Colas a las puertas de las oficinas municipales. / C7

El Ayuntamiento ampliará el plazo de pago del catastro en 35 días a partir del año que viene

El periodo voluntario de vados y circulación, en cambio, vuelve a la situación prepandémica y se reduce respecto al calendario en vigor

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El Órgano de Gestión Tributaria del Ayuntamiento ha aprobado ya el calendario fiscal de cara al próximo año. Dos son las novedades que se incluyen en el documento: por un lado, la ampliación del periodo voluntario de pago en impuestos como el catastro o el de actividades económicas; y, por otro, la vuelta a la normalidad prepandémica en otros casos, como vados o el de circulación, lo que supondrá una reducción del periodo de pago con relación al calendario en vigor.

Así, el impuesto de bienes inmuebles (IBI), el de actividades económicas (IAE) y las tasas por ocupación del suelo y vuelo de la vía pública con instalaciones publicitarias, por la recogida de basura comercial y por ocupación de suelo con cajeros automáticos se pasarán al cobro entre el 27 de julio y el 30 de noviembre de 2022.

Los contribuyentes tendrán, por consiguiente, 126 días de plazo para cumplir con estas obligaciones tributarias frente a los 91 días que hay en la actualidad. Hay que recordar que el calendario en vigor para el presente ejercicio económico de 2021 acaba el próximo 3 de diciembre. En este caso, el periodo de pago se inició el pasado 3 de septiembre

LOS IMPUESTOS

  • Catastro. El impuesto de bienes inmuebles tiene consignado una aportación de 83,67 millones en el presupuesto.

  • Actividad económica. Este tributo tenía una previsión de ingresos de 13,48 millones de euros.

  • Circulación. El impuesto sobre vehículos de tracción mecánica fue calculado en 15,31 millones de euros.

  • Vados. En el caso de esta tasa, se esperaban unos ingresos de poco más de un millón de euros.

En cambio, el calendario se hace más restrictivo para el impuesto sobre vehículos de tracción mecánica (IVTM, conocido comúnmente como el de circulación) y para los vados. Aquí, los ciudadanos que tengan estas obligaciones deberán saldarlas en el periodo comprendido entre el 7 de marzo y el 6 de junio de 2022.

Esto supone tres meses de plazo, cuando en la actualidad el periodo voluntario de pago -que acaba también el 3 de diciembre- es de nueve meses. Desde el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria se explica que en el caso de los impuestos de circulación y vados, se ha vuelto a la situación prepandémica. Hay que recordar que en mayo de 2020, en medio del paquete de medidas aprobadas por el Consistorio para apoyar a contribuyentes y empresas afectadas por el covid-19, se acordó ampliar el periodo de abono de dichos impuestos.

Ahora bien, ¿por qué se amplían unos y no todos? Desde el grupo de gobierno se informa de que el IBI o el IAE tienen mayores complicaciones de gestión, mientras que los vados o el IVTM son más sencillos de tramitar y recaudar. Además, se dice que al ampliar el plazo en algunos tributos permitirá contabilizarlos lo antes posible, lo que «ayudará a facilitar la liquidación del presupuesto en esta materia».

Problema de notificaciones

El Ayuntamiento desvincula esta decisión del problema que ha surgido en los últimos dos años con las notificaciones de los recibos. Debido a problemas con la contratación del servicio, el Consistorio lleva desde 2020 sin enviar las cartas de pago a los ciudadanos, que se ven obligados a solicitarlas por tres vías diferentes: por teléfono, en el servicio de atención telefónica 010; de manera electrónica, en la página web 'www.laspalmasgc.es'; o bien de manera presencial, con cita previa en las oficinas de atención al contribuyente.

El año pasado, un total de 50.520 contribuyentes del impuesto de bienes Inmuebles (IBI) o catastro no pagaron dentro del plazo, de ahí que sufrieran, al menos, una penalización por ello. De acuerdo con las cifras facilitadas por el área de Hacienda y Economía, esto supuso un total de 6.694 más que los que hubo en 2019, cuando sí se envió la notificación a los domicilios. Los recibos del catastro no abonados dentro del plazo estipulado representaron en 2020 en torno a un 19% de los 260.463 que componen el censo del impuesto.