Las terrazas exprés tienen un mes para levantarse en la capital grancanaria

El Ayuntamiento espera dar las autorizaciones en «cuatro o cinco meses»

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Javier Doreste, anunció este viernes que las autorizaciones de terrazas se darán entre «cuatro y cinco meses» después de haberse registrado la solicitud correspondiente.

El problema de este plazo es que la resolución de las solicitudes podría llegar una vez que se haya ejecutado la orden de retirar todas las terrazas exprés que se instalaron ocupando espacio público durante el periodo de pandemia.

«El espacio es público, es de todos, no es de las terrazas», dijo Doreste, «esa privatización forzada del espacio es la que queremos regular. Si se había ocupado de manera irregular un espacio que ahora tiene que devolver, y después resulta que puede ponerse otra vez, mejor para ellos porque la terraza se colocará con todas las garantías».

El edil dijo que mantener la situación actual supone «correr el riesgo de estar siempre con la espada de Damocles de una sanción o de una denuncia».

Autorización sin permiso

Durante la pandemia se permitió que cafeterías, bares y restaurantes se extendieran por las calles con mesas y sillas para compensar la reducción de aforos interiores a que fueron sometidos los negocios para frenar la expansión del covid.

Sin embargo, nunca hubo permiso porque no podía haberlo ya que ningún negocio cumplía con los requisitos que exigía la ordenanza de ocupación del espacio público con mesas y sillas.

El Pleno aprobó este viernes, de modo definitivo, una modificación de la norma municipal que elimina la exigencia de que el Ayuntamiento realizara una ordenación previa de cada zona antes de dar cualquier licencia.

Sin embargo, este cambio no altera en nada el resto de requisitos, lo que en la práctica hará casi imposible el mantenimiento de las terrazas exprés en las condiciones actuales.

Mantener el mayor número de terrazas

Doreste explicó que «nuestra intención es dar el mayor número de licencias posible de las terrazas que cumplen con la legalidad». El edil recordó que las mesas y sillas deben cumplir la ley de accesibilidad, ni ocupar más del 50% del espacio público.

El Partido Popular se abstuvo por entender que se ha perdido la oportunidad de regular esta actividad para dinamizar la economía y fomentar la convivencia, como ha hecho Barcelona.

«No se soluciona la situación de aquellas terrazas que ocupan plazas de aparcamiento«, advirtió el concejal Ángel Sabroso.

«Ninguna terraza exprés tiene autorización y ninguna la tendrá porque de acuerdo a la norma, no pueden tenerla«, sentenció.

La portavoz de Ciudadanos, Lidia Cáceres, reclamó que se agilizaran los plazos de concesión de licencias.

Y David Suárez, de CC, calificó el cambio de la ordenanza como un «parche». El edil nacionalista señaló que «no se va a poder autorizar ni una de las más de 800 solicitudes de instalación de terrazas que llegaron al Ayuntamiento en 2021».

Para el concejal no adscrito José Guerra, el cambio de la ordenanza es solo «una pequeña solución» que no entra en el fondo del problema.

Doreste acusó a la oposición de ser hipocresía porque «nadie decía que las terrazas exprés se fueran a quedar toda la vida».