Piden parar el edificio en el parque de Las Rehoyas

El Partido Popular espera que la nueva evaluación ambiental que ralentiza el proceso de reposición del barrio evite la construcción de un edificio de siete plantas sobre el campo de fútbol.

David Ojeda
DAVID OJEDA

La oposición en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, al igual que algunos colectivos vecinales como Rehoyas Avanza, interpretan que la marcha atrás en el Plan Parcial de Rehabilitación Rehoyas - Arapiles es una buena oportunidad para evitar el proyecto municipal, ya aprobado, de construir un edificio de siete plantas ocupando el espacio que actualmente pertenece a los campos de fútbol del interior del parque.

La necesidad de encargar al órgano ambiental municipal que haga un nuevo informe, ya que después de cuatro años caduca la evaluación ambiental estratégica firmada por la Cotmac en enero de 2016, es vista como el momento propicio para que el Ayuntamiento cambie su hoja de ruta en el barrio. Todo esto se une a la información publicada este lunes por este diario, en la que se refería que Ordenación del Territorio emitía un informe desfavorable al introducir el Ayuntamiento estas modificaciones en el proyecto presentado inicialmente.

Así lo ve, por ejemplo, Ángel Sabroso, concejal del Partido Popular. «El punto al que se retrotrae el plan de reposición ahora exige una nueva evaluación ambiental y es una oportunidad para que se elimine la disparatada idea de recortar el parque de Las Rehoyas, de perder 3.600 metros cuadrados de espacio libre en ese parque que es motivo de orgullo para la ciudad y de destrozar uno de sus dos campos de fútbol, precisamente el más utilizado de los dos por ser el que dispone de gradas y vestuarios. Se tiene ahora la oportunidad de evitar que se construya un muro de siete plantas de altura justo en la entrada del parque de Las Rehoyas y evitar que se tire dinero público por el sumidero perdiendo una instalación deportiva muy necesaria», señaló.

La misiva de Sabroso tiene un destinatario claro. «Esta oportunidad depende ahora de la Comisión de Valoración Ambiental de Planes del propio Ayuntamiento, un órgano independiente formado por personas no vinculadas a la gestión diaria municipal. A ellos nos dirigimos para solicitarles ayuda, para pedirles que aporten sentido común en todo esto y para que le hagan ver a Hidalgo que hay más alternativas que construir un edificio dentro de un parque, que nada de esto es necesario porque hay otros suelos en la ciudad que poder aprovechar sin ocasionar un daño ambiental, económico y social como el que se pretende», dijo.

Desde Coalición Canaria-Unidos por Gran Canaria, su concejal Francis Candil también se muestra crítico. «Con esto estamos una vez más ante la mala gestión de Hidalgo que gestiona de manera irresponsable. Volvemos a ver incumplimientos de plazos y alargamiento de soluciones mientras se dedica a vender a bombo y platillo que la Reposición sigue adelante, ya solo se engaña él solo por que los ciudadanos poco a poco le van quitando la careta», manifestó.

Algo en lo que redunda Sabroso. «No solo se le ha caducado la evaluación ambiental del plan de reposición, aprobada en enero de 2016 y que vence en enero de 2020, sino que el Gobierno de Canarias tumba ahora el propio contenido del Plan que ya había sido aprobado inicialmente».