Vista de la capital grancanaria. / JUAN CARLOS ALONSO

Los recargos por el catastro han crecido un 2% desde que no se envían los recibos a los vecinos

El Ayuntamiento aplicará penalizaciones al 18% de la recaudación prevista por el Impuesto de Bienes Inmuebles por no pagar en tiempo

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El Ayuntamiento aplicará este año recargo al 18,3% de la cantidad que se espera recaudar por el impuesto de bienes inmuebles (IBI). Según los datos facilitados por el coordinador general de Economía y Hacienda, Antonio Ramón Balmaseda, pasará a la vía ejecutiva (recargos progresivos del 5%, 10% y 20% hasta llegar al embargo) una cantidad que ronda los 15,3 millones de euros del censo total de 83,67 millones previstos en el presupuesto.

En los dos últimos años, en los que el Consistorio no ha enviado los recibos de sus impuestos a los contribuyentes, por un problema en la contratación del servicio de notificaciones, el porcentaje de la recaudación que pasó a la vía ejecutiva ha superado los quince millones de euros. Así, en 2020 la cifra penalizada alcanzó los 15,34 millones de euros y, en 2021, los 15,3 millones de euros.

El coordinador general de Economía y Hacienda considera que las cifras de los dos últimos años no ha oscilado mucho en comparación con los ejercicios previos, en los que el Ayuntamiento sí mandaba los recibos a los contribuyentes de Las Palmas de Gran Canaria. Así, indicó que se pasó de un 16,3% en 2019 al 18,3% de la presente anualidad.

POR AÑOS

  • 2018 De los 80,5 millones de recaudación, se aplicó recargo por demora en el 15,43%. Fueron 12,5 millones de euros.

  • 2019 La recaudación total ascendía a 80,94 millones y se penalizó a 13,19 millones (16,3% del total).

  • 2020 El presupuesto del catastro era de 81,38 millones. Se aplicó recargo al 18,91% (15,34 millones de euros).

  • 2021 La previsión de recaudación es de 83,67 millones y se penalizará al 18,3% (15,3 millones de euros).

Balmaseda recordó que «no hay obligación de tramitar los recibos para los impuestos que son obligatorios» y aseguró que el hecho de no enviar las cartas de pago no debe generar trastorno a los ciudadanos ya que a su disposición tiene diferentes vías para obtenerlas y abonarlas: a través de la web municipal, por medio de una llamada telefónica al 010 (o al 928 446 000 si contacta desde fuera del municipio), por correo electrónico o de manera presencial. «Se hace todo lo posible para facilitar el pago», insistió.

Explicó que se tiene detectado a un grupo de personas que prefiere asumir el pago del IBI con el recargo del 5% (que calculó en unos siete u ocho euros de promedio por recibo) porque por cuestiones de liquidez, no pueden afrontar esta obligación hasta recibir la paga extra.

El concejal del PP Víctor Moreno sí cree, en cambio, que la renuncia a la notificación de los recibos genera «inconvenientes a los ciudadanos porque la gente está en su día a día y no tiene en mente los plazo» de pago de impuestos en el periodo voluntario.

Lidia Cáceres (Ciudadanos) propuso que se empleara el dinero que se ahorra el Ayuntamiento con las notificaciones en campañas que mejoren la información sobre los periodos de pago.

En este sentido se posicionó también el concejal de Coalición Canaria David Suárez, quien recordó que su grupo impulsó una moción para que se activara una campaña de comunicación sobre el calendario fiscal. «No se hizo nada», denunció.

Balmaseda le respondió que se reforzó la información a través de la página web municipal, donde se alojó un vídeo tutorial para explicare cómo obtener y pagar los recibos.

La concejala no adscrita Beatriz Correas apoyó que no se remitan los recibos en forma física. «Todo lo que sea ahorrarnos dinero me parece bien», expuso.

La gestión del IBI produce cada año unos 260.000 recibos. Si se tiene en cuenta que el porcentaje de ellos que está domiciliado o acogido a un plan de pago aplazado ronda un 26%, se tiene que el coste de notificaciones del resto del censo se elevaría a unos 58.000 euros aproximadamente (con un coste unitario de 30 céntimos por notificación).

Balmaseda recordó que el año que viene se ampliará el calendario tributario para facilitar que los ciudadanos puedan abonar sus obligaciones tributarias. «Se pasará de 90 a 126 días el periodo de pago», insistió.