El Gobierno censuró los cambios en la reposición de Las Rehoyas

17/12/2019

Política Territorial informó «desfavorablemente» de las variaciones introducidas por el Ayuntamiento en la rehabilitación del barrio al añadir modificaciones, como el edificio sobre el campo de fútbol, una vez conseguida superar la evaluación ambiental estratégica de la Cotmac.

El Gobierno de Canarias, en un documento rubricado por el director general de Ordenación del Territorio, emitió el pasado mes de abril un informe «desfavorable» a la aprobación del Plan Parcial de Rehabilitación Rehoyas- Arapiles, que en estos momentos tiene que volver a la casilla de salida al caducar en unas semanas la evaluación ambiental estratégica aprobada por la Cotmac en enero de 2016.

Este informe del Ejecutivo regional, precisamente, se centra en las contradicciones que suponen las variaciones en el proyecto inicial y que fueron impulsadas después de la elaboración del documento original por parte del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. Como, por ejemplo, el edificio de siete plantas que se quiere construir sobre el actual campo de fútbol de la zona verde del barrio.

El texto de Ordenación del Territorio refiere que tiene que informar «desfavorablemente, ya que la propuesta sometida a aprobación inicial no coincide con la propuesta sometida al trámite de evaluación ambiental estratégica que fue objeto del informe ambiental de enero de 2016».

Durante el transcurso del proceso de reposición de Las Rehoyas, que afecta a más de 2.500 viviendas del popular barrio de la capital, se han ido incorporando cambios al expediente urbanístico en relación a toda la documentación aportada por el Ayuntamiento, entonces con Juan José Cardona (PP) al mando, el 26 de marzo de 2015 y que realmente vio el visto bueno de la Cotmac el 23 de diciembre del mismo año.

Este año, después de que el Ayuntamiento consiguiera el pesado mes de enero la aprobación inicial de la rehabilitación, se solicitó a Ordenación del Territorio la justificación de coherencia con el estudio ambiental estratégico. Según el gobierno de la ciudad, estas modificaciones fueron «derivadas de las sugerencias presentadas por los vecinos».

Ese es el instante en el que empiezan a aparecer objeciones al texto. Ya que el informe de Política Territorial subraya que «el expediente administrativo remitido –por el Ayuntamiento– carece de documentación de vital importancia para informar con todas las garantías».

Política Territorial se sorprende de que no consten alegaciones

En las consideraciones jurídicas al respecto, Ordenación del Territorio señala que «resulta llamativo que siendo todos los informes favorables y no constar alegaciones/sugerencias al borrador del Plan Parcial y al documento ambiental estratégico se han producido ajustes puntuales a la propuesta sujeta a la evaluación ambiental simplificada en el documento».

Entre esas cuestiones, se aborda la reubicación del colegio Las Rehoyas a la zona central y cambio de uso de la parcela por uso residencial y espacio libre.

Cambios notables.

El texto de Ordenación del Territorio asegura que «la propuesta aprobada inicialmente varía de forma considerable la propuesta evaluada en el documento ambiental y que objeto del informe ambiental estratégico. También es de mencionar que la propuesta aprobada inicialmente tampoco fue tomada en consideración en ninguna de las alternativas planteadas en el documento ambiental estratégico», rematando que «por lo tanto se considera que la propuesta aprobada inicialmente no cuenta con el trámite de evaluación ambiental y no le es de aplicación el informe ambiental publicado en el Boletín Oficial de Canarias del 22 de enero de 2016».

Todo esto se suma al caldo de cultivo que ha obligado, ajustándose a la desaparición de la Cotmac y la nueva Ley del Suelo, al próximo pleno municipal a encargar un nuevo informe ambiental estratégico al órgano municipal de planes, retrotrayendo al comienzo del todo al expediente urbanístico, tras caducar el informe varias veces citado en este texto que resolvió ese obstáculo burocrático hace prácticamente cuatro años.