Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este sábado 18 de mayo
Vitolo se retiró llorando tras su última lesión. fotos: cober

Vitolo: «Siento un dolor inexplicable pero prometo seguir luchando»

fútbol ·

Su lesión ante el Albacete cierra un 2022 calamitoso, en el que ha sido invisible en el Getafe, primero, y ahora en su retorno a la UD

Ignacio S. Acedo

Las Palmas de Gran Canaria

Lunes, 12 de diciembre 2022, 14:05

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Si mal sabor de boca dejó en la UD lo ocurrido frente al Albacete, aludir a la nueva lesión de Vitolo conduce, inequívocamente, al drama, dada la cadena de incidencias y desgracias que acompañan al futbolista en los últimos tiempos. Vitolo va a cerrar, de esta manera, un 2022 calamitoso en su carrera, con nulo impacto primero en las filas del Getafe, con el que apenas acumuló 4 minutos en un encuentro en el año en curso, y siendo invisible, también, en la UD. Llegó en verano, cedido por el Atlético de Madrid, como uno de los grandes reclamos del nuevo proyecto y, cinco meses después, totaliza siete apariciones testimoniales, siempre partiendo desde el banquillo y sin dejar huella en el equipo. Un balance del todo decepcionante y que está condicionado por su estado físico.

Desde que se le practicó una artroscopia en la rodilla derecha a finales de junio, las complicaciones no han parado de sucederse. Prueba de ello es que su estreno a las órdenes de García Pimienta no se produjo hasta la jornada undécima, a mitad de octubre, con motivo de la visita a la Ponferradina. Tras perderse los diez primeros partidos del calendario, y cuando parecía que estaba en plenas condiciones para adquirir la regularidad necesaria, interviendo, de manera consecutiva, en los tres encuentros posteriores (Cartagena, Huesca y Burgos), volvió a desaparecer del mapa durante un mes, cuando reapareció en el campo del Sporting. Días antes del compromiso en Gijón, el técnico dijo que estaba «muy cerquita» de que llegara su momento. Y le dio carrete tanto en El Molinón como en el Tartiere. Pero, nada más lejos de la realidad, la actualidad del atacante se sigue escribiendo hoy en la enfermería.

Vitolo se someterá este martes a las pruebas médicas, tras las pertinentes 48 horas de rigor, para determinar el alcance de la dolencia que le obligó a retirarse el domingo, si bien ya no se le espera hasta enero, tras el parón invernal que se iniciará luego del partido de Copa del Rey frente a La Nucía del próximo día 20. Esto es, la hoja de servicios del atacante internacional no se reanudará, como mínimo y en el caso más optimista, en tres semanas, pues, de acceder a los dieciseisavos de final del torneo del ko, la UD regresaría a la competición el 4 de enero.

En el club están arropando al canterano, muy lastimado emocionalmente al comprobar que no termina de poner fin a la sucesión de inconvenientes musculares. Por su forma de jugar, muy basada en la explosividad, velocidad y desborde, Vitolo necesita estar en plenitud para explotar esu fútbol, más ahora que, ya con 33 años a cuestas, debe administrar mejor que nunca sus esfuerzos. Y comprobar que su cuerpo no le acompaña supone un motivo mayúsculo de frustración para él, ya en la curva descendente de su carrera y que apostó todo a la útima carta de regresar a casa para volver a ser el que fue. De momento, todo lo que ha podido ir mal ha salido peor para Vitolo, cuyas lágrimas sobre el césped, tras ser cambiado frente al Albacete, no dejan de ser una metáfora de su presente.

Volcados con él

García Pimienta acogió la llegada de Vitolo a la plantilla convencido de que, a poco que mezclara con el resto, iba a ser, a modo de Viera, un factor diferencial. Y pese a que su disponibilidad ha sido limitadísima, siempre ha tenido palabras de respeto y protección hacia él al percibir una «presión mediática» que le perjudica: «Lo vamos a esperar. Que él cuando esté bien, que espero que muy pronto, va a volver a ser el jugador que todos esperamos. Entre todos deberíamos de quitarle esa presión, nosotros desde dentro lo hacemos, pero al final cuando tienes un jugador como es Vitolo, con la repercusión que tiene, es normal que se genere toda esta situación, pero nosotros tenemos mucha tranquilidad, le damos mucha confianza y que él cuando esté bien, que esperemos que sea pronto, nos va a ayudar muchísimo», dijo semanas atrás.

El entrenador, comprensivo y paciente, entiende que el camino para recuperar el mejor Vitolo pasa por evitar sofocos y mantener la confianza en sus recursos, por mucho que corran los meses y los deseos queden en nada.

También el presidente, su gran valedor y que ya ha logrado traerlo en dos ocasiones (la anterior, también a préstamo, en 2017), le ha procurado la máxima comprensión posible por sus constantes infortunios. Ramírez, que siempre ha recordado que, como Viera, Vitolo renunció a más dinero con tal de ayudar al equipo de su tierra, está en la línea de Pimienta de arroparle por encima de las prisas de la competición, que no espera por nadie.

«Se recupera, se resiente, se recupera... Es un trabajo en el que hay que tener mucha paciencia. Es un chico al que no le vamos a meter ninguna presión, porque lleva mucho tiempo sin jugar. Es el primer interesado en que todo vaya bien, pero por favor, no meterle presión», admitía el dirigente.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios