Jon Rahm celebra un golpe. / Afp

Golf

Jon Rahm, un superhéroe «apasionado»

Los medios de Estados Unidos destacan la pericia y el «ardiente» talante del español, impactados por su hazaña de ganar el US Open nada más superar el coronavirus

MIGUEL PÉREZ / MERCEDES GALLEGO

Como cuando los grandes almacenes agotaban en cuestión de horas los vestidos que sacaba Michelle Obama, el polo rojo de John Rahm era ayer uno de los más buscados en el mundo del golf americano. De hecho, la página golf.com sugería hacerse con el modelito completo, que incluía pantalones grises y zapatillas sin pinchos inspirados en patinaje.

Ha nacido una estrella. En el país de los superhéroes, los medios estadounidenses ensalzan a Jon Rahm como si fuera uno de ellos. Su victoria en el US Open le concede automáticamente la apertura en las seccciones de Deportes de periódicos e informativos digitales y televisados, pero lograrla inmediatamente después de superar el coronavirus le confiere el poder de ser el protagonista de una hazaña insólita. Él lo ha vendido como un triunfo del pensamiento positivo por no guardarle rancor a nadie, ingrediente de primera para una buena historia de superación personal de las que tanto gustan en el país que inventó Hollywood. «¿Está casado?», era una de las preguntas más formuladas en Google.

Los medios se detuvieron en su espíritu de lucha, su talante próximo a la «autocombustión» a lo Tiger Woods, y en una depurada técnica que le sitúa en la «excelencia» de este deporte. También resaltaban que es el primer triunfo para España en esta competición y recuerdan a otras grandes figuras españolas del golf, como Severiano Ballesteros y José María Olazábal.

'Jon Rahm, con el drama a su lado en las últimas semanas, gana el US Open', era el titular con el que 'The New York Times' abría una extensa crónica en la que subraya que el vasco logra su «primer grande» a los 26 años, justo a los pocos días de dar positivo por la covid-19. También el 'Washington Post' remarca su capacidad de «supervivencia» a la adversidad y le coloca entre los principales del golf destacando los dos birdies en los dos hoyos finales en Torrey Pines para superar a Louis Oosthuizen.

Con todo, la mega agencia estadounidense Associated Press recordaba su mal humor cuando le tocó reunirse con la prensa después de la tercera ronda del PGA Tour, tras haberse quedado «corto y enfadado». Otros más benevolentes preferían hablar de su carácter «apasionado», que según AP «le daña tanto como le ayuda». Afortunadamente, «solo tenía que salir ahí y jugar de la forma en la que sabe: con pasión, con determinación y con birdies». Gracias a él España graba por primera vez su nombre en esta competición.

El canal deportivo de Walt Disney, ESPN, le dedicó un amplio espacio al deportista del que dice que ha demostrado la pericia y el carácter necesarios para ganar un campeonato tan exigente como el US Open y le augura futuras victorias en los torneos más importantes del golf. El repaso humano de sus últimas dos semanas iba desde el golpe que le supuso el pasado día 5 enterarse de que había contraído el coronavirus hasta su celebración de ayer en Torrey Pines.

En los grandes medios estadounidenses abundan los adjetivos y testimonios que hacen hincapié en su juventud y le califican de «ardiente español», un hombre con la furia de un toro y un gigante bondadoso de gran corazón. 'Los Ángeles Times' y la CNN se recrearon en su origen vasco, su infancia en Barrika y su afinidad con el lugar donde ha conseguido el US Open, destacando sus declaraciones sobre Torrey Pines, en San Diego (California): «Me recuerda mucho a volver a casa. No es exactamente lo mismo, pero la costa, el clima, la temperatura, es básicamente un buen día de verano donde crecí», había declarado, pese a haberle tocado vivir una histórica ola de calor.