«Ha sido un ejercicio de puro cinismo»

Los representantes de las trabajadoras se muestran indignados con el hecho de que el Ayuntamiento ofreciera el pasado mes de enero la prórroga de las escuelas infantiles a Ralons y lo haya escondido a pesar de la huelga y las protestas.

David Ojeda
DAVID OJEDA

El descubrimiento de que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria solicitó el pasado mes de enero a Ralons que ejecutara la prórroga del servicio en las escuelas infantiles de la ciudad ha caído como un jarro de agua fría sobre las trabajadoras. Estas se sienten «engañadas» por el gobierno de la ciudad, que ocultó este dato a pesar de que fue preguntado por ello constantemente desde que comenzó la huelga.

«En un ejercicio de puro cinismo, mientras las trabajadoras se manifestaban ellos firmaban la prórroga», indica César Merino, responsable de acción sindical de Intersindical Canaria, el sindicato mayoritario en este conflicto.

El pasado 15 de enero las trabajadoras comunicaban su calendario de huelga y el comienzo de las movilizaciones. Posteriormente, el 27 del mismo mes sale del Ayuntamiento en dirección a Ralons, firmado por el técnico Víctor Alemán, en el que se le pide a la compañía que ejecute la prórroga del servicio a pesar de que ya está en la calle la lucha de las trabajadoras por los impagos que padecen.

Desde ese entonces se han producido conversaciones. Incluso con la concejala de Educación, Lourdes Armas, en las que ante la pregunta de si se renovaría la concesión a Ralons se habló siempre de la redacción de un nuevo pliego. Nunca se explicó la realidad de la situación.

Para Merino, el conflicto que la propia Armas mantiene en los juzgados con la empresa por la extinción del contrato de limpieza en las escuelas puede haber contaminado este conflicto. «Solo contemplamos dos causas. Ante la querella de la empresa Ralons a la concejala, o bien esta ha cedido a la presión y al miedo o bien ha intercambiado los 3,3 millones y la prórroga a cambio. En cualquier caso, esta señora debería dimitir de inmediato», asegura.

Por su lado, el representante de Intersindical Canaria implica también a Augusto Hidalgo en la situación. «Se constata la connivencia que este sindicato ha venido denunciando desde el principio».

El comité, sin noticias

Por su lado, Nieves Báez, presidenta del comité de empresa, indica que las más de 200 empleadas del servicio están «desconcertadas». «Nos cuesta creer que sea verdad que el Ayuntamiento solicitó a Ralons que siguiera con el servicio en el mes de enero. Porque en las reuniones que hemos tenido en el comité con la empresa no se nos ha dicho nada. Y en las conversaciones con el Ayuntamiento también se nos ha escondido. Y se lo hemos preguntado directamente», manifestó.

Báez desvela que en una conversación con los responsables de Educación del consistorio capitalino «nos dijeron que a lo mejor era bueno que se prorrogara el servicio un año más porque el Ayuntamiento no se había puesto a preparar el pliego para un nuevo concurso y a lo mejor no llegaba a tiempo listo en el mes de agosto. Pero nunca nos dijeron que ya lo habían solicitado».

La responsable del comité de empresa espera ahora a ver si se cumple el compromiso de pago en tiempo y forma.

Proceso concursal

Desde el comité de empresa, su presidenta Nieves Báez cree que es una «temeridad dejar el servicio de las escuelas infantiles en manos de una empresa que está en situación de proceso concursal. Que garantías ofrece a las trabajadoras y usuarios del servicio, teniendo en cuenta cómo han sido las cosas hasta entonces. Pero, claro, no podemos ir más allá porque a nosotros se nos esconde si le han dado la prórroga de verdad».