Kylian Mbappé, durante el partido de ida ante el Real Madrid. / Yoan Valat (Efe)

Octavos | Vuelta

Mbappé dispara las alarmas en el PSG

El astro de Bondy sufrió un fuerte pisotón en el pie izquierdo durante el entrenamiento de este lunes y es duda para el duelo con el Real Madrid

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

Inesperado giro de guion en vísperas del trascendental duelo que medirá el miércoles al Real Madrid con el PSG en el Santiago Bernabéu. Kylian Mbappé sufrió un fuerte golpe en el pie izquierdo durante el entrenamiento que realizó este lunes el conjunto que dirige Mauricio Pochettino y es duda para la vuelta de octavos de final de la Liga de Campeones. Dada la enjundia del choque, lo normal es que juegue, pero todo dependerá de la evolución de su hematoma.

El crack de Bondy se perdió el encuentro que enfrentó el pasado sábado al PSG con el Niza, correspondiente a la vigesimoséptima jornada de la Ligue 1, al estar sancionado por acumulación de amarillas. El domingo se ejercitó con normalidad junto al resto de sus compañeros y este lunes volvía a entrenarse en el Camp des Loges, pero al término de la última sesión antes de viajar a Madrid se encendían todas las alarmas. Porque el astro fue objeto de un pisotón por parte de Idrissa Gueye que pone en el alero su presencia en el coliseo blanco y compromete los planes de Pochettino.

Las primeras exploraciones que se le realizaron al atacante descartan que se haya producido una fractura, pero el cuerpo técnico del PSG está preocupado porque los plazos son muy justos y hay que tener en cuenta el riesgo de que se agrave el traumatismo que sufre si fuerza para estar en el recinto de Chamartín.

Artífice del triunfo logrado por el PSG frente al Real Madrid hace tres semanas en el Parque de los Príncipes, donde el campeón del mundo en Rusia 2018 ofreció una exhibición antes de abrochar la victoria en el minuto 93 con un disparo cruzado tras deshacerse de Militao y Lucas Vázquez, la ausencia de Mbappé ante el Niza hizo mucho daño al vigente subcampeón de la liga francesa, que fue incapaz de batir al cuadro que entrena Christophe Gaultier, pese a la presencia sobre el verde de Neymar y Messi, y experimentó su quinta derrota de la temporada en un partido en el que Pochettino introdujo varias novedades pensando en el pleito con el Real Madrid.

Por ello, en París la preocupación sobre el astro francés es máxima. A pesar de que el primer examen médico al que se le sometió fue «tranquilizador», el internacional galo realizará una última prueba este martes sobre el césped del Bernabéu antes de tomar una decisión definitiva.

Mbappé contabiliza 24 goles y 14 asistencias en los 34 partidos que ha disputado en lo que va de curso. Es el máximo artillero del PSG y ha anotado 5 de los 14 tantos marcados por el cuadro parisino en la presente edición de la Champions. Pese a la llegada en verano de Messi, el ataque del conjunto de la ciudad de la luz sigue pivotando sobre el desborde, la verticalidad y la descomunal pegada de un delantero que marca la diferencia con su velocidad y exuberancia física.

Unas cualidades que sufrió en carne propia el Real Madrid en el Parque de los Príncipes. Mbappé desafió una y otra vez a Carvajal, que fue incapaz de sujetar al atacante, pese a las continuas ayudas de Militao. El internacional galo fue la estrella indiscutible de un enfrentamiento en el que registró siete disparos, cuatro de ellos a puerta. Además, completó cuatro regates y tuvo un 87% de acierto en el pase, resolviendo el choque en la última acción, cuando los blancos acariciaban el empate pese a la neta superioridad de su adversario.

Morbo en suspenso

Para estar en cuartos de final de su competición fetiche, el equipo de Carlo Ancelotti necesita remontar ese 1-0 adverso de la ida. En Valdebebas se han conjurado para levantar la eliminatoria, pero son conscientes de que el potencial del PSG será considerablemente mayor en caso de que Mbappé pueda estar disponible. De no llegar a tiempo, Pochettino dibujaría un ataque con Di María, Messi y Neymar que sería la envidia de cualquier equipo, pero que bajaría varios peldaños sin uno de los delanteros más en forma de Europa y que saltaría extramotivado al Bernabéu, donde suspiran por poder contar con sus servicios a partir del 30 de junio.

Florentino Pérez lanzó un órdago el pasado verano, cuando ofreció 200 millones de euros por un futbolista que enfilaba en su último año de contrato. La ofensiva del presidente del Real Madrid fue baldía porque Nasser Al-Khelaïfi se cerró en banda.

Desde entonces, el PSG ha redoblado la presión para que la estrella parisina renueve y la prensa francesa reveló la semana pasada una propuesta que contemplaba un contrato por dos temporadas, a razón de 50 millones de euros netos anuales, más una prima de fidelidad de otros 100 millones. Pero Mbappé, cortejado por el Real Madrid desde 2017, sigue dando largas. De su concurso o no en el Bernabéu, donde no estará un Sergio Ramos que sigue sin levantar cabeza, dependerá en buena medida el morbo de la resolución del choque estrella de octavos de la Champions y quién sabe si su signo.