Golf

Rahm, en el club de Seve, Olazabal y Sergio

El vizcaíno se convierte en el cuarto español que gana un 'grande', el primero que suma el US Open

JUANMA MALLO

Jon Rahm (Barrika, 26 años) ha accedido a un club selecto, en el que solo habían entrado otro tres españoles: Severiano Ballesteros, José María Olazabal y Sergio García. Con su victoria en el US Open de esta madrugada, este vizcaíno que ha colocado en el planeta a una localidad de poco más de 1.500 habitantes se ha unido a estos tres gigantes y ya se ha embolsado su primer Grande. Eso sí, el vasco es el primero que consigue el triunfo en este certamen que nació en 1895. Pionero, como lo fue su idolatrado jugador cántabro en 1979, cuando estrenó los 'Major', con el British Open, para un país en el que esta actividad era un asunto exótico, al alcance de muy pocos.

42 años más tarde, Rahm empieza a recorrer el camino de la persona que, de forma indirecta, le 'descubrió' este deporte. Lo suele recordar este vizcaíno inconformista, que quiere más en cada momento. «Siempre es difícil ponerlo en palabras. Seve es una gran influencia. Gracias a esa Copa Ryder en 1997 y su capitanía y la forma en que inspiró a muchos, no solo en España sino en Europa, él es la razón por la que estoy jugando, y aunque muy lejos de lograr todo que alcanzó, estos son momentos muy emotivos para mi». Hace 24 años, sus padres conocieron esta práctica gracias a aquella lucha Europa-Estados Unidos disputado en Valderrama, con Ballesteros de capitán del Viejo Continente. Así comenzó una bella historia que acaba de escribir otra maravillosa página, una de tantas. Y las que restan.

Como aquel triunfo en la Ryder de 2018 o la victoria firmada en San Diego en enero de 2017, la primera como profesional. La que estrenó el palmarés. En el que por fin luce un Grande. Se ha quitado un peso de encima Rahm, ha posado de una vez esa mochila y esa presión que tantas veces se le ha colocado por ser la referencia, una persona tocada por los 'dioses' del green. Le faltaba esa guinda. Y ya la tiene. A los 26 años, ha dominado el US Open con un domingo espectacular. Su sonrisa lo dice todo. Reluciente, limpia.

Su palmarés

  • 1 Grande US Open (2021)

  • 5 torneos del PGA Abierto de San Diego (2017), CareerBuilder Challenge (2018), Zurich Classic de Nueva Orleans (2019, con Ryan Palmer), Memorial Tournament (2020) y Campeonato BMW (2020).

  • 6 torneos del European Tour Irish Open (2017 y 2019), DP World Tour Championship (2017 y 2019), Open de España (2018 y 2019)

Hace 42 años, lo consiguió Ballesteros, al que sigue unido gracias a su familia, con la organización del 'Seve&Jon Golf for Kids', una forma de acercar los palos a los más pequeños. El de Pedreña ganó el British. Fue en 1979 y repitió en 1984 y 1988. En este periodo, también se vistió con la chaqueta verde, 1980 y 1983. Después, surgió José María Olazabal, con sendos triunfos en 1994 y 1999 en Augusta. Eran tiempos en los que este deporte comenzaba a descubrirse. Seve ya había abierto la senda. Y hace cuatro años, en 2017, 'El Niño' García les siguió con la chaqueta verde. A los 37, después de muchos intentos, de múltiples frustraciones, el jugador de Borriol ganaba uno de los grandes monumentos.

Rahm ha corrido más. Tiene 26. Y ya disfruta del sabor del US Open. Solo quince días después de derrumbarse con su positivo por coronavirus en el Memorial, cuando tenía el triunfo en el bolsillo, de nuevo la alegría, la felicidad, la euforia. Su recaudación continúa. Ésa que le ha dado cinco títulos en el PGA, seis en el European Tour, además de la Ryder y la antigua orden de mérito, ahora denominada Race to Dubai del European Tour. Pero le falta algo. Un 'grande'. Y este gigante ya lo tiene. Otro paso más para acercarse a su espejo, a ese cántabro al que ya emuló con el número 1 del mundo hace algo menos de un año: hacía tres décadas que el nombre de un español no estaba en la cúspide de la clasificación planetaria. Otra conexión. En un mes, Rahm aspira, sin embargo, a algo que nadie ha logrado antes: el oro olímpico. ¿Lo conseguirá?