Carlos Alcaraz celebra un punto. / Afp

Segunda ronda

Alcaraz vuela en Nueva York

Partido cómodo ante Coria para el murciano, que ya está en tercera ronda del US Open

ENRIC GARDINER MADRID

Punto de mejoría para un Carlos Alcaraz que, después de un irregular debut en el US Open, aceleró y derrotó a Federico Coria (6-2, 6-1 y 7-5) para meterse en tercera ronda del Grand Slam neoyorquino.

El murciano sumó su segunda victoria consecutiva ante un tenista argentino, pero muy alejado de los problemas y las dudas que le granjeó Sebastian Báez. Coria, hermano del mítico Guillermo Coria, finalista de Roland Garros en 2004, no dio apenas guerra, como si no se viera con opciones de competir el partido. Su garra duró apenas cuatro juegos, lo que tardó Alcaraz en romper su servicio e iniciar un parcial de diez juegos a uno.

El pupilo de Juan Carlos Ferrero volvió a dejar ciertas dudas al servicio, sobre todo al inicio con seis pelotas de 'break' que tuvo que desactivar y que confirman que el de El Palmar aún no está al 100%. Y es que Coria, un jugador sin bagaje en cemento, con apenas trece victorias en esta superficie en su carrera, amenazó casi todos los servicios de Alcaraz, aunque este, en las situaciones bajo presión, es cuando mejor se manejó. Enfrentó hasta catorce puntos de rotura -siendo este el cuarto partido de Grand Slam en el que más bolas de rotura le han generado-, demasiados, aunque solo cedió una vez el servicio en el ocaso del partido. Donde sí se impuso con claridad fue en los golpes ganadores, con más de 40. Una gran nota positiva después del infierno al que le sometió Báez en primera ronda y que solo finiquitó los problemas físicos del bonaerense.

De menos a más

Alcaraz pasó por encima de Coria y fue de menos a más, una subida de escalones necesaria para coger confianza, ritmo y mejor tenis de cara a la etapa caliente del torneo y que se iniciará a partir de la tercera ronda, cuando lleguen rivales de mayor nivel. Porque Coria, en el segundo y tercer set, fue una sombra que solo funcionó a chispazos y que no inmutó ni un ápice la raqueta del murciano.

En algo más de dos horas, Alcaraz selló su segunda presencia consecutiva en la tercera ronda del US Open y tendrá ahora una buena piedra de toque, el estadounidense Jenson Brooksby, que dio la sorpresa al quitar de en medio a Borna Coric. Brooksby, número 43 del mundo, eliminó al campeón del Masters 1.000 de Cincinnati por 6-4, 7-6 (10) y 6-1 y se enfrentará por primera vez a Alcaraz.

De 21 años, el americano ya llegó a los octavos de final aquí el año pasado e hizo tercera ronda en Wimbledon en julio. En su haber tiene tres finales ATP perdidas, dos de ellas este año en pista dura.