Sadiku, tirado en el césped tras anotar en Pucela, celebrando con sus compañeros. / EFE

Y 32 jornadas después, Sadiku resolvió su particular sudoku

El delantero albanés, desterrado durante gran parte de la temporada, al fin se estrenó en Liga con los colores amarillos

Kevin Fontecha
KEVIN FONTECHA Las Palmas de Gran Canaria

Nunca ha tenido una vida fácil Armando Sadiku. A Gran Canaria llegó el pasado verano con papeletas de ser un jugador importante. O, al menos, ser uno de los elegidos para el gol. Y contra todo pronóstico, este curso apenas la ha olido. Aun así suele exhibir siempre sonrisas en Barranco Seco.

Lejos de esa faceta de tipo duro que refleja su fachada, el albanés es pura alegría. Y la pasada jornada, en Pucela, al fin recogió su premio. Merecido por el saber estar pese a la eterna espera de las oportunidades. Fue después de 32 jornadas, pero ya resolvió su particular sudoku.

En Copa del Rey ya se había estrenado Armando Sadiku, con dos goles en los dos encuentros que pudo disputar. En Liga, siempre con menos minutos que el resto, pues atesora solamente 409 en los 16 partidos ha jugado hasta el momento, se desvirgó en casa del Real Valladolid, a quien ya probó, también en Pucela, en el torneo del KO.

La baja de Rafa Mujica por sanción, que fue expulsado contra el Girona hace dos jornadas por doble amarilla, le abrió la puerta al ex del Málaga. La de Valladolid fue la cuarta titularidad de la temporada para Armando, que solo salió de inicio en el debut liguero contra el Valladolid, luego le tocó esperar hasta la jornada 11 frente al Lugo y ya luego, hasta la 25, con la destitución de Mel y la llegada de Pimienta, ante la Real Sociedad B, no había repetido en el once. El delantero respondió en Pucela con el único gol del encuentro, que a la postre sellaría una victoria de enjundia y tres puntos que espantaron fantasmas.

Fue una oportunidad forzosa ante la sanción de Mujica, pero el albanés ajustició y se reivindicó. Fichaje hilado por Luis Helguera, quien ya le conocía en su etapa en el Levante, y con un pasado de mucho nivel en el Málaga, con quien anotó 13 goles en una campaña donde los de la Costa del Sol pasaban apuros por salvar la categoría, en invierno no se buscó otro ariete. «Sadiku y Mujica tienen mucho nivel. Que luchen, porque el que se lo gane, va a jugar. Tenemos la posición del nueve cubierta. También puede actuar Jesé ahí», dijo Pimienta a su llegada.

Ahora, con el Leganés entre ceja y ceja, habrá que ver qué hace el técnico de la UDLas Palmas, que salvo sorpresa mayúscula tendrá a sus dos delanteros listos para la batalla. Mujica tendrá ganas, luego de cometer un error que hasta le hizo llorar en el Gran Canaria. Y Sadiku, después de ver portería y exponer su grito de guerra, esperará mantenerse en una alineación en la que nunca ha repetido.