Federer, con su elegante y característico golpeo. / Efe

Leyenda del deporte

Se retira el príncipe del tenis

Con 41 años y golpeado por las lesiones, Federer anuncia que no jugará más torneos profesionales ni Grand Slams después de la Laver Cup de Londres de la próxima semana

ENRIC GARDINER MADRID

Se acabó. El día que el mundo del tenis más temía llegó. Roger Federer, uno de los mejores tenistas de la historia, para muchos el mejor, anunció este jueves su retirada. No jugará más torneos profesionales ni Grand Slams. Su último baile será la próxima semana en la Laver Cup, el torneo que inventó en 2017 y que se disputará en Londres, bajo el manto de sus compañeros de carrera y de rivalidad, Novak Djokovic y Rafa Nadal. El suizo, que no compite desde julio de 2021 cuando perdió en cuartos de final de Wimbledon, cuelga la raqueta de forma definitiva en el circuito profesional.

«De todos los regalos que me ha dado el tenis a lo largo de los años, el más grande, sin ninguna duda, es la gente que he conocido en el camino: amigos, rivales y, sobre todo, los aficionados. Como muchos sabéis, durante los últimos tres años he tenido muchos problemas en forma de lesiones y operaciones. He trabajado para volver al 100%, pero también sé que mi cuerpo tiene límites. Tengo 41 años, he jugado más de 1.500 partidos durante 24 años. El tenis me ha tratado de una forma más generosa de la que nunca soñé y ahora debo entender cuándo es el momento de terminar mi carrera», explicó Federer. «La Laver Cup de la próxima semana (entre el 23 y el 25 de septiembre) en Londres será mi último torneo ATP. Jugaré otros torneos en el futuro (exhibiciones), pero no Grand Slam ni en el circuito», desveló.

Con Federer se va uno de los más grandes de la historia. Sus 20 títulos de Grand Slam, sus 310 semanas como número uno, sus 103 títulos ATP, sus más de 1.250 victorias y su estilo, el más especial de cuantos han pisado una pista, le han elevado al olimpo en el que están solo unos pocos. Unos prefieren a Djokovic, otros a Nadal, pero el legado que ha dejado Federer provoca la sensación de que, con su marcha, nada volverá a ser igual en el deporte de la raqueta. Su revés a una mano, su volea, su derecha y su forma de jugar al tenis sin mostrar esfuerzo serán una leyenda con la que tendrán que convivir todos aquellos que descubran este deporte ya sin Federer en él.

«Es una decisión agridulce, porque voy a echar mucho de menos lo que el tenis me ha dado, pero al mismo tiempo hay mucho que celebrar. Me considero una de las personas más afortunadas del mundo. Nací con un talento especial para jugar al tenis y lo hice a un nivel que nunca imaginé y durante mucho más tiempo del que pensaba», destacó el helvético. «Los últimos 24 años han sido una aventura increíble. Ha sido muy profundo y mágico. He tenido la inmensa fortuna de jugar enfrente de vosotros en más de 40 países. He reído, he llorado, he sentido alegría y dolor, pero, sobre todo, me he sentido vivo», subrayó.

Un recogepelotas frente a «gigantes»

«Cuando mi amor por el tenis comenzó, yo era un recogepelotas en Basilea. Miraba a mis jugadores favoritos con asombro, como si fueran gigantes, y empecé a soñar. Mis sueños me llevaron a trabajar más duro y a creer en mí mismo. Me gustaría agradeceros a todos, desde el fondo de mi corazón, a todos los que han ayudado a que los sueños de un chico de Basilea se hicieran realidad», continuó el mítico jugador suizo. «Al tenis, te quiero y nunca te dejaré», finalizó Federer.

«El helvético se despedirá en el torneo que se celebrará en el O2 Arena de la capital británica. Será una cita histórica, porque por primera vez el 'Big Three' competirá en el mismo equipo y porque será el adiós oficial de Federer, que tendrá el apoyo de Djokovic y Nadal, los dos únicos capaces en 150 años de tenis de poner en duda si es el mejor o no de la historia.

Federer, que el pasado 8 de agosto cumplió 41, ha sufrido varias operaciones en la rodilla en los últimos años, que le han obligado a aparecer de forma intermitente en el circuito. Sus últimos torneos con regularidad fueron a principios de 2020. Entre artroscopias en la rodilla y la pandemia, el suizo no volvió hasta la gira de arcilla de 2021, tras un par de torneos menores y de disputar Roland Garros y Wimbledon, Federer decidió parar. No se le ha vuelto a ver competir, aunque en su calendario de este 2022 colocó la Laver Cup y el torneo de Basilea en octubre. Solo jugará la Laver y la leyenda dirá adiós.