Garbiñe Muguruza celebra un punto. / Afp

Segunda ronda

Muguruza ilusiona y Badosa descarrila

Cara y cruz para las españolas en la segunda ronda del US Open

ENRIC GARDINER MADRID

Una de cal y una de arena para las favoritas españolas en el cuadro femenino del US Open. Garbiñe Muguruza, en uno de los mejores partidos que se le recuerdan, se impuso a Linda Fruhvirtova (6-0 y 6-4), pero Paula Badosa se dejó remontar por la croata Petra Martic (6-7 (5), 6-1 y 6-2) y la segunda ronda sigue siendo su tope en Nueva York.

La catalana, después de un gran primer set que cerró en el 'tie break' tras salvar por el camino cuatro bolas de rotura, se desinfló completamente en los dos siguientes parciales. La arrolladora Martic, número 54 del ranking, le pasó por encima con un 6-1 en el segundo set, pero, aunque se especulaba con que Badosa estuviera guardando fuerzas para el definitivo, esto nunca ocurrió. La número cuatro queda eliminada del Grand Slam en el que nunca ha ganado dos partidos seguidos y puede sufrir dos varapalos próximamente. El primero, la caída en el ranking que le supondrá perder los 1.000 puntos de cuando ganó Indian Wells el año pasado y la segunda quedarse fuera del torneo de maestras que se celebra en Los Ángeles y en el que el año pasado alcanzó las semifinales. Perder los puntos de Indian Wells le puede hacer caer fuera de las diez mejores del mundo, un toque de atención ante la floja segunda parte del año de Badosa.

Con la catalana ya eliminada, Muguruza saltó a la pista a enfrentarse a la precoz Linda Fruhvirtova, de 17 años y número 167 de la clasificación WTA. La checa venía con un ritmo brutal, tras pasar la previa y ganar en dos sets su debut en el US Open, pero se topó con una Muguruza de otro tiempo. La española hizo un primer set sideral, en el que tan solo concedió cinco puntos, en el que no le generaron ninguna pelota de rotura y en el que exhibió once golpes ganadores por tan solo tres no forzados.

Un recordatorio de que toda la calidad que Muguruza atesora sigue en su raqueta y no se ha ido a ningún lado. Luego, con el 6-0 en el bolsillo, llegaron sus clásicas dudas y Fruhvirtova avistó una remontada al colocarse 1-4 y tres pelotas para 5-1 en la segunda manga. Se temió por otro de los colapsos típicos de Muguruza esta temporada, pero la caraqueña respondió con puño de hierro. Desde el 4-1 se llevó cinco juegos consecutivos, incluyendo el último, en el que salvó cuatro pelotas de rotura que hubieran igualado a cinco la contienda. Con mucha agresividad y destellos en la red, uno de los mayores lunares de su carrera, la pupila de Conchita Martínez resurgió para ganar dos partidos seguidos por primera vez desde el torneo de Doha, allá por el lejano mes de febrero.

La española, que defiende los octavos de final del año pasado, aún no ha perdido un solo set en esta edición, pero su siguiente rival conllevará mucho peligro. Será otra checa, Petra Kvitova, que pasó a tercera ronda sin jugar, por la retirada de Anhelina Kalinina. Será el séptimo choque entre Kvitova y Muguruza, con el cara a cara a favor de la checa, que ha ganado los últimos cinco enfrentamientos.