Jornada 28

Benzema sube la apuesta

Un doblete del enrachado delantero francés y un gol de Asensio a pase del '9' en el descuento certifican la victoria del Real Madrid ante un Celta que plantó cara tras la excelente primera media hora de los blancos

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

El Real Madrid sigue determinado a pelear por la Liga mientras pueda. Un doblete de Benzema en una excelente primera media hora de los blancos y otro gol de Asensio en el descuento a pase del '9' certificaron la victoria del equipo de Zinedine Zidane en Balaídos, donde encadenó su décimo desplazamiento consecutivo sin conocer la derrota en el campeonato, la mejor racha como visitante del conjunto de Chamartín en cinco años.

Aferrado al extraordinario momento de confianza por el que atraviesa el delantero francés, autor de ocho goles en sus seis últimos encuentros, su mejor serie de choques viendo puerta sin freno desde 2016, pero también al ejercicio de suficiencia en la creación y el acierto en el pase decisivo de Kroos, al empujón de Asensio, reconciliado con la red en las dos últimas citas, y a la efervescencia de Vinicius, un martirio continuo para la retaguardia celeste, el vigente campeón redobló su desafío a Atlético y Barcelona para culminar una semana triunfal en la que se citó con el Liverpool en cuartos de la Champions tras dejar en la cuneta al Atalanta y que cerró por todo lo alto cosechando tres puntos frente a un Celta que fue de menos a más y comprometió a su adversario hasta el final.

Tras acortar distancias poco antes del descanso con una diana de Santi Mina, el cuadro de Eduardo Coudet luchó con bravura en la segunda parte y coqueteó con el empate, pero el Real Madrid supo resistir y terminó sentenciando con el tiempo ya cumplido para subir la apuesta.

1 Celta

Iván Villar, Hugo Mallo, Araújo, Murillo (Ferreyra, min. 83), Aarón Martín, Tapia, Denis Suárez, Brais Méndez (Fran Beltrán, min. 83), Nolito (Solari, min. 71; Fontán, min. 91), Aspas y Santi Mina.

3 Real Madrid

Courtois, Lucas Vázquez, Varane, Nacho, Mendy, Casemiro, Kroos (Asensio, min. 71), Modric, Valverde, Vinicius y Benzema.

  • Goles: 0-1: min. 19, Benzema. 0-2: min. 29, Benzema. 1-2: min. 39, Santi Mina. 1-3: min. 94, Asensio.

  • Árbitro: Melero López (Comité Andaluz). Amonestó a Vinicius, Tapia, Kroos, Nacho, Denis Suárez, Modric y Solari.

  • Incidencias: Partido de la vigesimoctava jornada de Liga, disputado en Balaídos a puerta cerrada.

Con Sergio Ramos de baja, Zidane recuperó la defensa de cuatro y acostó a Valverde como extremo derecho en un tridente de ataque que completaron Benzema y Vinicius, aunque con el charrúa muy pendiente también de ayudar en fase defensiva al triunvirato de siempre que conformó de nuevo la medular blanca. Enfrente, Coudet plantó su once de gala, con la salvedad de la presencia bajo palos de Iván Villar, en lugar del lesionado Rubén Blanco.

La vitalidad de Vinicius y Valverde facultó una energética puesta en escena del Real Madrid, que comenzó presionando muy arriba y trenzando con soltura. Tenía bien estudiado Zidane al Celta, un equipo que no regatea la salida ordenada y cuenta con buenos violinistas para afinar la melodía. El cuadro celeste se crece con la pelota, pero los blancos le hurtaron el mando y le arañaron pronto. Kroos, que le tiene tomada la medida a la escuadra gallega como a ninguna otra, filtró en medio de un bosque de piernas y el medido servicio del teutón lo recogió Benzema, que mandó la bola a la tronera con la diestra.

El notable planteamiento del Real Madrid provocó que el Celta se hundiese muchos minutos en su campo durante la media hora inicial, lo que a su vez generó que el bloque de Zidane encontrase más ocasiones venenosas. Tuvo una fantástica Vinicius, omnipresente, después de una filigrana de Benzema sobre la línea de fondo, pero el centro del francés le pilló desprevenido y no pudo precisar el remate con el pecho. Sin tiempo para lamentarse, el equipo de Zidane elevó la renta con los mismos arquitectos del primer gol. Robó Kroos a Tapia en la frontal del área y remachó Benzema ajustando con la zurda a la esquina derecha de Iván Villar.

El Celta, que había amenazado con el empate antes del segundo de Benzema en un forzado cabezazo de espaldas de Santi Mina a la salida de una falta botada por Denis Suárez que frisó el travesaño, supo reponerse sin embargo con gallardía de los dos trompazos. Avisó de nuevo con un taconazo de Santi Mina a pase de Iago Aspas que se fue demasiado cruzado y logró desquitarse por fin en una acción a balón parado que pilló blanda a la zaga del Real Madrid. Envió un centro templado Denis Suárez en un libre indirecto y cazó el cuero el ariete sin que le incomodase ningún defensor en el corazón del área, mandándolo a la red con un formidable giro de cuello. El Madrid pasó del disfrute al sufrimiento en un pestañeo y agradeció la llegada del descanso.

Aspas roza el empate

El último tramo de la primera parte dio motivos al Celta para creer que la remontada era posible y subió sus revoluciones a vuelta de vestuarios. Cedió gobierno el Real Madrid, fiado a la velocidad al contragolpe de Vinicius en un tramo de bloques muy largos que no parecía convenir a los blancos. Courtois justificó su tarde sacando un golpeo duro de Aspas desde la frontal poco después de que Vinicius y Valverde malograsen con su alergia al disparo una gran jugada de Kroos que podría haber clausurado el pleito. El carioca estuvo a punto de darle el pase de la muerte luego a Benzema, pero se interpuso un zaguero del Celta cuando el '9' olía el 'hat-trick'.

Retiró Zidane a Kroos para alistar a Asensio, pese a que el alemán había ofrecido grandes minutos y su lectura de los tiempos aconsejaba mantenerle para calmar un duelo al rojo vivo. Pudo enfriarlo Benzema tras un error de Araújo, de no mediar una gran respuesta de Iván Villar. Y avivarlo aún más Aspas al lanzamiento de una falta más que discutible de Modric sobre la frontal que besó el palo tras tropezar en la frente de Casemiro. Unos centímetros negaron entonces el premio al Celta, que compitió hasta que Asensio le dio la puntilla en otra faena gloriosa de Benzema.