Toni Kroos, calentando antes de un partido. / EP

Octavos | Vuelta

Kroos apura sus opciones de medirse al PSG

El centrocampista germano del Real Madrid sigue entrenando en solitario, pero ya toca balón sobre el césped y no está descartado para el miércoles

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

La presencia de Toni Kroos en la sala de máquinas sigue siendo la gran incógnita en el once que perfila Carlo Ancelotti para el duelo de vuelta de octavos de final de la Liga que Campeones que afrontará el Real Madrid ante el PSG el miércoles en el Santiago Bernabéu. El centrocampista alemán continúa trabajando al margen del grupo, pero este lunes ya saltó al césped de los campos de entrenamiento de la Ciudad Deportiva de Valdebebas, tocó balón y apura sus opciones de medirse al conjunto de Mauricio Pochettino.

La microrrotura en los isquiotibiales de la pierna izquierda que sufrió el pasado miércoles mantiene en el alero el concurso de Kroos para una cita trascendental en la que el Real Madrid necesita remontar el 1-0 adverso sufrido en la ida disputada el pasado 15 de febrero en el Parque de los Príncipes. El metrónomo de Greifswald no quiere perderse el choque, pero su participación dependerá de las sensaciones que tenga en la sesión del martes, donde se probará para ver si puede ser o no de la partida.

Aunque el pesimismo era la nota dominante en Valdebebas cuando se conoció el percance muscular del germano, en los últimos días se ha abierto una rendija para el regreso de Kroos a la medular blanca tras perderse el partido de Liga frente a la Real Sociedad del pasado sábado, en el que Eduardo Camavinga suplió al teutón con nota. Ancelotti no correrá riesgos debido al elevado riesgo de recaída, pero la enjundia del envite hará que el futbolista exprima hasta el final sus posibilidades de jugar.

Se trata de una decisión de calado. En París, el Real Madrid se vio superado por el mayor despliegue de energía del PSG frente a una medular integrada por los tres tenores blancos. Con Casemiro sancionado de cara al envite en el Santiago Bernabéu, la presencia de Valverde y Camavinga ayudaría a la escuadra de Chamartín a equilibrar la batalla física y sostener esa presión elevada que fue determinante para que el cuadro de Ancelotti doblegase a la Real Sociedad.

En caso de que Kroos llegase a tiempo, lo haría en desventaja, al no haberse podido entrenar con regularidad en las últimas jornadas, por lo que lo normal sería que el técnico de Reggiolo situase a Camavinga como pivote, con Valverde y Modric ejerciendo de volantes. Sin embargo, la veteranía del germano, mucho más disciplinado en el apartado táctico que el ex del Rennes, es un grado, por lo que hasta el último momento no se resolverá la duda.