que les corresponde a aquéllos que cotizan en el tramo más bajo.

¿Cree que esta política de oído sordo se debe a que el Gobierno teme un desplome en los ingresos públicos a corto plazo?

— Los autónomos representamos el 18% del tejido productivo empresarial y el Gobierno ha hablado de medidas por valor de 200.000 millones de euros. Yo creo que ese 18% merece una medida como es la de no pagar las cotizaciones durante dos meses, que costaría 2.000.000 millones de euros, es decir el 1% del Presupuesto que tiene el Estado.

¿Qué opinión le merece la gestión del Gobierno de Canarias en materia económica?

— Estamos alineados con el Gobierno de Canarias. Creo que está tomando medidas que aplaudimos como el aplazamiento de los impuestos, pero cierto es que también le pedimos al presidente que en ciertos temas haga una intermediación con el Gobierno del Estado, porque no son de su competencia. También le pedimos que medidas que no está tomando el Gobierno central como las ayudas a los autónomos, haga un esfuerzo con los fondos de Canarias como ha hecho la Comunidad Autónoma de Madrid con ayudas directas en función de la base de cotización.

La moratoria del IGIC, ¿añade algo positivo o no?

— Es una medida que aplaudimos pero sobre todo es eficaz para la mediana empresa; realmente para un autónomo independiente, no tanto. En muchos casos, o son minoristas y no pagan el IGIC y en otros casos, supone una financiación de una deuda que en muchos casos el propio autónomo no ha cobrado, porque nosotros siempre adelantamos el pago de los impuestos sin haber cobrado la factura. Aligera la carga fiscal pero no es una ayuda económica.

¿Esperan que el Gobierno de Canarias pueda arbitrar medidas complementarias relacionadas con los autónomos?

— Es algo que le hemos pedido a través de la Confederación Canaria de Empresarios de Las Palmas y CEOE de Santa Cruz de Tenerife al presidente del Gobierno de Canarias. Algunos gobiernos autonómicos como por ejemplo, Asturias o Cantabria están implementando ya ayudas directas de carácter semanal, complementándoles los ingresos a los autónomos, o ayudándoles en el pago de las cotizaciones de la Seguridad Social. Ese tipo de medidas supone un alivio para unas 130.000 personas que estamos trabando en Canarias.

Exactamente, ¿cuál ha sido el planteamiento que le han formulado?

— Pues ayudas en el pago de los seguros de autónomo y también el pago semanal a aquéllos que no son capaces de llegar al 30% de facturación. Nos han dicho que están reflexionando sobre este tipo de cuestiones y estamos a la espera de que se pronuncien. Nosotros preferimos que el autónomo no tengan los costes del seguro social que, al final, es necesario tenerlo al día para recibir las ayudas por cese de actividad.

¿Cree que estas circunstancias obligan a que el mundo se reinvente?

— Sin duda. Hablamos de como está afectando esta crisis sanitaria al modo de relacionarnos, en el modo de trabajar. Hemos hablado mucho de cuál es el grado de transformación digital de nuestras empresas en España. Esta crisis pone a prueba el grado de digitalización, el teletrabajo. Hemos visto imágenes de muchas empresas en las que los trabajadores se llevan el ordenador bajo el brazo. Al final va a producir un cambio en el modelo de trabajar, de relacionarnos y de tener contingencia no solo ante una situación de crisis sanitaria, sino también en una económica. Se va a crear un nuevo paradigma en el que muchas cosas van a cambiar. En la reinvención, yo creo que los jóvenes empresarios tenemos un ADN que nos permite movernos con agilidad y tener la capacidad de adaptarnos muy rápido a nuevos medios.