Una guagua atraviesa la calle Galicia, por donde irá la MetroGuagua. / Juan Carlos Alonso

La MetroGuagua se encarece hasta los 151 millones, un 32% más

La puesta en marcha de la guagua exprés en la capital vuelve a retrasarse hasta el 2024, tres años después de lo previsto de manera inicial

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

La MetroGuagua tendrá un coste final que superará los 151,41 millones de euros. Esta cifra supone un 32% más que el cálculo hecho por el propio Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, que rondaba los 114 millones. La nueva estimación, hecha pública este martes por el director general de Movilidad Sostenible, Rafael Pedrero, supera también las previsiones del Banco Europeo de Inversiones, que fijaban el coste en 127 millones de euros.

Pedrero también confirmó que el nuevo sistema de transporte colectivo rápido -que discurrirá por un carril exclusivo, con guaguas de gran capacidad y prioridad semafórica en los cruces- no estará operativo hasta principios de 2024. «Estará a fines de 2023 pero no tengo dudas de que habrá incidencias», reconoció en relación a la amplitud de la intervención urbanística y las complejidades que puedan surgir.

El proyecto de la MetroGuagua iba a estar en funcionamiento en 2021 pero los cambios en algunos tramos del trayecto, la lentitud en la tramitación administrativa de algunas fases -la más importante, la que obliga a trasladar la avenida marítima en el entorno de Vegueta, aún espera por el permiso que tiene que dar Costas- y los problemas de ejecución, con parones en las obras e imprevistos han terminado por demorar su implantación.

Así se distribuye la inversión

La inversión se estructura de la siguiente manera: la ejecución del proyecto supondrá una inversión total de 98,17 millones de euros; la redacción de los proyectos de las distintas fases ascenderá a 6,91 millones de euros; la instalación de las nuevas marquesinas costará 6,72 millones de euros; la renovación de los semáforos para que se pongan verde para la guagua cuando se aproxime al cruce requerirá de 6,56 millones de euros; la adquisición se veintiséis vehículos eléctricos se irá hasta 30 millones de euros; la implantación del sistema de ayuda a la explotación supondrá un gasto de 60.000 euros; y se consignan otros tres millones de euros en el concepto genérico de otros gastos.

El coste de 151,41 millones de euros se verá incrementado por algunas partidas de proyectos que deberán ejecutarse y cuyos costes solo están estimados por ahora, como ocurre con la terminal de Manuel Becerra.

Pedrero indicó que de esta cantidad, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ya tiene comprometidos un total de 131 millones de euros. Esta cantidad la aportarán el Cabildo de Gran Canaria (8 millones), el Banco Europeo de Inversiones a través del préstamo pedido (50 millones), el Estado (40 millones) y el Gobierno de Canarias (33 millones).

Infografía que muestra el paso de la MetroGuagua por Blas Cabrera Felipe. / C7

Lo que se ha recibido hasta ahora han sido 43,5 millones de euros. El Cabildo aportó 5,3 millones; el Banco Europeo de Inversiones, otros 15,5 millones; el Estado, 15 millones más; y el Gobierno de Canarias, 7,7 millones.

El proyecto de implantación de la MetroGuagua en la capital grancanaria espera, por tanto, por otros 87,5 millones de euros que supuestamente están garantizados. Y tendrían que llegar otros veinte millones de euros adicionales en dos años.

Este es el tiempo que requiere la implantación del nuevo sistema de transporte de alta capacidad, para el que en 2017 se había previsto una obra de cuatro años de duración. «Es un proyecto que supera ese tiempo», expuso el director general de Movilidad Sostenible, «lo que empezó como un medio de transporte colectivo, al final se transformó en un proyecto de ciudad». En este sentido, indicó la importancia del proyecto para transformar el entorno urbano y la movilidad, como es el caso de la calle Galicia, la avenida de José Mesa y López o el paseo de Blas Cabrera Felipe.

Así, aunque Rafael Pedrero reconoció dificultades, dijo sentirse «orgulloso» del proyecto.

Su comparecencia fue solicitada por el portavoz adjunto del Partido Popular, Ángel Sabroso, quien reclamó al grupo de gobierno que «pida perdón» por solo haber sido capaz de terminar tres de los ocho tramos en que se ha dividido el trayecto tras cuatro años y nueve meses de obras.

«Este papelón es imposible de justificar», expuso el edil, «no ha habido ninguna obra acabada en tiempo y forma». Sabroso recordó que tras tres años de obras en Mesa y López o en Blas Cabrera Felipe no se aprovechó para cambiar las redes de saneamiento, pluviales y abasto de la zona; o que la parte del Paseo Madrid, recién acabada, se inunde «con cuatro gotas»; que «no hay nadie trabajando en la estación de Hoya de La Plata»; que falte el permiso de Costas para el tramo de Vegueta; o que no se haya contado con la estación del Teatro.

Respecto al tramo de Vegueta, que obliga a trasladar la avenida marítima ganando terreno al mar, Rafael Pedrero informó de que las obras comenzarán el 1 de enero de 2023 y aunque se necesitan dos años de trabajos para concluir la operación, «a los ocho meses del inicio de la obra, se podrá usar un carril adicional para poner en marcha la MetroGuagua».

La portavoz de Ciudadanos, Lidia Cáceres, reclamó al gobierno que aproveche la implantación de la guagua exprés para ir renovando las instalaciones de agua y luz de la ciudad. Para ella, parte del retraso de la obra hay que atribuirlo a la indefinición que ha pesado sobre el proyecto de la MetroGuagua, como se demuestra en los cambios que ha habido respecto a la propuesta original en Bravo Murillo o el istmo.

David Suárez, de Coalición Canaria, también apuntó los déficits de gestión del proyecto, personalizados en la falta de licitación de muchos tramos. «Está claro que la MetroGuagua no estará en 2023, como habían dicho», criticó el edil, quien también anunció que las obras subterráneas de Santa Catalina acabarán afectando al carnaval de 2023.

La concejala no adscrita Beatriz Correas rechazó que el gobierno pueda etiquetar la MetroGuagua como un proyecto de ciudad. «Es una idea que cogieron del PP, que no tiene proyecto técnico y que estaba valorado en ochenta millones de euros», dijo.

También manifestó sus dudas sobre el proyecto el concejal no adscrito José Antonio Guerra, quien requirió información sobre los plazos de finalización de la obra y lamentó que se culpara a las empresas de los retrasos en los diferentes tramos.