Canarias ultima la guía que permitirá a los bazares seguir vendiendo tabaco

10/04/2019

El documento que Industria sacará en unos días orientará a los puntos de venta de cigarrillos de las islas sobre cómo registrarse para poder seguir despachando a partir del 20 de mayo. Sin esa alta no tendrán autorización y podría ser objeto de sanción, según una directiva europea

ETIQUETAS:

La Consejería de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento del Gobierno de Canarias sacará en los próximos días una guía que orientar a los más de 16.000 puntos de venta de tabaco de Canarias -unos 6.000 son pequeños bazares- sobre los pasos a seguir para poder seguir vendiendo cigarrillos y tabaco de liar a partir del 20 de mayo. Ese día entra en vigor la norma que regula la trazabilidad del tabaco desde su fabricación hasta el punto de venta y que, aprobada en diciembre de 2018, da cumplimiento a una directiva europea que no busca otra cosa que acabar con la competencia desleal y el contrabando.

En la guía que ultima el Ejecutivo se deja claro a los puntos de venta que todos están obligados a darse de alta en el registro de la Fábrica de Moneda y Timbre para conseguir el Código de Identificación con el que continuar operando. De lo contrario no podrán seguir distribuyendo.

El viceconsejero de Industria del Gobierno de Canarias, Gonzalo Piernavieja, que lleva trabajando codo con codo en los últimos meses con el sector y con las administraciones estatales involucradas en este cambio del mercado, señaló ayer que darse de alta en ese registro no será complicado aunque sí imprescindible. «Sin esa alta el mayorista no les podrá proveer», indicó Piernavieja, quien asegura que con el nombre de la empresa, el CIF y un correo electrónico será suficiente para registrarse.

En el caso de que, tras la entrada en vigor de esta norma, haya establecimientos que sigan vendiendo tabaco sin estar registrados puede dar lugar a sanciones, aún no estipuladas. Sin embargo, según indica Piernavieja, el Gobierno de Canarias, que es a quien corresponde la inspección, vigilancia y control de cumplimiento de la norma, fijará un período de adaptación para que los pequeños establecimientos puedan darse de alta. «El cambio exige cierta flexibilidad en la fase inicial», indica Piernavieja. Según explica, la libertad comercial que existe en la venta de tabaco en Canarias al amparo del Régimen Económico y Fiscal (REF) dificulta tener información sobre todos los puntos de venta de cigarrillos que hay en las islas y obliga a dar cierto margen. Esto no sucede, sin embargo, en la península donde los puntos de venta están controlados y se limitan a 13.000 estancos, perfectamente identificados. En el caso del territorio peninsular, el registro es mucho más sencillo de hacer.

«La propia economía de las islas se puede ver afectada con este cambio», asegura Piernavieja, quien ayer mismo mantuvo una reunión con el sector tabaquero para seguir avanzando en la aplicación de esta norma y llegar al 20 de mayo con todo hecho.

Según explicó, los puntos de venta podrán seguir vendiendo tabaco producido con anterioridad al 20 de mayo pero lo fabricado con posterioridad «debe estar trazado», indica Piernavieja. Esa trazabilidad obligará a toda la cadena de suministro a escanear las cajetillas.

El viceconsejero explica que las cadenas de tiendas minoristas con compras centralizadas deben escanear el producto a la entrada del almacén y hay que reportarlo antes de 24 horas al sistema informático habilitado para ello. En tiendas propias hay que escanear a la salida del almacén y registrar la matrícula del vehículo que lo transporta. La tienda de destino no tiene que escanearlo. «Hay una casuística muy amplia», indica Piernavieja, quien explica que en el caso de los bazares si la venta es al consumidor final no tienen que escanear o comunicar nada.

La excepción se da si esos bazares o pequeños puntos de venta tiene una máquina expendedora de tabaco (se estima que hay 9.000 en las islas). En este caso, los bazares deberán escanear las cajetillas que introducen en las máquinas -para lo que requieren del instrumental necesario- y reportar la información a través de un sistema informático. El control de la trazabilidad del tabaco en las máquinas expendedoras no será obligatorio, sin embargo, hasta el 20 de octubre. Como explica Piernavieja, a las máquinas de tabaco se les ha dado «un poco más de tiempo» para cumplir la norma.

Las fábricas, a punto

A poco más de un mes para la aplicación de la norma, además del Gobierno de Canarias han hecho los deberes las cuatro fábricas de cigarrillos de Canarias -Dos Santos, Landewyck, JTI y Tabsa y en las que también se produce para Philip Morris y BAT- que están actualmente en «fase de pruebas» de los cambios introducidos para cumplir la nueva norma.

Según explica Piernavieja, las fábricas de cigarrillos de las islas han reorganizado sus líneas de producción para incluir los nuevos elementos identificativos que llevarán las cajetillas a partir del 20 de mayo. Según explica, el formato es igual que hasta ahora pero se introducen nuevos elementos como un código QR y precintos fiscales diferentes.

En este sentido, afirma que Industria, Hacienda y la AEAT trabajan en las nuevas precintas fiscales. Piernavieja está satisfecho del camino recorrido en solo cuatro meses -la norma que traspone la directiva europea se aprobó en diciembre- pero reconoce que aún quedan flecos pendientes de perfilar.

  • 1

    ¿La inclusión de publicidad en el WhasApp beneficiará a los usuarios de las aplicaciones?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados