Jornada 36

El Real Madrid mantiene la pelea al rojo vivo

El conjunto de Zidane golea al Granada con su versión más juvenil y vertical para conservar sus opciones de retener el cetro liguero

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

Apasionante fin de semana el que se le presenta a todos los futboleros. El Real Madrid salvó esa suerte de 'match ball' que le planteó la victoria del Atlético frente a la Real Sociedad goleando al Granada para mantener al rojo vivo la pelea por el título de Liga. Con fuerzas adicionales gracias a la inclusión de un rosario de jóvenes que sostuvieron un planteamiento de ida y vuelta constante, el conjunto de Zinedine Zidane extendió a 16 su racha de jornadas invicto en el torneo de la regularidad y sumó tres puntos capitales en su afán de revalidar el título que conquistó el pasado año.

Aunque el tanto de Jorge Molina, inagotable delantero que ha sido capaz de anotar frente a Barça y Real Madrid rebasados los 39 años, reanimó un duelo bien encarrilado por el vigente campeón en la primera parte con las dianas de Modric y Rodrygo, los blancos reaccionaron de inmediato y abortaron la revuelta nazarí en un pestañeo con los goles de Odriozola y Benzema. Con dos puntos más que el Barça, se quedan a otros dos del Atlético en una riña emocionante hasta el final.

A Diego Martínez y Zinedine Zidane no les quedó otra que hilar finísimo en la confección de sus onces, una constante para el vigués y el marsellés este curso en el que Granada y Real Madrid se han visto más golpeados que nadie por las lesiones y el coronavirus. Los nazaríes, con una decena de ausencias, acudieron pese a ello con un bloque mucho más reconocible que los visitantes, que envidaron de inicio con siete futbolistas que tienen experiencia en el Castilla. Dos de ellos, Marvin y Miguel Gutiérrez, levantaron la Youth League en agosto del año pasado y han cobrado foco con los mayores por la catarata de contratiempos que han concedido un protagonismo de La Fábrica como surtidor del primer equipo que no se recordaba desde hace muchísimos años. Lejos de pesarles la responsabilidad, los 'mirlos' respondieron con creces al reto de ser determinantes en un duelo sin red.

1 Granada

Rui Silva, Foulquier, Duarte, Germán (Nehuén, min. 81), Quini, Eteki (Quina, min. 67), Gonalons, Puertas (Adrián Marín, min 67), Vico (Soro, min. 54), Machís (Luis Suárez, min. 54) y Jorge Molina

4 Real Madrd

Courtois, Marvin (Odriozola, min. 46), Militao, Nacho, Miguel Gutiérrez, Casemiro, Modric, Valverde (Isco, min. 62), Rodrygo (Asensio, min. 62), Vinicius (Hazard, min. 62) y Benzema (Mariano, min. 77)

  • Goles: 0-1: min. 17, Modric. 0-2: min. 46, Rodrygo. 1-2: min. 71, Jorge Molina. 1-3: min. 75, Odriozola. 1-4: min. 77, Benzema.

  • Árbitro: Gil Manzano (Comité Extremeño). Amonestó a Militao, Jorge Molina, Modric, Eteki, Nacho y Quina.

  • Incidencias: Partido de la 36ª jornada de Liga, disputado en el Nuevo Los Cármenes a puerta cerrada

Porque el juvenil ramillete de Zidane insufló vigor al Real Madrid desde el comienzo. Animoso en sus acometidas, el conjunto de Chamartín elevó el ritmo respecto a sus envites más recientes y ofreció mayor verticalidad de la que acostumbra frente a un Granada que cedió el control a su oponente y solo tuvo capacidad de respuesta en la segunda mitad.

Ya había avisado el Real Madrid de su intención de no especular con un estupendo centro de Rodrygo bien cabeceado por Benzema que se encontró con una gran respuesta de Rui Silva, rápido de reflejos en su vuelta al césped para salvar sobre la línea, cuando Miguel Gutiérrez, tan profundo por la izquierda como Marvin por la derecha, encontró un boquete a la espalda de Domingos Duarte y sirvió con maestría para Modric, que la mandó a la jaula sin contemplaciones para poner en ventaja a su escuadra.

Acostumbrado a macerar choques al pausado toque de Kroos y Modric, la tropa de Zidane conectaba esta vez con tirachinas. Así facultó Valverde una ocasión pintiparada para Marvin, pero el mallorquín cruzó demasiado su remate al palo largo. El charrúa fungió como asistente también para Benzema, mas el '9' no logró concretar un disparo en posición bastante franca.

Sin objetivos concretos en juego porque la vía europea era una quimera desde que cayó frente al Betis en la última jornada, el Granada apenas incomodó al Real Madrid en el primer acto, que el equipo de Zidane abrochó con una estupenda definición de Rodrygo ajustando a la esquina con la derecha para validar su seria y refrescante propuesta.

Frenesí

De vestuarios regresó el Real Madrid sin Marvin, chisposo y asistente de Rodrygo en el tanto del paulista pero herido en un choque con Jorge Molina que le dejó renqueante del muslo izquierdo. Dejó paso el balear a Odriozola, que llegaba entre algodones pero forzó para sumarse a la causa y terminó siendo decisivo. Intervino Diego Martínez retirando a Machís y Fede Vico para alistar a Luis Suárez y Soro.

Pasó a contemporizar el Real Madrid, confiado por su ventaja en el marcador, lo que permitió al Granada ganar metros mientras los visitantes aguardaban una contra que les permitiese sentenciar definitivamente el pleito. Buen guion para Vinicius, que tras asociarse con Modric pudo matar el partido, de no mediar otra certera réplica de Rui Silva.

Atento a la necesidad de guardar fuerzas para la visita a San Mamés del domingo, Zidane concedió tregua a Rodrygo, Vinicius y Valverde, a la vez que daba minutos a Isco, Asensio y Hazard. Pero fueron los relevos del Granada los que encendieron la riña. Avisó primero Soro sirviendo al segundo palo pero Luis Suárez, solo en boca de gol, no embocó por un pelo. Los nazaríes se desquitaron pronto con los mismos protagonistas implicados en la acción que avivó un litigio que parecía cerrado. El centrocampista maño, vendido en verano por el Real Madrid al Granada, sirvió a Luis Suárez, que golpeó con el alma. Repelió Courtois, pero el rechace le cayó a Jorge Molina, que batió al belga.

El choque pareció resucitar, mas fue un espejismo. Porque el Real Madrid reaccionó enseguida. Filtró Modric, recogió Hazard y sirvió atrás el '7' al corazón del área, donde Odriozola le ganó la partida a Gonalons para abortar el conato de remontada con su segunda diana de la temporada. El encuentro había entrado en un tramo frenético y un minuto después un error de Rui Silva, preludiado por una acción el que los locales reclamaron mano de Casemiro, permitió a Benzema anotarse otra muesca frente a su víctima predilecta. Le ha marcado 14 goles en 16 partidos al Granada y acumula cuatro encuentros consecutivos viendo puerta frente a los nazaríes, que le tienen por su peor pesadilla. La disputa está abierta.