La participación de Vitor Benite en el compromiso de hoy está en el aire. / cbgc

A por una noche de pasión y locura en un Arena en ebullición

El combinado claretiano recibe este viernes (20:30 horas) al Barça en el descorche de la competición liguera. La captación de nuevos abonados y la venta de entradas garantizan un ambiente de gala

ÓLIVER SUÁREZ ARMAS Las Palmas de Gran Canaria

Tambores de guerra en el Gran Canaria Arena. Energía, corazón y unión para afrontar una misión de vértigo ante el trasatlántico Barça este viernes, a partir de las 20.30 horas (Movistar Deportes), en el recinto de Siete Palmas. El estreno oficial de Jaka Lakovic en el banquillo, las nuevas caras en el plantel amarillo, el potencial del rival y la llegada de Sitapha Savané a la presidencia multiplican los alicientes en una de las citas subrayadas siempre para los aficionados. Y la afición responderá en la búsqueda de una noche de locura y pasión.

Tras una pretemporada desalentadora por la ausencia de jugadores por el Eurobasket y la AmeriCup, el combinado claretiano llega tremendamente justo al arranque liguero. El preparador esloveno no ha tenido tiempo para ajustar las piezas y alargará el trabajo de puesta a punto durante los encuentros oficiales. Un hándicap añadido para un nuevo técnico que se estrenará como entrenador jefe en un proyecto de altura en la Liga Endesa tras tres campañas de crecimiento en la Bundesliga alemana.

Lakovic, quién mantiene la duda del escolta brasileño Vitor Benite hasta última hora por molestias físicas, cuenta con 14 jugadores en el plantel hasta el momento y tendrá que realizar dos descartes para el duelo contra la escuadra de Sarunas Jasikevicius.

Por su parte, el Barça aterriza en la isla tras caer en la final de la Supercopa Endesa frente al Real Madrid y sin su estrella Nikola Mirotic, pero con una pléyade de talento y físico que ocasionan que cada vez sea más hazaña tumbar a los dos grandes del baloncesto español. De hecho, figuras como Satoransky, Vesely y Kalinic se unen a un grupo que ya de por sí era aspirante a todo en la Liga Endesa y en la Euroliga.

Un triunfo supondría un espaldarazo enorme para un Granca en construcción y que, pase lo que pase, no tendrá tiempo para respirar, ya que se desplazará este sábado a Málaga para jugar contra el Unicaja el domingo (16:00 horas). Dos citas de máxima exigencia en menos de 48 horas, pero con la ilusión y la ambición por bandera.