Castellano -izquierda-, Moreno -centro- y Villar conversan. / COBER

Castellano afirma que el déficit le tiene «hablando solo» y lamenta «la falta de alternativas» en el club

El consejero de Deportes del Cabildo insular dice que «posibilidades caben todas» a la hora de variar la hoja de ruta en la presidencia de Moreno.

ÓLIVER SUÁREZ ARMAS Las Palmas de Gran Canaria.

Tambores de guerra en el Club Baloncesto Gran Canaria. Las aguas no bajan tranquilas en el seno claretiano desde el principio de temporada, pero el paso de las fechas acrecienta las fricciones y los mensajes externos de dos bandos claramente diferenciados en la Vega de San José.

Ayer, en los micrófonos de SER Las Palmas, el consejero de Deportes de la institución insular, Francisco Castellano, apuntó que, en cuanto al déficit económico, «ya vamos hablando de más de 1,7 millones de euros y de una solicitud de adelanto de la subvención del año que viene para tener liquidez en estos meses».

«La verdad es que son cifras demasiado altas sin que vengan acompañadas de una alternativa, de un plan estratégico, eso me tienen hablando solo, me tiene muy preocupado. Todo se pondrá sobre la mesa», agregó.

Castellano agradeció que Moreno asumiera «en primera persona la responsabilidad de la última temporada y esta. Vamos a ver qué resuelve el CSD, el Gobierno de Canarias, y, de no ser así, estaremos en otro escenario totalmente diferente».

En el citado pulso interno en las oficinas del Granca, Castellano manifestó que «es cierto» que se han producido reuniones entre el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, y Enrique Moreno y otros consejeros.

«Si es cierto las reuniones antes de los partidos con consejeros, no lo titularía de defraudado, pero tomo nota. Hasta hace una semana la relación iba muy bien», valoró, al tiempo que deslizó que «no voy a precipitarme» para tomar decisiones.

Castellano ahondó en que «no es una situación cómoda. No puede haber una desconexión entre las dos partes más importantes del club». Sobre la no continuidad de Moreno, explicó que «el cierre definitivo con ayudas o no, presentará un escenario y posibilidades caben todas».

«Hay un reto por delante y tenemos que estar con los mejores, con las personas que se sientan con ánimo, con fuerza y con una buena actitud. Afrontar nuevos retos y reinventarnos», finalizó.