Raúl González. / Archivo

Real Madrid

Raúl se postula como sucesor de Zidane

«Esta es mi casa y es donde quiero estar», proclama el mítico '7' blanco, una de las alternativas que maneja el club junto al italiano Massimiliano Allegri si se confirma la previsible marcha del marsellés

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

Raúl González Blanco asoma la cabeza como posible relevo de Zinedine Zidane si el preparador marsellés confirma su previsible marcha del Real Madrid. «Esta es mi casa y es donde quiero estar. No es el momento de hablar del futuro de nadie. Hemos aprendido mucho en este año. Yo soy un empleado de este club. Desde que decidí hace tres o cuatro años ser entrenador era para poder estar en mi casa, en mi club, adquirir experiencia y formarme de la mejor manera. Soy una persona de club, estoy feliz en mi casa y tengo la ilusión de continuar», proclamó el que fuera mítico '7' blanco después de que el Castilla al que entrena quedase eliminado en la fase de ascenso a Segunda División al empatar frente al Ibiza.

Después de que Onda Cero informase de que Zidane habría anunciado a la plantilla su salida del Real Madrid antes del encuentro contra el Sevilla de la pasada jornada de Liga, algo que negó el preparador francés tras el partido ante el Athletic en San Mamés -«Cómo voy a decir yo a mis jugadores que me voy ahora. Es mentira. Yo me concentro en lo de esta temporada. Me importa únicamente este final de temporada con lo que nos estamos jugando. El resto lo veremos a final de temporada», atajó sin confirmar, una vez más, que vaya a seguir ni afirmar lo contrario-, los acontecimientos se han precipitado y han vuelto las miradas hacia Raúl, una de las alternativas que maneja el club junto al italiano Massimiliano Allegri, también del gusto de Florentino Pérez y en el paro desde que en 2019 abandonase la Juventus tras un lustro en el que la 'Vecchia Signora' gobernó con puño de hierro el campeonato italiano. Como tercera opción emerge Joachim Löw, que abandonará la selección alemana al término de la Eurocopa.

El Real Madrid lleva meses trabajando con el escenario de que Zidane decidiese poner fin a su segunda estancia en el banquillo del Real Madrid al término de la presente campaña. El objetivo era evitar una situación como la que se produjo en el verano de 2018, cuando cinco días después de la final de Kiev el marsellés pilló a todo el mundo por sorpresa al anunciar una salida del club que nadie contemplaba. De Raúl se valora su condición de leyenda y la gran labor que ha realizado en la cantera, tutelando al juvenil que se proclamó campeón de la Youth League en agosto del año pasado y colocando al primer filial blanco a las puertas del ascenso a Segunda. Un perfil muy similar al que presentaba Zidane cuando fue elevado al primer equipo para ocupar la vacante que dejó el despido de Rafa Benítez en enero de 2016.

El madrileño ha despertado el interés de otros clubes como el Schalke, equipo en el que pasó dos campañas tras cerrar su exitoso periplo como madridista en 2010, o el Eintracht de Fráncfort, que mandó emisarios la semana pasada para entrevistarse con el técnico. Raúl pidió tiempo, consciente de que los acontecimientos podrían precipitarse con una salida de Zidane, que está cansado de las filtraciones producidas en una temporada en la que se llegó a decir que la directiva barajaba despedirle en diciembre, tras producirse la derrota ante el Shakhtar Donetsk en el Olímpico de Kiev que dejó al Real Madrid al borde de la eliminación en la fase de grupos de la Liga de Campeones.

La vía Allegri

Pero en las últimas horas ha cobrado peso también la opción de que sea Allegri el que tome las riendas del Real Madrid de cara a la campaña venidera. Ya estuvo en el radar de Florentino Pérez en años anteriores y en su favor pesa la experiencia que tiene en banquillos de élite, ya que además de a la Juventus, entrenó al Milan durante cuatro temporadas.

Zidane lleva meses despejando preguntas sobre su futuro. Aunque se le ha preguntado en numerosas ocasiones, siempre ha eludido confirmar que agotará su contrato, que expira el 30 de junio de 2022. «Hay momentos en que tienes que estar y otros en que te tienes que ir por el bien de todos», dijo el sábado en la rueda de prensa previa al partido que mide este domingo al Real Madrid con el Athletic. «No sé lo que va a pasar. Estoy aquí, eso sí, mañana vamos a jugar y faltará el último partido. El resto no sé, puede pasar de todo, es el Real Madrid. Mi fuerza es el día a día, no me veo más allá del día a día. No miro ni el pasado ni el futuro, es el presente a tope», añadió en otro momento de una intervención en la que dejó entrever su marcha.