Borrar
García Pimienta, durante el encuentro del domingo ante el Sevilla. Cober
No hay debate en la UD con Pimienta: «Por supuesto que acabará la temporada»

No hay debate en la UD con Pimienta: «Por supuesto que acabará la temporada»

Fútbol ·

Las cuatro derrotas consecutivas y las siete jornadas sin ganar no comprometen la estabilidad en el banquillo. Es más, se mantiene la prioridad de que materialice su renovación

Ignacio S. Acedo

Las Palmas de Gran Canaria

Lunes, 15 de abril 2024, 10:11

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La pésima racha de resultados que atraviesa la UD (cuatro derrotas consecutivas y siete jornadas sin ganar) en nada compromete el crédito del entrenador, cuya continuidad en el banquillo no corre peligro. «Por supuesto que García Pimienta va a acabar la temporada«, dicen desde el club para ejemplificar que no hay debate al respecto. Incluso van más allá y, poniéndose en el peor de los supuestos, esto es, que en adelante continuara la sequía de triunfos, mantienen que la postura respecto a García Pimienta será invariable.

De hecho, una de las prioridades del futuro proyecto es que siga al frente del equipo en la campaña 2024-25, deseo que todavía no está garantizado del todo pese a que hay un contrato firmado.

Pimienta sabe que cuenta con el respaldo pleno de la entidad, escudo que se ha ganado a pulso por los objetivos cumplidos desde que llegó en enero de 2022: primero playoff de ascenso, luego ascenso directo y, en la campaña en curso, una permanencia prematura (todavía no matemática pero desde hace meses virtual).

Y, en base a esa certeza, trata de buscar soluciones. Es el primero en saber que forma parte de un gremio que es esclavo de los resultados y que, en otras circunstancias, estos parámetros recientes le colocarían el borde del despido, pero en la UD su crédito a corto y medio plazo está blindado a los accidentes de la competición.

Con todo, hay confianza en que los próximos encuentros deparen una suerte muy diferente a la UD en lo que respecta a resultados. Porque, salvando partidos muy concretos (el 5-0 recibido ante el Atlético de Madrid o la derrota en casa con el Almería) tampoco se detecta en el rendimiento colectivo un bajón alarmante o algún indicio que lleve a pensar en un derrumbe sin solución.

La prueba está en los dos últimos compromisos, con rivales de Champions como Barcelona y Sevilla, y pese a una inferioridad numérica temprana en ambos casos, hubo opciones de pescar algún punto hasta el final, pues tanto en Montjuic como en el Gran Canaria, con desventajas por la mínima en el marcador, se generaron ocasiones de gol que podrían haber cambiado el signo final de estos duelos. Es el mejor indicativo de que, marcadores al margen, el compromiso, la intensidad y la pujanza siguen siendo rasgos distintivos de la plantilla.

Desde la UD también se quiere poner en valor en estos momentos el tesoro que constituyen unos 37 puntos que equivalen a salvaguarda de la plaza en la máxima categoría. El objetivo inmediato es un triunfo más que permita sumar esos 40 que ya zanjan cualquier riesgo, pero haber atravesado este socavón y permanecer en la duodécima plaza, zona tibia de la tabla, ilustra una estabilidad forjada anteriormente y que ahora resiste los embates de la crisis por la que terminan pasando todos los equipos. En el caso propio fue al inicio del curso y ahora, algo que se hubiera firmado en verano considerando que en el tramo predominante de la competición se ha rendido a conformidad y con un fruto todavía vigente.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios