Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este martes 23 de julio
Jornada 37

El Real Madrid guerrea hasta el final

Un gol de Nacho permite al equipo de Zidane ganar al Athletic en San Mamés y extiende a la última jornada el suspense sobre el color del alirón

Óscar Bellot

Madrid

Sábado, 15 de mayo 2021

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Es moneda de uso corriente en el periodismo deportivo el concepto de partido sin red o carente de margen de error. Se emplea con tanta frecuencia que en ocasiones peca de impreciso quien lo utiliza. No sucede así a la hora de analizar el encuentro que medirá este domingo a Athletic y Real Madrid. A los blancos solo les vale la victoria para seguir optando al título con independencia de lo que haga el Atlético ante Osasuna en el Metropolitano. Porque si el equipo de Zinedine Zidane pincha ante los leones y el cuadro de Diego Pablo Simeone derrota a la escuadra navarra, habrá alirón en el feudo colchonero. Claro que las cábalas exponen también un escenario mucho más favorable para el vigente campeón, que pasaría a depender de sí mismo en la última jornada de combinarse un asalto a La Catedral con una campanada rojilla en el fortín del distrito madrileño de San Blas-Canillejas.

Todo puede suceder en un torneo cuyo desenlace lleno de suspense no es sino el producto de una temporada pródiga en sorpresas e inesperados giros de guion que han entregado un final tan vibrante y emocionante como el de aquellas ligas que el Real Madrid dejó escapar en Tenerife o esa otra que un penalti malogrado por el deportivista Djukic sirvió también en bandeja a un Barça al que ahora ya solo le valdría una carambola para capitalizar las remotas opciones que le restan, después de tropezar frente a Granada y Levante.

«Tenemos que mirar lo que podemos controlar y es nuestro partido de mañana. El resto no lo podemos controlar. Queremos ganar los tres puntos. Vamos a competir ante un rival muy bueno que lo está haciendo muy bien como equipo y vamos a darlo todo», proclamó sin entrar en cuentas Zidane, que se mostró «muy orgulloso» de una plantilla que se ha rebelado ante un sinfín de adversidades y no está dispuesta a rendirse mientras haya margen para soñar. Porque pese al indudable mérito que tiene haber llegado con opciones a estas alturas de curso siendo de lejos el conjunto más golpeado por las lesiones, las temporadas en el Real Madrid solo se miden por un baremo, el de los trofeos, y nadie se iría satisfecho cerrando el año en blanco.

Para mantener viva la esperanza de festejar el próximo fin de semana en el Alfredo Di Stéfano, el Real Madrid tendrá que domar San Mamés, algo que solo ha sido capaz de hacer en tres de sus siete últimas visitas ligueras, convertidas todas ellas en duelos a cara de perro que se saldaron con marcadores ajustadísimos. Por si eso fuera poco, la hemeroteca registra que hasta en cinco ocasiones sajó el Athletic en su estadio las opciones blancas de conquistar un título de Liga, la última de ellas en el curso 1983-84, que concluyó con el bloque que dirigía Javier Clemente levantando el ansiado trofeo.

En cuadro

A esos precedentes, pero sobre todo al carrusel de bajas con que cuenta, tendrá que sobreponerse el Real Madrid para evitar un demarraje definitivo del Atlético. Pese a que Marcelo sí entró esta vez en la lista, tras perderse el pleito con el Granada por unas sospechosas molestias, Zidane solo dispone de cuatro zagueros de la primera plantilla en una convocatoria de 19 futbolistas de la que forman parte los castillistas Miguel Gutiérrez y Antonio Blanco. El primero será de nuevo titular en el lateral izquierdo, tras brillar ante el Granada y abrir la goleada con una imaginativa asistencia para Modric.

El croata está apercibido de sanción al igual que Casemiro, por lo que habrán de andar con tiento para no perderse el choque frente al Villarreal que cerrará el campeonato. Más le vale al Real Madrid porque el otro tenor del centro del campo, Kroos, permanece aislado al haber mantenido contacto con un positivo por coronavirus. Benzema volverá a ser el faro ofensivo, con Vinicius y Rodrygo como extremos. Zidane repetirá así el once que ganó al Granada, con la salvedad de la entrada de Odriozola en el lateral derecho por Marvin, que cayó lesionado ante el cuadro nazarí.

Enfrente Marcelino tiene las bajas por lesión de Muniain, Yuri, Zarraga, Capa y Nolaskoain, así como la de Lekue, por coronavirus. Recupera en cambio a Yeray, restablecido ya el central de Barakaldo de sus molestias en los isquiotibiales. «No nos creemos jueces de nada ni de nadie, solo intentamos ganar», dijo el técnico asturiano, que anticipó un Athletic «competitivo» por más que su poderoso rival se juegue la vida. De de ello puede dar el Atlético, que sucumbió en San Mamés cuatro jornadas atrás. De no ser por aquel zarpazo de los leones, el panorama sería otro.

El fútbol es maravilloso porque resulta imprevisible. Cuando el escenario apuntaba a un festejo propio del mundo previo a la pandemia en los aledaños del Metropolitano, la Liga sirvió otro de esos quiebros que han convertido a este campeonato en una montaña rusa no apta para cardíacos.

Porque pese a que el Atlético sufrió durante un tramo otro de esos ataques de vértigo, la tropa del Cholo Simeone se sobrepuso al final con entereza para

Invitaba el panorama a una energética puesta en escena del Real Madrid en busca de un gol tempranero que incidiese en esa

Athletic

Unai Simón, De Marcos, Yeray, Iñigo Martínez, Balenziaga, Berenguer, Dani García (Vesga, min. 65), Vencedor (Ibai Gómez, min. 72), Morcillo (Raúl García, min. 65), Williams (Villalibre, min. 65) y Sancet (Unai López, min. 72).

0

-

1

Real Madrid

Courtois, Odriozola, Militao, Nacho, Miguel Gutiérrez, Casemiro, Valverde, Modric, Rodrygo (Hazard, min. 77), Vinicius (Asensio, min. 59) y Benzema.

  • Gol: 0-1: min. 68, Nacho.

  • Árbitro: Mateu Lahoz (Comité Valenciano). Amonestó a Berenguer, Raúl García, Iñigo Martínez, Nacho y Valverde. Expulsó a Raúl García por roja directa.

  • Incidencias: Partido de la 37ª jornada de Liga, disputado en San Mamés a puerta cerrada.

Pesaba más en el bando visitante el miedo a un paso en falso que la obligación de asediar el área rojiblanca. Cómodos ante la agitación de Vinicius, los leones solo padecían con el juego entre líneas de Benzema y el empuje de Modric.

El mayor peligro lo llevó un centro de Odriozola que se estrelló en el codo de Morcillo. Mateu Lahoz interpretó que no era punible pese a que

Una falta botada por Berenguer que salió lamiendo el palo representó la mayor amenaza al descanso de un Athletic al que le convenía la poco ambiciosa propuesta de su oponente, atenazado por la responsabilidad, agarrotado de piernas en un envite en el que le iba la vida y

Mantuvo intacto el tablero Zidane tras el descanso y fue el Athletic el que lanzó el primer zarpazo con un potente disparo de Morcillo que forzó a Courtois a despejar de puños. Sin profundidad ni desequilibrio,

Metió Zidane a Asensio por Vinicius, desacertado pero más animoso que un gris Rodrygo. Con el balear ya sobre el césped, la tuvo Casemiro a la salida de un córner, pero

Respondió Marcelino aportando físico, olfato y experiencia con la entrada de Villalibre, Vesga y Raúl García, quintaesencia del 'cholismo' expatriado a San Mamés el día que sus excompañeros podían ser campeones pero que terminó expulsado. Mas, con el Atlético atascado ante Osasuna, el Real Madrid se sacó un gol de la nada.

Giraba la Liga, con el Real Madrid como líder momentáneo. Porque además Budimir ponía por delante a Osasuna, si bien Lodi neutralizó enseguida la renta rojilla y casi sobre la bocina Luis Suárez cambió de nuevo el horizonte con un gol que dio la razón a Simeone con esa

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios