Zidane aplaude a sus futbolistas durante el partido ante el Athletic. / EP

Análisis

El Real Madrid resiste con muchos frentes abiertos

El ruido sobre la previsible salida de Zidane no debe dejar en segundo plano el conmovedor ejercicio de resiliencia de una plantilla que está dando la cara hasta el final en condiciones adversas

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

Jugándose todavía el tipo en la Liga, el Real Madrid saltó a San Mamés mientras se sucedían las encuestas sobre cuál es el mejor candidato para suceder a Zinedine Zidane. El runrún mediático sobre la marcha del marsellés comenzó hace meses, avivado por las evasivas cada vez que se le interpela acerca de su futuro, pero se recrudeció con la información adelantada por Onda Cero respecto a una presunta confirmación por parte del técnico a la plantilla de que considera agotado su ciclo poco antes del encuentro ante el Sevilla correspondiente a la trigésimo sexta jornada, noticia que fue desmentida por el preparador después de que su equipo se impusiera al Athletic en La Catedral con un solitario gol de Nacho.

No son, desde luego, las condiciones idóneas para librar una riña por el título, pero pese a todo los blancos siguen vivos y afrontarán la última jornada con opciones todavía de revalidar el cetro que conquistaron diez meses atrás, aunque la partida sigue en manos del Atlético, que salvó el liderato que durante 20 minutos detentó el conjunto de Chamartín remontando 'in extremis' a Osasuna y será campeón si no tropieza ante un Valladolid que se juega la permanencia en Zorrilla, con independencia de lo que haga su rival de la capital en el Alfredo Di Stéfano frente a un Villarreal que dividirá su atención entre la pugna con Real Sociedad y Betis por evitar la Conference League y el sueño de levantar la primera Liga Europa de su historia.

Los futbolistas del Real Madrid abandonaron Bilbao con sentimientos encontrados. En un lado de la balanza quedó el regusto amargo de ver cómo se escapaba una fantástica oportunidad de cerrar el campeonato dependiendo de sí mismos para entonar el alirón. En el otro pesaba el orgullo de haberse sobrepuesto, una vez más, a un cúmulo de situaciones adversas para mantenerse en pie y cumplir la promesa de Zidane de plantar batalla hasta el último suspiro.

Ni las bajas, ni la desafortunada actuación de Mateu Lahoz ni el previsible vacío que se avecina con la salida de un técnico que ya abrió en 2018 una herida imposible de cauterizar hasta su regreso fueron suficientes para doblegar la resistencia de un bloque que está llevando a cabo un conmovedor ejercicio de resiliencia que le hace digno de elogio por más que el cansancio, la mala planificación de la plantilla, los percances físicos y otra serie de déficits impida un fútbol de altos vuelos. Acumula 17 jornadas invicto y como mínimo está forzando al Atlético a sudar hasta la última gota para culminar una conquista que tenía muy encarrilada al término de la primera vuelta.

Disyuntiva

Porque lo cierto es que en Valdebebas hay muchos frentes abiertos que podrían haber distraído al equipo del día a día. El principal, por supuesto, la situación de Zidane, que no olvida que se le pusiese en el disparadero cuando los resultados no acompañaban y se dudase de su capacidad para comandar el relevo generacional que ansía la directiva. A ello se suma el desgaste de dos años y medio en los que ha tenido que operar como apagafuegos de un club embarcado en cruzadas arbitrales e institucionales que siempre dejan secuelas y tensionado por el indeterminado futuro de pesos pesados como Sergio Ramos, otra leyenda que podría salir de mala manera, como en su día ocurriera con mitos como Iker Casillas o Cristiano Ronaldo.

El capitán, que sigue sin mover ficha a menos de mes y medio de que expire su contrato como tampoco ha hecho el club, se ha perdido gran parte de la temporada sin que el equipo se haya resentido de una ausencia que en tiempos no tan lejanos resultaba catastrófica. Militao y Nacho han dado un paso al frente y el alcalaíno llama incluso a la puerta de Luis Enrique para acudir a la Eurocopa. Atendiendo a su fenomenal desempeño, es difícil sostener que Laporte o Eric García aporten mayores méritos para figurar en la lista del asturiano.

Haciendo de la necesidad virtud, Zidane ha dado carrete también a un puñado de canteranos como Miguel Gutiérrez o Antonio Blanco que piden hueco en la primera plantilla para la próxima campaña. La última palabra, seguramente, la tendrán Massimiliano Allegri o Raúl González Blanco, las dos principales alternativas que maneja Florentino Pérez para relevar a Zidane si este confirma su marcha.

A favor del italiano pesa su exitosa experiencia en banquillos de élite, pero el madrileño conoce la casa como nadie y si alguien duda de que esté preparado para dar el salto es que no recuerda la ambición y determinación con que aprovechó la oportunidad que le dio en su día Jorge Valdano para convertirse en referente indiscutible de un equipo que conquistó tres Champions. Es el preferido de la afición, pero el que decide es Florentino Pérez, que también tendrá que calibrar el riesgo de quemarle demasiado pronto. Con Zidane fue valiente y el marsellés le ha recompensado con creces. Los tiempos demandan decisiones audaces.

Toni Kroos, calentando antes de un partido. / Susana Vera (Reuters)

Kroos, positivo por coronavirus

Toni Kroos ha dado positivo por coronavirus, ha confirmado el Real Madrid a través de un comunicado. El centrocampista alemán permanecía aislado desde el pasado viernes, al haber estado en contacto directo con un contagiado. Aunque los primeros test a los que se sometió el germano resultaron negativos, se confinó en su domicilio siguiendo el protocolo de LaLiga y no viajó a San Mamés para el duelo que midió a los blancos con el Athletic en la trigésimo sexta jornada de Liga.

Zidane no podrá contar por tanto con sus servicios para el decisivo choque ante el Villarreal del sábado, en el que los blancos necesitan la victoria para ser campeones, siempre y cuando el Atlético tropiece contra el Valladolid en Zorrilla.

El de Kroos es el noveno positivo por coronavirus registrado esta temporada entre los futbolistas del Real Madrid, tras los de Militao, Hazard, Casemiro, Jovic, Mariano, Nacho, Varane y Sergio Ramos. También dieron positivo Zidane y el presidente del club de Chamartín, Florentino Pérez.