Francisco Castellano, acompañado por María de los Ángel Ramos, gerente del IID. / cober

«No puedo esconder mi descontento con el CB Gran Canaria»

Francisco Castellano, consejero de Deportes del Cabildo, molesto con la gestión y el balance deficitario que marca la vida de la entidad

Ignacio S. Acedo
IGNACIO S. ACEDO Las Palmas de Gran Canaria

Aseguró que «nada impide» que redacte una propuesta de cese del presidente («que iría a la Fundación Canaria del Deporte») y que, como empresa pública, «el club está sujeto a unos órganos de gobierno y unos trámites correspondientes» en lo que atañe a la elección de su cúpula dirigente. Con todo, Francisco Castellano, consejero de Deportes del Cabildo de Gran Canaria, reveló este miércoles que no esconde su «descontento con el CB Gran Canaria» y ha insistido en la necesidad de un plan estratégico para el club.

«Ese plan estratégico debe llegar. Así lo hemos exigido porque la parte económica del club es un quebradero de cabeza. Hay que separar lo deportivo de lo económico. En su día, el presidente del club dijo que asumía el déficit, que se hacía responsable... Y me pareció muy bien. Pero que haya déficit, aunque ahora creo que podamos bajarlo a menos de un millón, me incomoda muchísimo porque es dinero público», ponderó.

El consejero señaló en un desayuno informativo con los medios de comunicación que el club da cuenta con su Consejo de Administración de forma «transparente» y hay información de «cómo va el club desde sus cuentas y ejercicio contable puro y duro». Afirmó que «respeta la autonomía del club», que está haciendo un trabajo de búsqueda de patrocinadores «con sus contactos» y ya tienen «caminos iniciados», al mismo tiempo que lo hace la consejería, que «trata de sumar» con negociaciones con patrocinadores nacionales.

El Granca como entidad, dijo, «hace sus gestiones, ya que la Consejería tiene un matiz más político e institucional» pero que «sirve para reforzar la búsqueda con el fin es encontrar un patrocinador», que es lo que «buscamos todos».

Respecto a la bicefalia que se detecta por el fuego cruzado con algunas declaraciones públicas y planteamientos enconados, informó que no la percibe como tal y que, llegado el caso, «no debería permitirse».

Castellano ha recordado que el CB Gran Canaria es «un club que es historia del baloncesto canario y europeo» como «equipo bandera, emblemático más allá de la competición deportiva», y que es «un magnífico embajador de la isla y de cualquier empresa».

Además destacó que está «involucrado en que el club pase a manos privadas» pero ha apuntado que ese traspaso «tiene que ser con las máximas garantías posibles».

Oferta de compra «muy mejorable»

Castellano insistió en que se necesitan cambios estructurales que trascienden a la mera sucesión de Enrique Moreno, actual presidente del Granca: «No todo es cambiar o no al presidente. No podemos limitarnos a eso. No es poner ni apellidos. El club es de propiedad pública, tiene sus órganos de control y hay que respetarlo todo. No podemos pasar por alto nada».

Cuestionado por la oferta de compra que hay sobre la mesa, insistió, como ya ha hecho en ocasiones anteriores, que «es muy mejorable».

«Valoramos el interés que hay por la gestión del club y no es nuestra intención ganar un céntimo con esta operación de venta, pero hay que mejorarla bastante», instó.