Entrevista con Berdi Pérez - Director Deportivo del Gran Canaria

«Oliver y Báez fueron determinantes, pero hay que mirar para adelante»

30/05/2019

El director deportivo del Herbalife Gran Canaria analiza una temporada histórica en la que la entidad claretiana participó en la Euroliga por primera ocasión y en la que coqueteó con el descenso en la Liga Endesa. Pretende que Pedro Martínez siga liderando un proyecto en el que quiere contar con Jacob Wiley y deja abierta la puerta a las salidas de los dos capitanes.

— El Herbalife Gran Canaria disputó 64 compromisos entre la Liga Endesa y la Euroliga. ¿Qué valoración hace de esta temporada?

— Hemos jugado más partidos que nunca y, como dicen en la península y en Europa, nuestra temporada ha sido meritoria con tanta dificultad y compitiendo con los mejores de Europa; hemos estado ahí dando la cara, con mucho sufrimiento y con mucha exigencia. Ha sido de las más duras y difíciles en la ACB porque hasta hace cuatro o cinco jornadas había siete u ocho equipos que podían descender, eso indica la dificultad. Si vemos los ochos equipos que están en el Playoff, tres no han jugado competición europea y los tres estuvieron a punto de descender el año pasado. Y los que no van a jugar el Playoff son equipos que han jugado competición europea y, como es normal, de alguna manera pasa factura, como Murcia, Tenerife, Andorra y nosotros. Evidentemente, forma parte de la competición y ojalá que estemos siempre compitiendo, sino en la Euroliga en la Eurocup porque eso querrá decir que estamos ahí.

— Tres entrenadores y 21 jugadores, sin debutar Luke Nelson. ¿Qué condicionó este proyecto y se siente responsable de lo que ha pasado? ¿Qué cree que ha fallado y si hubiera tomado alguna decisión de otra manera?

— Evidentemente, cuando termina la temporada seguro que cambias algunas cosas. Son tres entrenadores y el segundo es Víctor García, quien ha hecho un gran trabajo, y fue un posicionamiento suyo decir que era mejor que estuviera otro entrenador, por lo que no fue un corte ni mucho menos. Lo que pasó fue que había un jugador como Chris Evans, que sabíamos el riesgo que tenía y que no nos dio el nivel, y con el tema del entrenador (Salva Maldonado) entendimos que en un momento dado por la línea que llevábamos, aunque su implicación y complicidad eran absolutas, no era el camino dado en una temporada de Euroliga que era algo novedoso para todos, a lo mejor esa novedad se estuvo pagando.

— ¿Y en cuanto a los jugadores?

— En cuanto al número de jugadores, creo que somos el cuarto o quinto equipo en número de jugadores. Alguno decía si no era mejor tener más jugadores para disputar dos competiciones, creo que no, pero hay que tener en cuenta el número de lesionados. Somos el club de la ACB y diría que la de la Euroliga que más jugadores ha tenido lesionados. Hemos tenido ocho jugadores lesionados con más de dos meses, eso es trágico. Es complicado mantener un nivel de trabajo y de crecimiento cuando no puedes tener a todo el equipo, y que encima no puedas entrenar porque hemos tenido cinco semanas durante la temporada en las que hemos jugado cuatro partidos en ocho días. Me ha extrañado que la gente no haya visto esto, pero nos ha servido de aprendizaje y hemos sido capaces de traer aquí el mejor baloncesto después de la NBA.

— Habla de que Víctor García prefirió que estuviera otro entrenador. El Granca acumulaba cuatro derrotas seguidas y empataba con el penúltimo, el UCAM Murcia, pero dejó su puesto tras vencer al Iberostar Tenerife. ¿Vio peligrar la categoría en ese momento para propiciar el cambio en el banquillo?

— Sí, claro. La parte positiva de esta situación negativa es que nos ha hecho ver a todos que cada año te tienes que ganar la posibilidad de estar en la ACB y que descender es una posibilidad muy real para muchos equipos. Eso da más valor a lo que ha hecho el Gran Canaria en las últimas cinco o seis temporadas, parecía que por abrir la puerta ya estábamos garantizados y hay que currárselo y ganárselo.

— La llegada de Pedro Martínez al banquillo fue determinante...

— Veníamos de ganar ya en Tenerife con Víctor García, la primera victoria fuera de casa. Evidentemente, la llegada de Pedro fue muy importante, al igual que Víctor dijera que era mejor hacer un cambio por la línea que seguíamos. Creo que también fue importante la incorporación de Jacob Wiley, que recuperáramos a jugadores lesionados aunque perdiéramos a Balvin... Todo ayuda a que esa estabilidad que no tuvimos durante el año por las lesiones, pudiéramos tenerla en los momentos finales. Pero sabiendo que ha habido una dificultad que nos ha impedido mejorar, nuestros pívots no han estado en el campo en los últimos dos meses. Fischer, Pasecniks, Balvin y Báez no han estado y con lo que teníamos hemos ido tirando.

— Comenta Martínez que la predisposición de ambas partes para continuar ligados una temporada más es máxima. ¿Cómo está la situación?

— Hay una opción por ambas partes para continuar, hay una voluntad, lo que estamos ambas partes, que no tenemos dudas, es ver exactamente qué proyecto vamos a poder tener tanto en lo económico como en la competición que estaremos. Todo esto servirá para terminar de concretar. A día de hoy no lo sabemos al 100%, pero hay buenas sensaciones.

— ¿Y la de la plantilla?

— Tienen contrato Oriol Paulí, Xavi Rabaseda, Marcus Eriksson y Luke Nelson y varios jugadores tienen la posibilidad de seguir o no tanto por su parte como por la nuestra. Vamos a ver cuál es el mercado tanto en lo deportivo como en lo económico y, a partir de ahí, estructuraremos el equipo sabiendo que hay que tener cuatro cupos nacionales y que tenemos jugadores con mucha experiencia y tradición en este club que han hecho posible que hayamos jugado la Euroliga. Albert Oliver y Eulis Báez han sido determinantes para haber llegado donde hemos llegado, pero ahora hay que mirar para adelante. Lo de atrás ha sido muy bonito y positivo, y ahora veremos cómo encajar las piezas.

— Siempre ha sido partidario de mantener el bloque, ¿dibuja un Granca sin los dos capitanes?

— El Granca que se dibuje para el futuro no solamente depende del Granca, aquí estamos hablando de negociaciones por ambas partes. Siempre que hemos podido, hemos querido mantener una cierta columna, pero si no hay que salir al mercado a buscar gente nueva, que se incorpore rápidamente al proyecto de un club con su idiosincrasia y valores. Por suerte, cuando se han ido unos han venido otros, nombres que han sido santo y seña de este club, pero que ya no lo son. Lo más importante es que los que vengan estén con un nivel de identificación y compromiso que hace que ese plus lo podamos tener siempre.

Cargando reproductor ...

— Le costará retener a Wiley...

— Sí, es un jugador que entró al mercado europeo tras unos números correctos en Australia. Aquí se han dado una serie de situaciones que, para empezar, el hecho de que no haya habido jugadores en la misma posición por estar lesionados le ha exigido un plus más de nivel y trabajo, más su propio rendimiento y complicidad. Todo esto ha ayudado y ha hecho que el jugador esté ahora mismo en valor en España y Europa. Sé que está a gusto aquí y faltaría llegar a un acuerdo, que sepamos en qué competición vamos a jugar y quién será el entrenador va a ayudar. Todo lleva su tempo de actuación.

— Habla de la competición a disputar. ¿Cuenta con estar en la Eurocopa para retener y atraer a jugadores?

— Sabemos que hay una serie de invitaciones según requisitos y posiblemente el Herbalife Gran Canaria sea de los clubs que más cumpla. Hemos jugado la Euroliga y hemos competido a un altísimo nivel en la Eurocup en las últimas cinco o seis temporadas. Somos un proyecto de mucha tradición y hay motivos más que sobrados para creer que sí.

— ¿Tienen cabida los canteranos que han dispuesto de minutos esta temporada en el próximo proyecto?

— Todo jugador capaz tiene cabida en este club, pero partiendo de la base del nivel de exigencia que se nos tiene desde fuera. Nuestro EBA ha competido con muchos júnior y la idea es ir generando jugadores para el primer equipo y para eso trabajamos. Esperamos tener alguno para el año que viene.