Ennis posa junto con uno de los voluntarios del Granca. / CANADIANKIDDJE

Khalifa Diop apunta definitivamente al Valencia y con Dylan Ennis no hay vuelta atrás

Cleveland quiere que el canterano siga creciendo en Europa, mientras que el Granca prescindirá del canadiense Dylan pese al malestar de la afición

Kevin Fontecha
KEVIN FONTECHA Las Palmas de Gran Canaria

Continúa el silencio en el CB Gran Canaria, a la espera de hacer oficial el adiós de Khalifa Diop y Dylan Ennis. El canterano, elegido por Cleveland Cavaliers en el Draft NBA pondrá rumbo a Valencia Basket; mientras que el canadiense no continuará como amarillo pese al malestar de la afición.

Dos noticias que han calado en el sentir de la hinchada del Arena y que, de momento, solo ha sonreído con la marcha de Porfi Fisac y la apuesta por Jaka Lakovic. El técnico segoviano no era del agrado de los aficionados amarillos, más después del fiasco en la EuroCup cayendo en casa contra el colista de ACB en cuartos de final.

La ampliación de contrato de Willy Villar, que fue renovado dos temporadas más como director deportivo del Gran Canaria, y la llegada de Lakovic han sido, así como la continuidad de Albicy, han sido los tres únicos movimientos sobre los que el club se ha pronunciado en términos de llegada y continuidad.

Cleveland Cavaliers quiere que Diop continúe creciendo en la Liga Endesa y el Valencia Basket pagará su cláusula de salida, que dejará en las arcas del club isleño cerca de 500.000 euros. La franquicia estadounidense desea que Khalifa compita en Euroliga y ven con buenos ojos que su destino previo a la NBA sea el combinado taronja. En el Granca ya se habían resignado a dejar marchar a una de sus joyas, como ya pasase con Edy Tavares años atrás.

Por otra parte, la salida de Dylan Ennis, quien no cuenta para Lakovic y que no dejó a nadie indiferente, sigue su rumbo y no hay vuelta atrás. El francotirador canadiense tiene novias de sobra y no pondrá problemas para cambiar de aires, aunque desde su entorno cuestionan las formas y el poco reconocimiento que se le ha dado a su figua desde que arribó en la isla.

Dylan nunca dejó de exhibir su amor por Gran Canaria, casi que ejerciendo de embajador, subiendo a sus redes sociales diferentes puntos del mapa de la isla. También casó con la grada, que se levantó de sus asientos una y otra vez para aplaudir sus canastas. Es un adiós forzado el de Ennis con sus aficionados que podría condicionar, y mucho, la campaña de abonados del club. Pero en el Granca ya decidieron.