Ale García, en el partido del pasado sábado ante el Zaragoza. / ud las palmas

Y de repente, Ale García como solución

La falta de gol y de delanteros en la UD le abre la puerta al canterano, que el curso pasado empezó con el primer equipo y acabó por no contar ni para el filial

Ignacio S. Acedo
IGNACIO S. ACEDO Las Palmas de Gran Canaria

A la espera de que llegue un atacante, y por mucho que García Pimienta hable de «delantera de lujo», en la UD se imponen soluciones ofensivas ya con vistas a la visita al Málaga (lunes, 21.00 horas). La falta de contundencia arriba en el estreno liguero frente al Zaragoza, como así lo lamentó en voz alta Jonathan Viera, viene sobrevolando desde hace tiempo en el equipo, que perdió dejó ir a sus tres estiletes de la campaña pasada (Sadiku, Jesé y Mujica) y únicamente ha traído a Marc Cardona como hombre puro de área.

Queda pendiente ese refuerzo ofensivo en el que trabaja Luis Helguera como prioridad absoluta, pero, mientras termina de llegar, la competición no espera y viene en camino la segunda jornada y en la que, previsiblemente, el entrenador tendrá que seguir buscando soluciones en lo que ya tiene.

Y ahí surge la disyuntiva para el técnico, con las ideas definidas en el resto de demarcaciones y más abierto a variaciones en el frente ofensivo. A la espera de Vitolo, cuya reaparición está por venir, y de Pejiño, que purgará la próxima semana su último partido la sanción federativa que arrastra de la campaña pasada, asoma Ale García como alternativa.

Irregularidad

El canterano, que nunca ha sido titular en Liga desde que le hiciera debutar Pepe Mel hace un año, viene de una pretemporada que le ha vuelto a enganchar al primer equipo cuando parecía extraviado. Tras un curso 2021-22 que arrancó con los mayores, alcanzando, incluso, la internacionalidad sub-19, y en el que, tras ir perdiendo fuerza, acabó sin contar ni para el filial, García Pimienta le ha dado carrete y el sábado, aunque de manera testimonial, recurrió a él como solución de emergencia tratando de buscar el gol que nunca llegó.

Una declaración de intenciones, la de contar con Ale, que puede tener continuidad a corto plazo ante la ausencia de efectivos en la delantera. Desde luego que no era una de las alternativas que se manejaban semanas atrás, cuando se hacía previsible que podría iniciarse el campeonato con más piezas atacantes, pero el panorama actual es el que es y la posibilidad de que el grancanario se cuele en el once está sobre la mesa.

Alta consideración

Ale García sigue teniendo una alta consideración en el club pese a que su progresión no ha sido tan veloz como la de Moleiro, con el que compartió la campaña pasada tiempos en cuanto a promoción en el primer equipo.

El director de Formación y Captación de la UD, Tonono, así se refirió a él en una entrevista concedida a CANARIAS7 recientemente: «Ale ha terminado la temporada muy bien en la Copa de Campeones con el juvenil. Recuerdo que Moleiro, en su día, también dio ese paso de bajar al juvenil cuando no tenía hueco en el filial. O que Valles, ahora titular, llegó del Betis, no jugaba en Las Palmas Atlético y tuvo que trabajar muchísimo. Digo esto porque son altibajos son habituales y deben aceptarse. Ale tiene talento y capacidad. Es un jugador joven, nacido en 2003, y con un recorrido enorme. Tengo plena confianza en su crecimiento, en que pueda llegar y quedarse como han hecho otros. Tiene que tocar el piano todos los días, como le digo a los canteranos. Que no dejen de tocar el piano nunca. Que persistan».

Voces autorizadas de la UD le situaban, en el momento de ser ascendido al primer equipo, como un prospecto destinado a procurarle al club un beneficio considerable en forma de traspaso. Por maneras, edad (cumplió 19 años en marzo) y proyección. Ese pálpito se mantiene, aunque debe ser él quien lo alimente.

En ello está.